Cómo abrazar a tu bebé
Foto Referencial

Después del uso de la mascarilla, el distanciamiento físico, es la mayor medida para prevenir el contagio por covid-19, y es que los abrazos se tornaron raros y casi prohibidos debido al coronavirus, pero los bebés que nacen en estos tiempos de pandemia, merecen ser abrazados, es por ello que un grupo de científicos japoneses ha dado con la fórmula del abrazo perfecto para los bebés.

Los especialistas afirman que los abrazos provenientes del padre o madre, no deben ser muy apretados, dado que fue medido el consuelo y el efecto calmante de los abrazos que dan los progenitores a sus hijos cuando son pequeños, teniendo en cuenta su intensidad, fue lo que analizó el equipo de investigadores de la Universidad de Toho en Tokio (Japón).

Foto Referencial

Lea también: ¿Mi mascota está aburrida? ¿Cómo saberlo?

Abrazos de desconocidos

Sin embargo, para despejar dudas los estudiosos realizaron las mismas pruebas cuando personas desconocidas abrazaban a los bebés, para comparar los resultados.

Curiosamente, determinaron el ritmo cardíaco del niño y la presión ejercida por los brazos de los padres, por lo que los investigadores compararon  diversas reacciones de los bebés cuando simplemente se les lleva en brazos, cuando se les abraza suavemente o con más fuerza.

Los resultados del estudio, arrojaron que los bebés se sentían mucho más consolados y tranquilos por un abrazo suave, que cuando se les tenía simplemente en brazos o se les apretaba con más fuerza.

Máximo de 20 segundos

Este experimento fue medido, tomando en consideración que los abrazos duraron un máximo de 20 segundos, ya que los científicos estimaron que era prácticamente imposible evitar los cambios de humor de un niño en un abrazo que dure un minuto o más.

También se pudo conocer que los bebés de 4 meses encontraban mayor consuelo si el abrazo venía del padre o la madre en lugar de una persona desconocida y para los progenitores, también fue positivo conocer que abrazar a sus hijos genera un claro efecto calmante.

Foto Referencial

Esto podría deberse a qué según los estudiosos, cuando una persona toma a otra en los brazos, su cuerpo segrega la hormona, oxitocina, llamada «hormona de la felicidad», que produce un sentimiento de bienestar.

Finalmente, los investigadores han dado con otros resultados positivos tras este ensayo, pues consideran que es el primero en medir el efecto psicológico de un abrazo de un bebé y estiman que podrá hacer avanzar los estudios sobre las relaciones padres-hijos y sobre la psicología infantil.

Lea también: Claves para sobrellevar la convivencia en cuarentena

Con información de: clarin.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad