Vacuna contra el COVID-19
Foto Referencial

La Universidad de Oxford, en Reino Unido, está desarrollando una vacuna contra el COVID-19, y la misma ha generado grandes expectativas, al provocar una respuesta inmune en su fase de pruebas, en la que participaron 1.077 personas.

En dicho ensayo, los voluntarios presentaron una reacción positiva, y es que la esta vacuna contra el COVID-19 genera anticuerpos y las llamadas células T que pueden combatir el fuerte virus.

No obstante, aunque los hallazgos son alentadores, todavía no se puede cantar victoria, debido a que es muy pronto saber si esta vacuna contra el COVID-19 es lo suficientemente fuerte para garantizar la protección. Es decir, aún falta demostrar si la vacuna puede evitar que las personas se enfermen o solo disminuir sus síntomas.

Sarah Gilbert, investigadora del equipo de Oxford, manifestó que: «todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que se pueda confirmar si la vacuna ayudará a manejar la pandemia de COVID-19, pero estos primeros resultados son prometedores».

Foto Referencial

Lea también: AUDIO: Jóvenes retan a la muerte asistiendo a Fiestas Covid-19

¿Una vacuna parecida al coronavirus?

La prometedora vacuna lleva por nombre: ChAdOx1 nCoV-19. La misma está hecha de un virus genéticamente modificado que causa el resfriado común en los chimpancés.

Los especialistas aseveraron que se modificó con la finalidad que no pueda causar infecciones en las personas y también para hacer que «se parezca» más al coronavirus COVID-19.

Para llevar a cabo la modificación del virus, los investigadores transfirieron a la vacuna información genética de la «proteína espiga» del SARS-CoV-2, la herramienta crucial que utiliza el coronavirus para invadir nuestras células.

Lo que significa, que la vacuna se parece muchísimo al coronavirus, y esto le da al sistema inmune la posibilidad de defenderse y atacarlo.

¿Qué son los anticuerpos y las células T?

Los estudios sobre cómo combatir al coronavirus básicamente se han centrado en la importancia de los anticuerpos, pero éstos son sola una parte de las defensas de nuestro sistema inmune.

Los anticuerpos son pequeñas proteínas producidas por el sistema inmunitario que se adhieren a la superficie de los virus. Es decir, los anticuerpos pueden neutralizar y desactivar la enfermedad.

Por su parte, las células T son un tipo de glóbulos blancos que ayudan a coordinar el sistema inmune y pueden detectar qué células del cuerpo son infectadas y destruirlas.

Entendiendo esto, los científicos de la Oxford, consideran que aún es pronto saber cuánto puede durar esta protección, por lo que se debe esperar un tiempo para obtener las respuestas.

«No sabemos el nivel necesario para lograr la protección, pero podemos maximizar la respuesta con una segunda dosis», explicó Andrew Pollard, del grupo de investigación de Oxford.

Foto Referencial

Sin efectos secundarios…

No hubo reacciones peligrosas a la vacuna.

Aunque no se presentación reacciones peligrosos para la vacuna contra el COVID-19, el 70% de las personas que participaron en el ensayo, desarrollarlo fiebre y dolor de cabeza, síntomas que según los científicos se puede tratar con paracetamol.

¿Buenas noticias?

El objetivo principal es garantizar una vacuna que sea lo suficientemente segura como para suministrarla a la población.

A la fecha, están en ensayos clínicos unas 23 vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo, y otras 140 en etapas tempranas. Por lo que se espera tener buenas noticias en corto y mediano plazo.

Lea también: Fatiga crónica: efecto secundario del covid-19

Con información de: bbc.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad