Foto Referencial

A partir de los 30 años el metabolismo cambia. A partir de esta edad se empiezan a presentar los primeros indicios de desequilibrio hormonal. La retención de líquidos y el abdomen hinchado en la segunda fase del ciclo menstrual es común, además el gasto calórico desciende.

Los requerimientos de cada mujer van variando dependiendo de su edad, estatura, complexión y actividad física, pero estos disminuyen conforme  la edad, le mostramos una serie de recomendaciones para que obtenga una buena nutrición en los 30 años.

Foto Referencial

Lea también: Desayunos distintos para cada día de la semana

Vitaminas

Las vitaminas C y la E apoyan el sistema inmune. Para la primera se aconseja incorporar cinco veces al día frutas y verduras: melón, guayaba, arándanos, naranjas, pimiento, brócoli y col son buenas opciones. Y para la segunda, apostarles a la acelga, el aguacate, el calabacín, el tofu y los langostinos.

Ácido fólico

Conocido como vitamina B9, es vital antes y después de la concepción para evitar defectos en el bebé. Las legumbres, los vegetales de hoja verde, los cereales fortificados, los frutos secos y las semillas de girasol, entre otras, aportan este nutriente. Además hay que tener en cuenta que las vitaminas del grupo B, presentes en las carnes y los huevos, ayudan a aumentar la energía.

Fitonutrientes

Son esenciales por sus propiedades antioxidantes. El licopeno, que se encuentra en tomates, espárragos, zanahorias y sandías, protege a los hombres del cáncer de próstata.

Foto Referencial

Selenio

Se asocia a la fertilidad y a la reducción del riesgo de aborto. Hay que apostarles a las nuec,  los champiñones, el arroz integral, la avena, y también al atún, la langosta y la carne magra de cerdo.

También se recomienda:

  • Llevar una dieta completa, rica en nutrientes y baja en calorías, consumiendo todos los grupos de alimentos, con especial atención a las proteínas para aumentar la firmeza de los tejidos y evitar el estreñimiento. Son fuentes de proteínas las carnes blancas, legumbres, verduras y frutos secos.
  • Incrementar la hidratación y el consumo de fibra.
  • Introducir el mayor aporte calórico sólo en el desayuno . La cena, mejor cuanto más ligera.
  • Es recomendable tomar la fruta antes de las 18:00h, como media mañana o merienda. A partir de esta hora, consumir proteínas.
  • Reducir el consumo de sal para evitar la retención de líquidos.
  • Tomar infusiones que estimulen el drenaje linfático, como el té rojo o el té verde.
Foto Referencial

Lea también: Qué comer cuando se entrena

Con información: cr.emedemujer.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad