infertilidad
Foto Referencial

Para algunas mujeres el ser madre es una meta de vida y en algunos casos es tan fuerte ese deseo que no ven hacia atrás, al momento de darlo todo, inclusive de someterse a cualquier tipo de tratamiento para lograr tener un hijo y darle pecho.

Es por ello, que una nueva técnica brinda esperanza a quienes por razones médicas o genéticas no tienen la posibilidad de procrear o por no tener un útero fértil.

Se trata del trasplante de útero, cuyo procedimiento es un hecho desde antes del año 2000, fecha desde la que se vienen haciendo intentos por crear vida a partir de un útero donado, a través de pruebas con donantes vivas.

Lea también: Disminuir el estés puede mejorar el tratamiento para la fertilidad

Donación de paciente fallecida

Por lo que, una nueva modalidad de donación luego del fallecimiento ha entrado en vigencia y es ahora posible que una mujer con útero sano, pueda donarlo al igual como cuando se hace con otros órganos.

El trasplante uterino ha tenido una rápida evolución y se ha dispersado por varios países. La operación consiste en la inserción del útero donado, sin conectar las trompas de falopio, por lo que la receptora, solo puede embarazarse a través del método de fecundación asistida.

El trasplante de útero, es un procedimiento complejo que requiere una preparación de por lo menos seis meses, como cualquier trasplante para disminuir la posibilidad de un rechazo y de la preparación del embrión para la fecundación eficaz.

Americana con útero donado

En el año 2019, el mundo conoció a la primera estadounidense (y la segunda en el mundo) en conseguir llevar a buen término un embarazo tras recibir un trasplante de útero de una fallecida. El primer caso tuvo lugar en Brasil, en diciembre de 2018.

Foto Referencial

La operación de la ya madre se realizó en el hospital Cleveland Clinic (Cleveland, Ohio). La mujer quedó embarazada en 2018 y estuvo vigilada durante todo el proceso de gestación, el cual transcurrió con normalidad y sin complicaciones.

La bebé de la mujer, nació por cesárea y durante la intervención participaron una docena de médicos, cirujanos, obstetras y ginecólogos, entre otros especialistas de la medicina, en el proceso que fue calificado de  exitoso, del que no se supieron los datos personales de la madre, por respeto a su privacidad.

Los especialistas explican que el trasplante de útero no está destinado a durar toda la vida, sino  para conseguir uno o dos embarazos, y es por ello que las mujeres involucradas en este ensayo son sometidas a un riguroso proceso de selección y vigila de cerca después de quedar embarazadas mediante la fertilización in vitro.

Se estima que una de cada 5.000 mujeres en edad fértil en todo el mundo se ven afectadas por un problema de infertilidad relacionado con el útero, según datos del Cleveland Clinic.

Lea también: Tips alimenticios para prevenir el ovario poliquístico

Con información de: www.elpais.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad