Foto Referencial

La idea de ser madres luego del cáncer, es algo que algunas pacientes oncológicas descartan, por temor a «los riesgos de recurrencia de la enfermedad durante el embarazo», alerta la Dra. Marisa López-Teijón, médico ginecólogo y directora de Institut Marquès. 

Es así como la posibilidad de ser madre no se valora en la mayoría de las mujeres que han sufrido un cáncer, de acuerdo al Institut Marqués, cuyo centro de referencia en reproducción asistida dispone de una Unidad especializada en Consejo Reproductivo para pacientes oncológicas que desean ser orientadas sobre sus posibilidades de ser madre tras el tratamiento.

«A pesar de todos los avances, cuando hay un diagnóstico de cáncer, a menudo se olvida que el día de mañana, cuando se cure la enfermedad, las mujeres pueden querer ser madres«, asegura la Dra. López-Teijón.

Foto Referencial

Lea también: Secuelas del coronavirus incluyen modificación en células y cáncer

Romper paradigmas 

En este sentido, la directora de Institut Marquès, afirma que las mujeres tienen que ganar dos batallas: la primera, contra el cáncer, y la segunda, contra los impedimentos que suelen poner los equipos médicos y su entorno más cercano, que insiste en que no corran riesgo por un embarazo

«Llevamos años transmitiendo a la comunidad científica el mensaje de que no digan que ‘no porque no’ a las mujeres con antecedentes de cáncer que quieren tener un hijo«, sostiene la médico ginecólogo. 

Mientras que el Dr. Álex García-Faura, director científico de Institut Marquès y director de la Unidad especializada en Consejo Reproductivo, resalta que «muchas podrán tener un hijo si ya han finalizado con éxito el tratamiento de quimioterapia, radioterapia o cirugía, pero es imprescindible que su caso sea estudiado por un equipo multidisciplinario para poder afirmar que ser madre después de un cáncer es seguro».

Foto Referencial

Buenos resultados

Es por ello que la Unidad especializada en Consejo Reproductivo del Institut Marquès,

avalan los buenos resultados logrados: el 89% de las pacientes evaluadas son aptas para iniciar un proceso reproductivo. Además, el 82% de estas han conseguido un embarazo mediante diferentes tratamientos y 7 de cada 10 han sido madres en algo más de 2 años desde que realizaron la consulta y todas ellas siguen sanas. 

La media de edad de estas pacientes es de 40 años, y el tipo de cáncer más común es el de mama (35%), seguido de hematológicos como leucemia o linfoma (29%) y el de ovario (14%). En el momento en que solicitan consejo para ser madres, han transcurrido una media de 8 años desde que se les diagnosticó la aparición de un cáncer.

Por lo que las pacientes en remisión, reciben los tratamientos más habituales para ser madre: fecundación in vitro con donación de óvulos y donación de embriones, y solo el 10% de las mujeres que iniciaron un tratamiento reproductivo habían vitrificado sus óvulos antes del tratamiento oncológico.

Lea también: Abordaje del cáncer de ovario en medio de la pandemia por coronavirus

Con información de: abc.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad