Foto Referencial

El deterioro cognitivo que produce el Alzheimer hace que las personas que lo padecen tengan más dificultades para comer y lograr seguir una dieta saludable. La pérdida de peso es característica de esta enfermedad, aunque hay algunas pautas que podemos seguir para ayudar a las personas con Alzheimer a alimentarse mejor.

Una dieta variada rica en frutas, verduras, proteínas de calidad, legumbres y cereales integrales, es la base para una alimentación saludable, y las personas con Alzheimer deben mantener un estilo de vida y de alimentación aún más sano.

Para que el enfermo pueda conservar su autonomía el mayor tiempo posible, es mejor preparar comidas que se puedan comer con las manos. Alimentos que se puedan cortar en trozos, como sandwiches o frutas, croquetas, buñuelos, etc.

Por su seguridad y para no tener problemas al masticar debemos evitar alimentos con espinas, huesos pequeños, filamentos, semillas o frutos secos. En etapas más avanzadas los triturados y purés facilitarán que la persona con Alzheimer pueda comer sin tener que masticar.

Foto Referencial

Lea también: Rutinas en casa son efectivas en cuarentena para adultos mayores con Alzheimer

Existen muchas recomendaciones para mantener un correcto estado nutricional, entre las que destacan las siguientes:

Los pacientes mayores deben ingerir todos los nutrientes, minerales y vitaminas necesarios y adecuados para su edad, peso, talla y condición clínica. Es bien conocido que la desnutrición se asocia a un incremento del deterioro funcional y de la fragilidad.

Las recomendaciones de ingestas para las personas mayores incluyen: féculas, de cuatro a seis raciones al día; verduras, hortalizas, frutas y lácteos, entre dos y tres raciones al día; carnes, pescados y huevos, dos raciones al día, y por supuesto, agua en cada comida. Las legumbres, fuente de féculas y proteínas, han de administrarse dos veces por semana. Debemos moderar el consumo de aceites, azúcares refinados y dulces, y evitar el alcohol.

  • Mantener la costumbre mediterránea de socializar las comidas, sin aislar al paciente de Alzheimer, preservando el placer del comer acompañados.
  • Es importante mantener el hábito de comer y los horarios y procurar repartir todos los requerimientos en 4 ingestas al día, desayuno, comida, merienda y cena.
  • Siempre que médicamente sea posible, vale la pena respetar los gustos culinarios anteriores a la enfermedad de Alzheimer.
  • Para promover el apetito, las cocciones y presentaciones han de ser variadas.
  • Si el riesgo de atragantamiento es importante, debemos cortar la comida en trozos muy pequeños o emplear texturas suaves como puré, usando si es preciso espesantes y gelatinas. También se recomienda no mezclar diferentes texturas en un mismo plato.
  • El agua es un elemento esencial; se recomienda beber al menos 1,5 litros al día. Si hay riesgo de atragantamiento, administrarla con espesantes o gelatinas y cuando el paciente esté despierto y alerta.
Foto Referencial
  • Utilizar preparados y alimentos ricos en energía. A veces la utilización de suplementos o preparados comerciales de alta densidad calórica puede ser una ayuda en los pacientes con poca hambre.
  • Controlar el peso de los pacientes. Una pérdida no deseada del peso indica un desajuste nutricional y cuando aparece es el momento de analizar y preguntarse dónde está el desajuste, buscando diferentes soluciones.
  • Ayudar a comer de manera segura, promoviendo dentro de lo posible la autonomía del paciente. Hay que retirar del alcance del paciente utensilios cortantes o alimentos muy calientes.
  • Finalmente, es esencial controlar y evitar el estreñimiento. El estreñimiento es una causa importante de disconfort, anorexia y confusión. A veces, manteniendo la movilidad junto con una ingesta adecuada de agua y de fibra puede ser suficiente. En algunas ocasiones se requiere el uso de laxantes y enemas.

En conclusión, es todo un reto conseguir que los pacientes con enfermedad de Alzheimer mantengan un estado nutricional correcto, y para ello es importante adaptarse a la situación personal y clínica de cada uno de ellos.

Lea también: Musicoterapia para reactivar la memoria en pacientes con Alzheimer

Con información: mayoclinic.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad