Importancia de comer a la hora
Foto Referencial

Los #DesórdenesAlimenticios resultan un problema común en una sociedad tan demandante como la actual, en la cual todos tenemos que ser más productivos y que además vivimos en una crisis que nos somete a la continua solución de imprevistos que merman nuestro tiempo.

Por tanto, es común que terminemos comiendo a cualquier hora del día o que sacrifiquemos alguna de las comidas diarias por falta de tiempo y en los casos más extremos, por falta de recursos económicos. Que ese es otro tema lastimosamente común en Venezuela la falta de ingresos que lleva a muchos a hacer solo dos comidas al día cuando mucho.

Independientemente de la adversidad del entorno, es bueno que recuerdes que es muy importante tener horarios habituales para realizar nuestras comidas diarias con el propósito mantener estable nuestro metabolismo y conservar la salud. El cuerpo agradece los horarios con salud, si no tenemos regularidad de hábitos, por ejemplo, de sueño y de comida, poco a poco es cuerpo por el descontrol deja de funcionar de manera óptima y comienza a fallar.

Foto Referencial

En función de la ingesta de alimentos, el reloj interno del organismo se encarga de establecer ritmos para sus funciones básicas, tales como la digestión y absorción de nutrientes. Por eso, los especialistas recomiendan establecer un orden para consumir las distintas comidas diarias.

Debes procurarte una ventana de 12 horas para comer. Durante ese periodo, nuestro organismo se encargará de procesar adecuadamente los alimentos en el tiempo necesario.

Como nuestro cuerpo tiene su propio reloj, el procesamiento de los alimentos es diferente de acuerdo a la hora. Es completamente distinto lo que el organismo hace con alimentos durante el día, a lo que aprovecha durante la noche.

Por tanto, la cena debe ser la comida más reducida de toda la jornada. En la noche estamos preparados es para ahorrar y recuperar energía por medio del sueño. Lo ideal es comer muy liviano para evitar la indigestión y la acumulación de energía que no se utilizará.

Todos tenemos una vida principalmente diurna, lo que implica que nuestra tasa metabólica o gasto calórico es más alto durante el día.

Si no comes a las horas o te sometes a ayunos contantes o prolongados, seguramente tu salud en general se afectará y comenzarás a experimentar falta de concentración, mareos y fatiga (por falta de combustible) y daño neuronal ¿Por qué?  Porque abstenerse de ingerir alimentos deja sin glucosa al cerebro y el cuerpo, lo cual es el equivalente dejar sin gasolina a tu carro. Cuando esto sucede, disminuye nuestra capacidad para concentrarnos y memorizar, además que estos ayunos constantes con el tiempo pueden dar lugar a un daño neuronal, en algunos casos, irreversible.

Foto Referencial

Yo sé, que para los que están practicando el ayuno intermitente, lo que voy a escribir será un horror, pero es bueno considerar de la mano de un especialista que dejar de comer por más de seis horas durante la jornada, se considera ayuno y esto, puede suceder en cualquier momento del día, aunque se identifique más con la omisión del desayuno.

Si sometes a un niño a este tipo de práctica puede presentarse una dificultad en sus procesos cognitivos, como el aprendizaje y el memorizar algún tipo de contenido. Ahora bien, lamentablemente, que un niño vaya a la escuela sin desayunar, es más común de lo que pensamos en Venezuela por lo que seguramente tendrá problemas en la escuela. Las dificultades también ocurren en adultos, ya que pueden presentar limitaciones al realizar operaciones muy concretas como manejar, por esa falta de glucosa.

El salir de la casa sin desayunar puede sucederse por ir retrasados al trabajo o a la universidad; por inapetencia matutina que muchos suelen experimentar y el deseo de bajar de peso, pero de forma errónea no porque sea lo ideal. Independientemente de la causa, no debe ser la norma.

Foto Referencial

Insisto, hay muchos estudios que han demostrado que la omisión del primer alimento del día y también el descontrol de los horarios en la estructura para el resto de los horarios para consumir alimentos aumenta el riesgo de desarrollar obesidad, hipertensión y diabetes, seguramente como les escribí esto es un HORROR para los que optan por el ayuno intermitente, pero como su nombre mismo lo indica, este debe ser INTERMITENTE y con fines terapéuticos no como un estilo de vida.

Otro riesgo de los ayunos es que surja una gastritis, debido a que, al no recibir alimentos, el ácido gástrico irrita en forma constante al estómago.

La ganancia de peso, se deriva de la falta de control de la saciedad, pues el organismo hambriento consume todo lo que puede cuando se presenta la oportunidad de comer después de un ayuno prolongado, es decir, siempre se tiende a comer de más. Si, lo que hace daño es comer en exceso después de ese periodo de ayuno, sin medir la cantidad de azúcares, de grasas y calorías.

Foto Referencial

Otro punto, si a lo anterior se le suma, un estilo de vida sedentario, pues la obesidad será un destino seguro; y aún más si tenemos poco tiempo para comer, porque cuando hay poco espacio para disfrutar de la comida se engulle cualquier cosa que casi siempre tiene muchas calorías y eso no es bueno para la salud.

Los especialistas aconsejan que además de tener horarios regulares para la ingesta de alimentos se debe elegir comida natural, y evitar productos súper procesados y empaquetados, pues contienen altas cantidades de azúcar y sodio que también conducen a la diabetes y la hipertensión arterial.

Lea también: ¿Estamos preparados? ¡Es inevitable un “Nuevo normal”!

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad