Foto Referencial

De acuerdo con la OMS es recomendable consumir más de 400 gramos de frutas y verduras al día para mejorar la salud general y reducir el riesgo de determinadas enfermedades no transmisibles.

Después de que se indicara que lo más recomendable es consumir varias piezas de fruta al día, muchas personas comenzaron a integrar estos alimentos en su día a día, de diversas maneras, para poder gozar de salud y bienestar. Ahora bien, alguna vez te has preguntado ¿cuáles son las frutas más sanas para tu organismo y por qué?

A continuación te explicaremos cuáles son las frutas más sanas, para que puedas incluirlas día a día en tu dieta.

Foto Referencial

Lea también: Nuevas pautas nutricionales y de actividad física para prevenir el cáncer

Cerezas: ácido úrico

Esta pequeña fruta rica en vitaminas A, B, C, E, K, además de ser una fuente de hierro, calcio, magnesio, potasio y azufre reporta numerosos beneficios para la salud. Contiene nutrientes esenciales que combaten las inflamaciones, las infecciones y hasta el cáncer. Esto último se debe a que, según recientes estudios, el ácido elágico y las quercetina que contienen las cerezas ayudan a frenar el crecimiento y la propagación de los tumores sin causar daños a las células sanas.

Su consumo regular permite reducir de manera significativa los niveles de ácido úrico, gracias a su alto contenido en antocianinas, por lo que previene la gota. Además, se han demostrado también sus beneficios para el corazón, el colon y otros órganos del cuerpo.

Kiwi: problemas respiratorios y colesterol

La mezcla de minerales, vitaminas y, sobre todo, fitonutrientes, hace de los kiwis un alimento protector contra las enfermedades respiratorias, además de las patologías cardiacas. Sus propiedades también son beneficiosas para mejorar la salud cardiovascular, regular la presión arterial y reducir los niveles de colesterol.

El kiwi está considerado un superalimento debido a su alto contenido en vitamina C, fibra, potasio y antioxidantes. Por tanto, para maximizar sus beneficios es recomendable consumirlo maduro, ya que así contará con mayores cantidades de antioxidantes, que mejoran sus efectos saludables.

Foto Referencial

Fresas: tensión

La ingesta de unas cinco o seis fresas al día es suficiente para cubrir la dosis diaria recomendada de vitamina C, lo que reducirá enormemente el riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer, como el de mama y estómago. Otro de sus beneficios es que ayudan a reducir la tensión arterial y garantizan la salud cardiovascular.

Arándanos: infecciones y diarreas

Estos saludables frutos representan una fuente inagotable de nutrientes esenciales y compuestos como los ácidos fenólicos y los flavonoides que estimulan el sistema inmune. Diversos estudios han señalado su capacidad para mejorar la resistencia contra los microorganismos que causan infecciones bacterianas o fúngicas. Debido a sus taninos, tiene propiedades antidiarréicas.

arándanos
Foto Referencial

Granada: quemaduras solares y envejecimiento de la piel

Las semillas de esta fruta ayudan a proteger la dermis y la epidermis, mediante la regeneración de las células de la piel, por lo que están indicadas para tratar quemaduras solares e incluso para acelerar el ritmo de curación de una herida. Las granadas son muy nutritivas por lo que su consumo diario también ralentiza el envejecimiento de la piel, protegiendo contra las arrugas, las manchas causadas por el sol o los nocivos efectos de los rayos uva.

Sandía: accidentes cerebrovascualares

Refrescantes y nutritivas, las sandías también ofrecen beneficios para el cuidado de la piel, al igual que las granadas. Además, contiene un tipo de aminoácido que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos, ayudando a reducir la tensión y previniendo los accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón. Por otra parte, hay que señalar que son una excelente fuente de licopeno, un beneficioso antioxidante.

Foto Referencial

Pomelo: cáncer de pulmón

Una rica fuente de vitaminas, antioxidantes y flavonoides que ofrecen una protección natural contra el cáncer de pulmón, además de proteger la vista y la piel. El pomelo también es un alimento estrella en las dietas que permite reducir el peso de forma eficaz y sin castigar el organismo.

Papaya/ Lechosa: molestias estomacales

Esta fruta tropical contiene papaína, un tipo de enzima proteolítica que ayuda a la buena digestión. Su alta cantidad de enzimas digestivas, la hace recomendable para las personas con trastornos pancreáticos y fibrosis quística, pues protege de las dolencias estomacales. Sus proteínas, tales como la papaína, reducen la inflamación y aceleran la curación de quemaduras y heridas.

Foto Referencial

Bayas de saúco: cogestión nasal, tos y gripe

Sus propiedades ofrecen beneficios para la salud en general, aunque particularmente son muy buenas para cuidar el sistema respiratorio. Desde hace siglos, las bayas de saúco han sido utilizadas para tratar la gripe, la tos o la congestión nasal. Por otra parte, sus efectos diuréticos ayudan a controlar el peso.

Piña: diversos tipos de cáncer

Cuenta con un alto contenido en bromelina, una enzima que ayuda a combatir las células cancerígenas y diversos tipos de infecciones. Así mismo, ayuda a metabolizar los alimentos, por lo que tiene propiedades diuréticas.

pina
Foto Referencial

Guayaba: daño celular

La guayaba, que enamora con su delicado aroma, es una fruta con un alto poder beneficioso para la salud. Su contenido en vitamina C la vuelve un producto que ayuda a combatir el daño celular y el envejecimiento prematuro que nos causan los radicales libres.

Además, también tiene propiedades antibióticas que nos permiten prevenir y mejorar algunas infecciones.

Coco: sistema inmunitario

El coco  destaca por sus valores nutricionales. Se consume tanto su agua, rica en minerales y oligoelementos con un alto poder reconstituyente, como su pulpa, una fuente de grasas y fibra.

Aunque puede ser un poco indigesto para personas de estómago delicado, no caben dudas de que su riqueza en ácido láurico, palmítico y linoleico, así como hierro, vitaminas E y K, lo hacen necesario en nuestra dieta. El coco estimula el sistema inmunitario.

aceite de coco
Foto Referencial

Plátano/ Banana/ Cambúr: potasio

Sus numerosas variedades lo hace muy apreciado en la cocina y de manera natural. Energético y nutritivo, es la mejor opción para el desayuno o merienda, para dar cremosidad a los batidos y para endulzar nuestros postres sin utilizar azúcares refinados.

Es rico en vitaminas A, B y C, y minerales como el potasio y el magnesio. Es una fruta de fácil digestión que, dado su contenido en pectina, ayuda a controlar el contenido de azúcar en sangre y cuida nuestro sistema nervioso y muscular.

Mango: colesterol

El jugoso y dulce mango destaca por su contenido en beta-carotenos, los cuales reducen los niveles de colesterol en sangre y cuidan la salud cardíaca. Además, su contenido en fibra soluble favorece el movimiento intestinal.

Mangos
Foto Referencial

Por último, esta fruta es una fuente maravillosa de vitamina C, lo que lo convierte en un poderoso antioxidante y antiinflamatorio. Anímate a comer esta deliciosa fruta de manera natural, en licuados y postres variados.

Lea también: Cóctel tropical de piña colada. Una delicia para el paladar

Con información de: mejorconsalud.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad