Foto Referencial

Científicos de la Universidad de Mánchester dicen que la inhibición de una proteína podrá detener o frenar la metástasis en el osteosarcoma.

Lea también: Nuevas pautas nutricionales y de actividad física para prevenir el cáncer

Para los 52.000 casos anuales detectados solo existe una supervivencia a 5 años de 42% a nivel mundial, debido a la rapidez de la metástasis de esta clase de enfermedad en edades tempranas. «Se puede propagar rápidamente a otras partes del cuerpo y es muy difícil de tratar. Una cuarta parte de los pacientes ya tiene metástasis cuando son diagnosticados aunque se detecte más adelante como una aparente recaída localizada».

Foto Referencial

Terapia menos agresiva

La Universidad de Manchester investigaron y identificaron un conductor de la metastasis (MMP9) reconocido por la rapidez de mutación. Luego se busco la proteína que la regula, la MAPK7, y al inhibirla se logró demorar el crecimiento tumoral en los ensayos con ratones. «Es un hallazgo con potencial para tratar el cáncer óseo metastásico», afirman investigadores de la Universidad de Mánchester y coautora del estudio. «Este trabajo ha descubierto una nueva opción para el osteosarcoma, algo que no hemos tenido en los últimos 40 años, y ya estamos en el proceso de desarrollar nuevos medicamentos contra esa proteína».

Hay un poca investigación, pero esa poca investigación sobre el osteosarcoma ha obligado a los investigadores empezar desde cero para así encontrar células tumorales que este circulando para que se puedan mantener vivas para perfilar su expresión genética.

Con información de: herlado.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad