Toda mujer atraviesa diferentes etapas de la higiene intima, cuando es una niña, adolescente, adulta y finalmente, cuando es mayor. Es importante que uses producto que te favorezcan ya que puede afectar tu pH.

Toma en cuenta las características según cada etapa:

Higiene intima en la infancia

Es importante que las niñas aprendan cómo lavar sus zonas íntimas, porque ese hábito se mantendrá durante la adolescencia y la edad adulta, ya que, ayudará a evitar infecciones como la vulvovaginitis infantil.

Esta infección se caracteriza por la aparición de flujo que despierta un olor desagradable y está relacionada con un tipo de bacterias que se encuentran en las heces, pero pueden alcanzar la vagina si se limpia la zona perianal de atrás hacia delante. 

Imagen referencial

Higiene intima durante la menstruación

Durante la menstruación, la zona genital se mantiene húmeda a causa de la sangre expulsada; unido a que el pH vaginal disminuye su acidez, puede contribuir a la aparición de infecciones en la zona, por lo que hay que extremar la higiene durante estos días.

Se recomienda cambiar con regularidad las toallas o tampones, incluso aunque la cantidad de flujo no sea muy abundante. De esta forma se impedirá, además, la formación de malos olores.

Higiene en el embarazo

Durante el embarazo la higiene íntima es todavía más importante, porque una infección vaginal puede afectar la salud del feto y aumentar el riesgo de aborto y de parto prematuro.

El pH vaginal es más ácido de lo habitual en este periodo, lo que facilita la aparición de infecciones y puede originar molestias como picores e irritación. Una buena higiene, con productos adecuados, contribuye a evitar estas infecciones y a recuperar la flora vaginal tras el parto.

Higiene intima en la menopausia

La higiene íntima durante la menopausia es importante, ya que el pH vaginal se encuentra alterado, y se produce un adelgazamiento de la mucosa de la vagina, que la hace más vulnerable a infecciones.

Disminuye, la secreción de flujo, lo que se traduce en sequedad vaginal, que puede tener consecuencias como dolor durante las relaciones sexuales, y favorece también la aparición de infecciones.

En esta etapa se pueden producir pérdidas involuntarias de orina que provocan que la zona se mantenga húmeda. Por todo esto, es importante mantener unos hábitos de higiene apropiados, y lavarse una o dos veces al día.

Con información de: https://www.webconsultas.com/

Lea también: ¿Los óvulos eligen el esperma?

Comenta y se parte de nuestra comunidad