Síndrome de ovario poliquístico
Foto Referencial

Recientemente, en mi programa radial #ATuSaludLaRevista, hablé de una condición muy frecuente en las mujeres, que les genera muchos problemas o manifestaciones de salud que desmejoran su calidad de vida, me refiero al Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP). Mi invitada fue la Dra. Margarita Botero (@DraBotero), especialista en medicina antienvejecimiento, sobrepeso y obesidad. A continuación, les resumo lo que fue nuestra conversación de 20 minutos.

¿Qué es el Síndrome de ovario poliquístico?

El síndrome se trata de una enfermedad en la cual una mujer tiene un nivel muy elevado de hormonas que genera irregularidades menstruales, infertilidad, problemas de la piel como acné, incremento de vello, aumento en el número de pequeños quistes en los ovarios y obesidad.

El Síndrome de ovario poliquístico y su característico descontrol hormonal de estrógenos más progesterona, le dificultan a los ovarios la liberación de óvulos maduros.

Normalmente, se liberan uno o más óvulos durante el ciclo menstrual de una mujer, lo cual se conoce como ovulación, pero si se padece SOP, eso no sucede y éstos permanecen en los ovarios circundados por una pequeña cantidad de líquido y esa no liberación de los óvulos puede contribuir precisamente a la esterilidad.

Síndrome de Ovarios Poliquísticos
Foto Referencial

Lea también: ¡Haz que tu cerebro te llene de salud… modulando tu emoción!

Manifestaciones problemáticas…

Los otros síntomas típicos de este trastorno se deben a los niveles de hormonas masculinas llamadas andrógenos. Pero también, es prudente mencionar que los quistes a nivel de la copa subcortical del ovario, son los que liberan esa testosterona que generan trastornos o síntomas, tales como:

Androgenización, es decir, exceso de hormona masculina o testosterona que ocasiona a su vez acné quístico y aparición de vello difuso en el cuello, pecho, cara y espalda. Además, puede dar lugar a alopecia en las entradas o coronilla.

Otros desordenes que desmejoran el bienestar de las que presentan el Síndrome de ovario poliquístico son los ciclos menstruales irregulares o ausencia de menstruación, el sobrepeso, la obesidad y la adiposidad localizada alrededor del abdomen que sigue el patrón masculino.

Foto Referencial

Por si esto fuera poco, estas mujeres también desarrollan resistencia a la insulina, porque los receptores periféricos que se ubican en los músculos no funcionan correctamente, razón por la cual, con cada ingesta de carbohidratos se produce cada vez más insulina para poder transportar la glucosa y dicha glucosa es tanta, que impacta a los receptores de insulina en el ovario, impidiendo la formación más la maduración del ovulo y es cuando se producen quistes que liberan testosterona sin control. Por eso, en la mujer se da la masculinización desde todo punto de vista e incluso, ésta puede comenzar en la adolescencia.

Orígenes y tratamiento tradicional…

El SOP es de etiología multifactorial y genética, si tu madre lo padeció es muy probable que tu también lo desarrolles. También predisponen a su aparición ciertos agentes externos como la mala alimentación, el sedentarismo, la falta de masa muscular, entre otros.

El SOP, por años se ha tratado con anticonceptivos orales para compensar el exceso de testosterona, disminuir el acné, el hirsutismo y la caída del cabello, pero lo equivocado de este protocolo se basa en que, así la causa u origen continúa sin ser atendido; y con los años el SOP llega producir infertilidad.

infertilidad
Foto Referencial

Se ha demostrado que el 75% de las pacientes que no ovulan tienen SOP y 45% de los abortos en el 1er trimestre se originan por éste.

Nuevo abordaje terapéutico: ¡Metabólico y endocrino!

Debe ser totalmente metabólico y endocrino ya que, si no mejoramos la resistencia a la insulina, no bajaremos de peso más de % grasa corporal, que son factores que empeoran el cuadro de una paciente con Síndrome de ovario poliquístico.

La herramienta de oro es la alimentación, Se tiene que controlar la ingesta de carbohidratos, los cuales deben ser de índice glicémico bajo para evitar los picos de insulina y la liberación de testosterona. Las harinas refinadas todas producen liberación excesiva de insulina, afectando al receptor ovárico y generando una oleada de testosterona en días posteriores.

Por otra parte, la grasa es fundamental, pero la insaturada, es decir, el aceite oliva, de coco, el pescado, el huevo, el aguacate, las semillas de lino, entre otros lípidos de calidad. El colesterol forma hormonas como, por ejemplo, los estrógenos, por ello el consumo de grasas es indispensable.

También se debe mejorar el consumo de micronutrientes, como los minerales que mejoran la sensibilidad a la insulina, entre ellos: el cromo, el magnesio, el manganeso, el vanadio y el zinc.

Foto Referencial

Las vitaminas como las pertenecientes al grupo B son beneficiosas, así como la acetilcosteina que regula el trabajo del hígado que es el responsable de liberar el exceso de hormonas circulantes.

El ácido alfa lipoico, el picolinato de cromo y la canela pueden ser útiles para mejorar la salud de las afectadas. Mientras que el vinagre y la sidra nos ayudan a tener una mejorar sensibilidad a la insulina.

Actividad física, siempre protagonista del bienestar…

El ejercicio anaeróbico ayuda a aumentar la masa muscular y por tanto, los receptores periféricos de la insulina; así como también el ejercicio aeróbico, como el caminar en ayunas.

Por último, el ayuno intermitente es una herramienta nutricional excelente en estás pacientes. Tanto este tipo de alimentación como el ejercicio, pueden resultar súper útiles en el manejo de la ansiedad, la falta de energía, la vitalidad, el posible insomnio más la depresión, característicos de las pacientes con SOP pero eso sí, solo de la mano de un especialista.

Foto Referencial

Es bueno recalcar, que muy a pesar que estas pacientes solían o suelen ser tratadas con pastillas anticonceptivas, los síntomas se perpetuaban en el tiempo, por lo cual, el desgaste emocional era muy grande. De hecho, muchas pasaban años buscando quedar embarazadas o luego de tratamientos de fertilidad han tenido abortos recurrentes debido al Síndrome de ovario poliquístico.

Por eso, el diagnóstico debe ser precoz y su manejo terapéutico multidisciplinario, ya que NO HAY PÍLDORA MÁGICA y cada paciente requiere de un enfoque diferente.

Lea también: Perjuicios de las dietas de moda…

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad