Foto Referencial

Actualmente vivimos una epidemia vinculada al aumento del porcentaje de grasa, tanto en hombres como en mujeres. Por eso cuando nos referimos a sobrepeso tenemos que hablar del aumento de grasa (no solo en adultos, sino también en niños).

La consecuencia del consumo elevado de carbohidratos y la falta de ejercicio están conduciendo a que actualmente tengamos una epidemia de aumento de grasa.

Todo esto revierte en la salud: síndrome metabólico, resistencia a la insulina, diabetes, mayor predisposición a accidentes cardiovasculares, alteración del sistema nervioso, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades inmunológicas y un sinfín de nuevas patologías que están aflorando y que tienen cada vez mayor presencia, y cuyo origen se encuentra muy vinculado al porcentaje de grasa en personas sedentarias.

Por todo ello, adelgazar no es simplemente bajar de peso, adelgazar de forma coherente es mejorar el balance corporal de tu cuerpo en cuanto a composición, de forma que se mantenga la masa muscular y disminuya el porcentaje de grasa visceral.

Foto Referencial

Lea también: Beneficios del ayuno intermitente

Enemigo de la pérdida de grasa visceral: La resistencia a la Insulina

Adelgazar o tener un porcentaje de grasa eficiente (10-14% en hombres, 17-23% en mujeres) es sinónimo de salud. Por eso, el objetivo no debe ser perder peso indistintamente, sino que el objetivo debe ser conseguir salud, equilibrio y homeostasis interna a través de la alimentación, suplementos, deporte y descanso.

Uno de los procesos asociados a la acumulación de grasa en nuestro organismo es la resistencia a la insulina, un proceso por el cual el organismo genera resistencia a los receptores de la insulina de forma que cada vez seamos más resistentes al consumo de carbohidratos y que el páncreas deba secretar más insulina.

Normalmente siempre hemos pensado que la resistencia a la insulina se genera única y exclusivamente por el consumo abusivo de hidratos, pero debemos saber que esta resistencia se encuentra tan asociada a la inflamación, al sobrepeso y la acumulación de grasa así como a cualquier patología en nuestro organismo: desequilibrios a nivel intestinal, alteraciones del sistema nervioso, bajadas de testosterona en el hombre, bajas de estrógenos o progesterona en la mujer, no descanso, alteraciones de la masa muscular y de la tasa metabólica, alteraciones endocrinas en la cápsula suprarrenal, o cualquier otro tipo de desequilibrio en nuestro organismo va a generar inflamación como mecanismo de defensa.

Foto Referencial

Por eso, es muy importante enfocar la atención a una mejora del perfil lipídico, mejora de la funcionalidad hepática, endocrina e inmunológica, ya que con ello estamos creando una base sólida para que el metabolismo funcione bien y realice sus funciones, tales como aumento de la temperatura, de la liberación de adrenalina, sensibilidad a la insulina.

Lea también: Cómo mantener el peso durante la cuarentena

Dra. Margarita Botero

Especialista en obesidad y medicina antienvejecimiento

Instagram: @drabotero

@energiavitalactiva

Centro Médico Antienvejecimiento

Comenta y se parte de nuestra comunidad