Foto Referencial

«No se estaba aprobando la partida presupuestaria de la maqueta que se solicita al Ministerio (Educación Universitaria), para el mantenimiento del espacio. Solo se estaba aprobando el salario de los trabajadores. Es difícil encontrar recursos para atender los distintos requerimientos, pero se han logrado alianzas con empresas privadas o autogestión con estudiantes», aseguró el presidente del Centro Universitario de la UCV, David Sosa, sobre la fractura del techo del pasillo cubierto de la facultad de humanidades de la casa de estudios, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco el 2 diciembre del año 2001.

El dirigente juvenil señaló que los estudiantes de la UCV, sintieron con «profundo dolor e impresión, lo que se materializó como uno de los grandes miedos de cómo se han deteriorado las instalaciones. Y esto es solo la punta del iceberg, las aulas de clases, los techos, tienen boquetes, filtraciones, los laboratorios tienen espacios que se están cayendo a pedazos. Esto es una realidad manejable, porque en las universidades del interior del país es trágico, están desvalijadas», lamentó Sosa.

Foto Referencial

Lea también: Nube de polvo del Sahara y sus complicaciones para el COVID-19

UNESCO dará aporte económico

Por otra parte, el representante juvenil, explicó que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), tiene el compromiso de mantener estos espacios como el afectado, cuando suceden estas situaciones.

«Cuando hay este tipo de situaciones, se realizan aportes al Estado, pero por la compleja situación del país, tenemos que los recursos no sean destinados. Por eso estamos canalizando con las autoridades de la universidad el desarrollo de esta situación», señaló Sosa.

En este sentido, destacó que están a la espera del informe técnico preliminar que fue levantado, el cual precisa cinco problemas atribuidos sobre el por qué la infraestructura colapsó.

Foto Referencial

«Uno de estos problemas es la vegetación. Los árboles caen en el techo y se acumula material orgánico, más la lluvia y el tiempo se va biodegradando, surgen plantas que se incrustan en el concreto, se va deteriorando y también los movimientos sísmicos. Esto lo determinarán los expertos, que analizan el resto de los segmentos (del pasillo cubierto afectado), para saber cuáles son correctivos y evitar se puede repetir en otras partes», acotó Sosa.

Lea también: Alta efectividad de resonancias magnéticas con difusión (+video)

Comenta y se parte de nuestra comunidad