qué es la pedofilia
Foto Referencial

En la actualidad hay mayor preocupación social sobre la pedofilia ante la visibilidad mostrada por algunas agrupaciones con ese tipo de preferencia sexual, quienes exigen a la sociedad moralmente normalizar esta práctica, de este modo aceptar que los infantes puedan ser considerados, objeto de deseo sexual dentro de la gama a seleccionar por el ser humano.

La ciencia de la salud lo califica dentro de los trastornos parafílicos, y consiste en el deseo, excitación o placer sexual recurrente por más de seis meses que obtiene un adulto al llevar a cabo actividades o fantasía sexuales con infantes o preadolescentes.

Dentro de esta clasificación se encuentra sujetos con comportamientos moralmente menos ofensivos y otros que llegan a actos violentos. En este aspecto algunos autores establecen la diferencia entre la pederastia, es el abuso sexual infantil, legalmente apreciado como practica delictiva con mayor repercusión moral.

Para ser considerado pedófilo se debe tener más de 16 años y el niño en cuestión debe ser menor a 5 años. La preferencia puede ser heterosexual, homosexual o bisexual. Otra parafilia a ser considerada en función de la edad del menor son hebéfilos o efebélicos su objeto sexual de excitación son los adolescentes (igual o mayores de 12 años).

Las conductas sexuales expresada por los pedófilos incluyen desnudez, visualizar fotografías, filmaciones, masturbación, sexo oral, coito vaginal y/o anal, interfemoral, utilización de objetos para la manipulación de genitales, uso de los medios tecnológicos de información para acceder a más niños.

Foto Referencial

Es importante destacar, algunos niños que han sido vulnerados por adultos en muchas ocasiones estos adultos no pueden ser diagnosticados como pedófilos, son personas que aprovechan circunstancias para abordar sexualmente beneficiado por la cercanía a los púberes o adolescentes.

La mayoría de  la veces esas personas que interactúan sexual  son personas cercanas a sus entorno familiar (tíos, compadres, abuelos, padrastros, padres entre otros). Por esta razón los niños no cuentan a nadie lo que está sucediendo. De allí la importancia del cuidado que deben tener los padres con sus hijos.

Lea también: Violencia doméstica en tiempo de incertidumbre Covid-19

Características conductuales del pedófilo

Esta personas conductualmente manifiestan poco interés sexual por los adultos, se pueden sentir atraídos por niños, niñas o por ambos, las estadísticas reportan más hombres que mujeres. Pertenecen a cualquier grupo social. Se relacionan mejor con los infantes  que con sus pares. Los acercamientos a los niños lo realizan desde el afecto para seducirlos y les ofrecen gratificaciones o también pueden usar la amenaza para intimidar y encubrir sus conductas. Con el uso de las tecnologías de información hoy día se hacen grupo capaz de hacer contacto con los niños con material explícitamente sexual (grooming, sexting o sexteo, sextorsion, streaming). Algunas especialistas del área de salud mental los consideran con baja autoestima, inmaduros, solitarios.

Por ser la sexualidad un área de la vida que repercute en diferentes ámbitos de la vida especialmente en el moral, afectivo y sexual los niños que han estado en contacto con este tipo de comportamiento sienten vergüenza, se sienten culpable de lo sucedido, no lo revelan los hechos ni siquiera a sus padres ni adultos significativos por temor, algunos en la edad adulta presentan conflictos en sus relaciones de pareja.

Foto Referencial

Conclusiones

La actividad sexual con niños desde el punto de vista de psiquiátrico es considerado un trastorno y legalmente una transgresión a la normativa legal. Será sancionado el individuo de acuerdo al alcance de su comportamiento. Pederasta es aquella persona que siente atracción sexual y tiene relaciones con  menores 12 años. Las repercusiones de las actividades sexuales de los niños con adultos acarrean en ello desconfianza, culpa, inseguridad; por ser un encuentro donde hay poder de dominación  del adulto hacia el niño  en una actividad en la cual evolutivamente el infante no está preparado. Y sobre todo irrumpe el principio de las relaciones sexuales: estas deben ser consensuadas.

Foto Referencial

Lea también: La Diversidad sexual es algo común

Dra. Navidia García

Ph.D  Psicología Cognitiva, Master en Orientación de la Conducta

Especialista en Asesoramiento  infantil, adolescente, pareja y familia

Comenta y se parte de nuestra comunidad