Foto Referencial

La importancia de hidratar bien la piel del cuerpo, es una señal de buena salud, por eso es indispensable una la crema que se adapte a cada tipo de necesidad, su que te adelantamos que una hidratante corporal a base de leche siempre será la mejor opción.

Lo que primero debes saber es que la piel, cuando está falta de agua, gana flacidez, es por ello que es necesario nutrirla para que pueda regenerarse correctamente y evitar que se seque, por lo que ningún tipo de piel está exenta de deshidratarse.

En cuanto a las pieles secas, se secan de forma natural debido a una escasa producción de sebo, mientras que las grasas, deben su aspecto, por ejemplo por el uso de productos decapantes.

Foto Referencial

Lea también: Los mejores secretos para eliminar el frizz en tus rulos

Hidrata tu piel después de ducharte

Por eso es importante hidratar la piel del cuerpo a diario y hacerlo tras la ducha, de esta manera nutrimos la piel, devolviéndole su suavidad, ya que estará limpia, libre de agentes contaminantes.

Esto lo deberás hacer con cremas  hidratantes a base de manteca de karité, aceites vegetales o de almendras dulces, que son los más recomendables, debido a sus propiedades que humectan la epidermis en profundidad, masajeando bien hasta que la piel haya absorbido el producto por completo y que además es beneficioso para la circulación.

Un buen consejo es utilizar una leche corporal hidratante, debido que su fórmula acuosa y aceitosa a la vez, produce una capa protectora sobre el cuerpo con la que se evita que el agua que eliminamos a diario se evapore de forma natural y, por lo tanto, conseguiremos que la piel se mantenga hidratada.

Foto Referencial

A continuación te dejamos una serie de recomendaciones para que luzcas una piel súper cuidada e hidrata de acuerdo a cada tipo:

  • Pieles secas: si notas como si tuvieras escamas o te salen rojeces con facilidad, te recomendamos los aceites y las mantecas corporales. Son perfectas para disipar los picores y las tiranteces. Además, previenen la aparición de arrugas, con hidratantes a base de aloe vera, conocido por sus propiedades relajantes o de manteca de cacao y recuerda siempre evitar las leches perfumadas porque suelen secar demasiado la piel.
  • Pieles mixtas o grasas: este tipo de pieles segregan de forma natural, más sebo que las pieles normales. De ahí que a menudo presenten brillos o luzcan grasientas, por lo que tu crema corporal debe regular la piel en lugar de hidratarla. Elije cremas fluidas, más ligeras, como un gel o una loción, que sean de absorción rápida e hidraten sin dar sensación grasa, porque las cremas nutritivas empeorarán aún más tu situación, resecándolas.
  • Piel atópica y sensible: debes optar por productos que sean respetuosos con la piel, a ser posible formulados a base de ingredientes naturales, sin perfumes, y que le proporcionen a tu piel una sensación de alivio a la vez de hidratarla.

Lea también: ¡Cuida tu contorno de ojos! Es la zona del rostro que envejece más rápido

Con información de: www.enfemenino.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad