Foto Referencial

Me apasiona el tema de la autoestima y espero que a ti también. Definitivamente te ayuda a ser mejor persona, mejorar la imagen que tienes de ti y fortalecer tu amor propio. Sentir que tu valía no depende de tus resultados ni de las opiniones de terceros es maravilloso. Por eso, quiero compartir algunos aprendizajes que te llevarán a sentirte mejor.

¿Qué es la autoestima?

Básicamente es sentir que está bien ser tú y tener la libertad de expresarte. Es amarte completamente, incluso con tus imperfecciones. Es fundamental fortalecer la autoestima, porque durante años hemos recibido muchos condicionamientos que nos limitan e impiden vernos como somos verdaderamente. Así, tenemos una imagen distorsionada de nosotros, la que nos hicieron creer quienes más amábamos, pero que a su vez proyectaban en nosotros sus propias carencias y autoestima frágil.

Por otra parte, en la búsqueda del amor y aprobación de otros nos perdemos de nosotros mismos. Nos olvidamos de quienes somos verdaderamente al querer encajar y ser aceptados por quienes pensamos son importantes para nosotros. Cuando recuperamos nuestra autoestima nos damos cuenta que lo fundamental es sentir amor propio y sentirnos cómodos en nuestra propia piel. Y así tenemos la fuerza y confianza para ir detrás de nuestros sueños y la vida que queremos.

Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo superar el duelo por migración?

¿Cómo la autoestima te ayuda a ser mejor?

En nuestra vida de adultos, necesitamos encontrarnos de nuevo con nuestra esencia y deslastrarnos de lo que creímos era cierto pero que simplemente nos limita. Hay un deseo natural de ser mejor, sólo que en base a este trabajo de autoestima, esta mejoría viene dada por soltar esas ideas negativas que tomamos como ciertas. Frases como: no puedes, no sirves, no vales, no eres importante, pueden estar grabadas en nuestra psique y necesitamos transformarlas para crear mejores experiencias.

Difícilmente te atreverás a ir detrás de tus sueños con esos pensamientos inconscientes, te rendirás a veces sin siquiera intentarlo. Por eso fortalecer tu autoestima te lleva a ser mejor, porque convertirás el enorme potencial que todos tenemos en acción y fuerza para lograr tus metas.

Cuando te deshaces de viejos condicionamientos limitantes, te encuentras con quien eres realmente: un ser poderoso, con talentos y sabiduría para vivir una buena vida y hacer una contribución al mundo.

Foto Referencial

¿La autoestima te hace ser mejor que los demás?

Quiero compartirte un ejemplo que muchas veces le dije a mi hijo cuando lo formaba y le ayudaba a fortalecer su autoestima.

A veces me decía: mamá soy el mas grande, el más fuerte.

Y le preguntaba ¿cómo te sientes con eso?.

Decía: muy bien, soy el mejor.

Entonces le preguntaba: ¿quien en tu salón corre más rápido?

Me respondía: Mateo corre rapidísimo. Siempre me gana.

Le volvía a decir: ¿Y quien pinta más bonito?

Él decía: María Fernanda dibuja muy bien. Yo no sé hacerlo así.

Entonces le decía: cada niño tiene un talento con el cual destaca. Todos son distintos y todos son buenos en algo. Qué bueno que te sientas orgulloso por ser el más fuerte, así se siente Mateo por correr y María Fernanda al pintar.

Me maravillo ante la arquitectura perfecta que hizo Dios. Toda la diversidad hace que unos destaquemos en una cosa y otros en otra. Nadie hace todo perfecto, nadie tiene todos los talentos. Por eso nos necesitamos, por eso todos sumamos.

Entonces en definitiva, espero que tu fuerte autoestima te haga sentir orgullosa(o) de determinado talento que tengas. Y al mismo tiempo recuerdes que eso no es ser mejor que nadie. Tal vez sea más competente en ese talento específico y eso es muy bueno. Pero en el momento en que consideras que eso te hace mejor que los demás, ya entraste al terreno de la arrogancia y esa no es una verdadera autoestima.

Foto Referencial

Ser humilde es parte de tener autoestima

Para muchas personas, esto parecería contradictorio. Y es que durante años, la autoestima que nos enseñaban venía del ego. Para tratar de compensar nuestras carencias, nos convencíamos de ser mejores y de hecho creíamos que ser mejor era ir por encima de los demás.

Esa fue una de las diferencias que me enamoró del Proyecto Internacional de Autoestima que canalizó Bob Mandel. Ser humilde para mi es reconocer tu grandeza, pero al mismo tiempo saber que eres una minúscula parte de la creación de Dios.

De igual forma, estas lleno de talentos, poder creativo y la chispa divina yace en ti. Pero has necesitado de muchos ángeles para llegar al estado de bienestar en el que te encuentras ahora. Tus padres, tus maestros, gente que ha sido una guía en tu vida. Una persona que desarrolla una autoestima sana no se siente superior a los demás, se siente agradecido por quienes han contribuido con su recorrido y por los maestros que le han enseñado una u otra cosa. Una característica, desde mi punto de vista, de una persona con verdadera autoestima, es aquella que reconoce lo maravilloso que es y al mismo tiempo honra a quienes ha tenido en su vida que le han hecho ser quien es.

Obviamente, son las decisiones que individualmente tomamos las que nos llevan -en este caso- a fortalecer la autoestima. Pero al mismo tiempo, nadie se hace completamente sólo. No somos islas, somos seres sociales y en la interacción con el otro es donde crecemos.

Si tienes trabajo de autoestima por hacer, vamos, es el tiempo perfecto para lograrlo. ¡Tú puedes!

Lea también: El mundo está cambiando, así que reinvéntate

Carla Acebey-
Comenta y se parte de nuestra comunidad