aceite de ricino
Foto Referencial

Históricamente el aceite de ricino es reconocido por estimular el crecimiento de las pestañas y cejas, las zonas más llamativas del rostro para cualquier mujer. 

Pero aunque el aceite de ricino sea milagroso, como todo tratamiento, hay quien ha experimentado los efectos contrarios a los deseados, y se ha encontrado con una pérdida descontrolada del vello de las cejas. Por eso, antes de probarlo en la zona del rostro tan delicada como las cejas (por su cercanía con los ojos), es importante testarlo en otra parte del cuerpo, y tener en cuenta los resultados, dado que aunque sea natural no significa que no tenga efectos secundarios.

Tras comprobar que no nos produce irritaciones o alergia, podemos aplicar el aceite de ricino con una mota de algodón o con un cepillo para las cejas, bien sea dando unos pequeños toques sobre la ceja o cepillándolas, trataremos de llevar a cabo esta rutina una vez al día durante dos semanas, para pasar posteriormente a dos aplicaciones diarias, y tener paciencia porque sus resultados no son tan inmediatos como puedas pensar.

Foto Referencial

Lea también: Mascarilla hidratante para codos y pies resecos

Propiedades antibacterianas

El aceite de castor como también se le conoce, es uno de los mejores remedios para promover el crecimiento rápido de cejas y pestañas, pese a que científicamente sus ensayos clínicos son escasos, está comprobado que el aceite de ricino tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas naturales, que pueden limpiar a fondo y eliminar la piel muerta, así como también la acumulación de productos en nuestro rostro. 

Esto dado que cuando los folículos pilosos están obstruidos se inhibe el crecimiento normal del vello y es allí donde actúa el aceite de ricino, quizás por ese motivo los fabricantes de este compuesto de ácidos grados, funciona como un acelerador de crecimiento efectivo porque penetra fácilmente en la piel, aportándole una dosis intensa de vitamina E, triglicéridos y proteínas. 

También debes saber que el aceite de ricino (aceite vegetal translúcido de color amarillo), se deriva de las semillas de la planta de ricino. Es una grasa omega-9 insaturada conocida por tener un sabor distintivamente desagradable.

Foto Referencial

Aceite de ricino es nativo de la India

El origen del aceite de ricino, proviene de la India y desde entonces ha aparecido en áreas tropicales de África y Asia, cuya historia es de vieja data en su uso, como laxante y combustible para lámparas. 

El aceite de ricino puede nutrir la piel seca y envejecida, sobre todo la piel seca, grasa, mixta, e inclusive envejecida, gracias a sus antioxidantes y a su baja concentración comedogénica, es poco probable que obstruya los poros; y suponiendo que no tengas sensibilidad al aceite de castor, puedes usarlo independientemente de tu tipo de piel, porque no estimula el acné ni las espinillas.

Foto Referencial

Sobre todo, para mejorar el aspecto de los labios agrietados, debido que el aceite de ricino, tiene alta viscosidad, proporcionando una gruesa capa de humedad y nutrición para los labios agrietados, partidos o secos. 

Lea también: Aceite de coco contraindicado para hidratar el cabello

Con información de: www.mujerhoy.com y www.consumidoresorganicos.org

Comenta y se parte de nuestra comunidad