Foto Referencial

¿Te has puesto a pensar cómo se utiliza la meditación en diferentes áreas de la sociedad, en el comercio, el mundo empresarial etcétera? Es un tema que llama la atención y da pie a formular algunas inquietudes.

¿Tiene sentido comercializar la meditación?

En mi opinión puede tener una respuesta ambigua, puede ser un SI rotundo, si los métodos  que proponen, producen los resultados anunciados, pero  muy negativo, si no lo hiciese.

En algunas sociedades contemporáneas, vemos como por un poco de dinero puedes obtener un universo de ayuda que promete mejorar tu bien-estar, incluyendo aplicaciones de meditación (Apps), juegos que te ayudan a concentrarte e incluso «metros» de felicidad antes y después de aplicar cualquiera de los métodos, que a primera vista, puede resultar económicamente atractivo.

El marketing utilizado para tales «productos», por otra parte, es fácil y atractivo. Pocos se resisten a un producto cuyo propósito es «hacerme sentir mejor». Es fácil promover algo que acaba con la ansiedad y el estrés, mejora la salud mental y aumenta la felicidad. Algunas compañías comerciales están teniendo  grandes progresos en la dirección de los monitores de meditación portátiles, con los que supondría la comprobación de sus beneficios.

Foto Referencial

Sin embargo, la masificación de la meditación a través de productos de consumo  corre el riesgo de crear en la mente del practicante potencial condiciones similares  a las que la meditación está destinada a mejorar, como por ejemplo, la ansiedad por conseguir resultados en un lapso corto de tiempo.

Lea también: Hablemos de Reiki como terapia alternativa

¿Contradicción?

Se podría afirmar que SI. La meditación debe practicarse sin expectativas, y la facultad de atención plena se verá fortalecida por la práctica continua, se debe contar con la perseverancia del practicante, sin esperar resultados.

Me consta  que hay muchos métodos, instructores y escuelas de meditación confiables, así como guías honestos y comprometidos, en lo que me incluyo. Sin embargo, algunos de los comerciantes modernos tienen otra visión y pudieran aprovecharse para hacer un negocio rentable.

Meditación a nivel empresarial

La meditación no solo ofrece beneficios que se  limitan al área de la mente y el cuerpo, sino que pueden ser transferidos al mundo profesional. Según un estudio recientemente publicado por una consultora de Recursos Humanos, (RRHH), las empresas que llevan a cabo programas de meditación «reducen en un 78% el número de ausencias de sus trabajadores debido a la ansiedad, el estrés o la depresión«.

Foto Referencial

Aumento de la productividad

«Cada trabajador pierde, en promedio, alrededor de una hora y media al día en distracciones, lo cual es alrededor de ocho horas a la semana, o en otras palabras, cada trabajador, en promedio, desperdicia el 20% de su día de trabajo”, así lo afirma un estudio de la consultora ADECCO.

La atención plena es un recurso que consiste en enseñar al cerebro a centrarse en una sola función, para que pueda dedicarle toda su atención, ya sea practicando un deporte, leyendo un libro o, más bien, en el mundo del trabajo: mantener un empleo.

Así que podemos decir que si es ofrece una ventaja para el funcionamiento de las empresas si lo medimos por la opinión de las empresas que lo han puesto en práctica.

Lea también: ¿Puede Nuestra Mente limitarnos?

Ana Correa

Instagram @Bien_estando

Comenta y se parte de nuestra comunidad