café soluble
Foto Referencial

El café es una bebida imprescindible para millones de personas. Muchos lo consideran el estimulante necesario por las mañanas para ponerse en marcha, el digestivo después de cada comida, el cómplice de confidencias en una conversación.

Actualmente, existen muchas variantes, aunque la más popular es el café soluble, por su rapidez de preparación y porque podemos ponerle intensidad al gusto.  Pero ¿es igual de saludable que el café molido?

El proceso de fabricación del café instantáneo implica la adicción de conservantes químicos y la disminución de granos naturales y, por tanto, de sus propiedades nutricionales, de sus componentes aromáticos y de los beneficios que el café molido sí tiene, como los antioxidantes.

Foto Referencial

Entre sus componentes está la acrilamida, que consumida en exceso aumenta el riesgo de cáncer y daño en los nervios. Además, suele llevar gran cantidad de azúcares añadidos, lo que hace lo menos saludable, en particular para los que tienen problemas de glucemia. A esto se añade el hecho de que somos nosotros los que elegimos las cantidades, lo que puede conllevar que lo hagamos más cargado y, por tanto, con más dosis de cafeína.

En comparación con otras variedades de café, el instantáneo no es el más saludable. En un consumo moderado encontrarás la clave.

Lea también: Frutas y verduras para tratar la retención de líquidos

Con información de: elconfidencial.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad