Foto Referencial

China encabeza el área de los ingredientes activos farmacéuticos (API, por sus siglas en inglés), que son la base para la producción de fármacos de casi todo tipo.

Esto ha llevado tanto a las autoridades como especialistas a advertir que existen riesgos sanitarios latentes, por una  escasez global de medicamentos genéricos por el coronavirus (y no es por exceso de demanda).

Un claro ejemplo de esto sucedió el 10 de octubre de 2016 en la planta Qilu Pharmaceutical Company, en Jinan, a 400 km al sur de Pekín, cuando el productor de antibióticos que elaboraba el medicamento Piperacillin (usado en el tratamiento de la neumonía), registró una explosión.

Foto Referencial

Lea también: Violencia doméstica en tiempo de incertidumbre Covid-19

Tensión por falta de fármacos

La situación desencadenó un desabastecimiento mundial de Piperacillin, porque China era la única fuente de ese medicamento, hecho que puso en evidencia cómo la industria farmacéutica ha concentrado la producción de medicamentos en unos pocos países donde hay ventajas competitivas.

«China tiene una política industrial que tiene como objetivo convertirse en la farmacia del mundo«, aseguró  Rosmary Gibson, una experta de la industria y asesora del instituto de investigación bioética The Hastings Center.

En este sentido, la especialista afirma que las personas hospitalizadas con covid-19 recibirán sedantes si están conectadas a un respirador y «necesitarán antibióticos si contraen una infección bacteriana. Así como medicamentos para aumentar su presión arterial si se vuelve peligrosamente baja. El 90% de los materiales químicos para fabricar todo eso provienen de China», sostiene Gibson.

Foto Referencial

China lidera mercado mundial de la API

En 2019 China exportó US$37.000 millones en productos farmacéuticos, de los cuales 81% corresponden a API, de acuerdo a la  investigación de la analista Allison Malmsten.

Sin embargo, las cifras más recientes disponibles de la Organización Mundial de Comercio sobre «productos farmacéuticos», colocan a China en décima posición, con US$15.066 millones en 2017. Alemania liderando con US$84.679 millones.

Por otra parte, un informe presentado en el Senado de Estados Unidos, señalaba que había un riesgo para ese país, dado que «la dependencia de EE.UU. de los medicamentos de China, o fármacos que usan API de China, aumenta la probabilidad de escasez de medicamentos en caso de que se interrumpa el suministro chino», dice el documento.

Es por ello, que la actual emergencia sanitaria por el covid-19 en EE.UU. (país más golpeado por la pandemia por el coronavirus), se han levantado voces de preocupación por esa dependencia de China, actual rival político y comercial de la nación norteamericana.

Lea también: AUDIO: Israel prueba con éxito dos vacunas contra el Covid-19

Con información: www.bbc.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad