Foto Referencial

Aunque el entrenamiento de fuerza para quienes son runners lo asocina con levantamiento de pesas, no les gusta o simplemente no disponen de una inscripción en un gimnasio, la mejor opción para trabajar el cuerpo con el propio peso será el TRX, como un método de suspensión.

A continuación te dejamos una serie de ejercicios de TRX para que entrenes tu musculatura, sin máquinas o mancuernas, solo con tu propio peso, para que tengas mejores condiciones en tus piernas al momento de correr:

Sentadilla profunda con TRX: la sentadilla es una magnífica ayuda para mantener la espalda bien erguida en un movimiento que, de hacerlo sin apoyos, podría ser bastante más difícil. Además, para realizar bien este movimiento deberemos tener previamente una buena movilidad de tobillos, rodillas y cadera, algo básico para conseguir una buena técnica de carrera.

TRX
Foto Referencial

Lea también: Qué son las cardiopatías y cómo evitarlas con actividad física

La sentadilla asistida con el TRX nos ayuda también a ganar fuerza en las piernas sin necesidad de trabajar con cargas externas, solamente con nuestro peso corporal. Un ejercicio básico que debemos incluir en nuestra rutina de entrenamiento.

Sentadillas con salto con TRX: las sentadillas o zancadas, son otro de los ejercicios que puede beneficiar enormemente a los runners, ya que les ayuda a mejorar la potencia de las piernas y glúteos, muy importantes para mejorar los tiempos en carrera.

El movimiento explosivo  que se realiza al ejecutar los saltos, facilitado en parte por el agarre del TRX, será beneficioso para la fase de impulso o despegue de nuestra zancada, mejorando así nuestra velocidad.

Zancada en suspensión con TRX: los ejercicios en apoyo monopodal también nos ayudan a mejorar la fuerza de nuestro tren inferior y al mismo tiempo que trabajamos la musculatura profunda del core, responsable de mantener una buena postura, nuestra propiocepción y equilibrio, y la coordinación mano-pierna, básico en la carrera.

TRX
Foto Referencial

En este caso el TRX, en lugar de hacernos más fácil el movimiento como ocurría en las anteriores ocasiones, dificulta el mismo, al mantener una de las piernas en suspensión. Si somos principiantes podemos realizar una zancada normal, con ambos pies en el suelo, y conseguir un poco de ayuda extra agarrando el TRX con nuestras manos.

Pike en TRX: este ejercicio es ideal para trabajar la estabilidad de la zona media, aunque bastante exigente. Con el agarre largo del TRX, colocamos los pies sobre los estribos mientras estamos tumbados boca abajo (apoyamos los empeines en los agarres). Una vez conseguido esto, nos colocamos en posición de plank o plancha frontal y, desde ahí, empujamos los pies sobre los estribos y elevamos la cadera hacia el techo hasta formar una V con nuestro cuerpo.

Lea también: Ponte Fit con estos 5 ejercicios para saltar cuerda

Con información de: vitonica.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad