metástasis
Foto Referencial

El cáncer cuando aparece en el cuerpo, por lo general permanece estático, pero de un momento a otro se puede extender en todo el cuerpo, a es esto se le conoce como metástasis. Y que desde hace un tiempo, se sospecha que las mutaciones genéticas que surgen dentro de las células tumorales impulsan a un giro de eventos devastador. Es por ello, que un grupo de investigadores estudiaron y demostraron, que nuestra propia genética puede promover la metástasis.

Un estudio publicado en la revista Nature Medicine, explicó que las diferencias de un solo gen, transportado dentro del genoma de alguien desde el nacimiento, puede alterar el aumento del melanoma, un tipo de cáncer de piel. Es por esta razón, que los investigadores sospechan que dichas variaciones heredada pueden tener el mismo efecto con otros tipos de cáncer.

Sohail Tavazoie, profesor de la Universidad Rockefellery, médico asistente principal y líder de esta investigación expresó que “los pacientes a menudo preguntan ‘¿Por qué soy tan desafortunado? ¿Por qué se propagó mi cáncer?’ Como médicos, nunca tuvimos una respuesta, Esta investigación proporciona una explicación».

Este descubrimiento, a nivel científico, puede cambiar la manera de ver la metástasis del cáncer, y encontrar una mejor compresión de los riesgos de los pacientes e informar con mayor claridad el tratamiento a seguir, manifestó Tavazoie.

Foto Referencial

Lea también: Acelerado incremento de dengue en Venezuela

Cómo aparece la metástasis

Cuando las células cancerosas escapan del tejido original para establecerse en nuevos lugares, es cuando ocurre la metástasis. Este es un fenómeno que conduce a la mayoría de las muertes por esta enfermedad.

Científicos sospechan, que las células cancerosas inicialmente emergen debido a las mutaciones dentro de las células normales, éstas ganan su capacidad de viajar después de otras mutaciones.

Otras investigaciones realizadas por el especialista Tavazoie, habrían identificado un gen llamado APOE, que está presente en el ADN de todas las células del cuerpo, incluso antes de que surja el cáncer, lo que puede afectar la propagación del melanoma.

Dicho gen produce una proteína que parece interferir con una serie de procesos utilizados por las células cancerosas para hacer metástasis, como:

  • Formar vasos sanguíneos,
  • Crecer más profundamente en el tejido sano y
  • Resistir el ataque de las células inmunes que luchan contra el tumor.
Foto Referencial

No obstante,  los personas llevan una de tres versiones diferentes de APOE: APOE2, APOE3 y APOE4. Razón por la cual, Benjamin Ostendorf, médico científico en el laboratorio, esbozó la hipótesis de que estas variantes podrían explicar por qué el melanoma progresa de manera diferente en las personas.

Por medio de experimentos en ratones con versiones diferentes del gen, encontraron que los tumores en aquellos roedores con APOE4 crecieron más pequeños y se diseminaron menos.

En esa investigación, se encontró que el APOE4, es la versión más efectiva del APOE, pues este gen busca mejorar la respuesta inmune a las células tumorales. Los ratones que portaban APOE4 mostraron una mayor abundancia de células T que combaten el tumor reclutadas en el tumor de melanoma, así como vasos sanguíneos reducidos.«Creemos que un gran impacto de las variaciones en APOE surge de las diferencias en la forma en que modulan el ataque del sistema inmune«, aseveró Ostendorf.

En la búsqueda de un mejor tratamiento para la metástasis

Más de 300 pacientes con melanoma humano se hicieron eco de los experimentos con ratones: en promedio, las personas con APOE4 sobrevivieron más tiempo, mientras que aquellos con APOE2 vivieron el más corto. Esta conexión con los resultados propone que los médicos podrían observar la genética de los pacientes para evaluar el riesgo de que su cáncer progrese.

Los pacientes con melanoma a veces reciben terapia que estimula su propio sistema inmunológico para combatir mejor el cáncer. El análisis de la información del equipo de dichos pacientes, así como los experimentos con ratones, mostró que aquellos con APOE4 responden mejor a las terapias de estimulación inmunológica.

Sin embargo, se necesita más investigaciones para determinar cómo optimizar los tratamientos para pacientes con otras variantes de APOE, así lo indicó Tavazoie.

Foto Referencial

Otros estudios han demostrado que las variaciones en APOE pueden contribuir a la enfermedad de Alzheimer, es decir, el  APOE4  puede agravar el riesgo de este trastorno neurodegenerativo.

«No está del todo claro qué hace APOE en la enfermedad de Alzheimer, pero creemos que nuestro trabajo en cáncer también puede ayudarnos a comprender esta enfermedad», así lo explicó Tavazoie, que informó que su laboratorio está investigando la conexión de dicho gen con el trastorno neurodegenerativo.

Lea también: Hidroxicloroquina aumenta la mortalidad en pacientes con COVID-19

Con información de: 20minutos.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad