inmunidad
Foto Referencial

Nuestros glóbulos blancos también llamados como linfocitos T, juegan un papel importante en nuestra inmunidad frente al COVID-19.

Estos desaparecen o se vuelven indetectables a los pocos meses de haber contraído la enfermedad.

Un estudio realizado por científicos ha concluido que hasta un 35% de los participantes tienen presente estas células inmuntarias frente al COVID-19.

mascarilla
Foto Referencial

La razón de esto, esta en los resfriados comunes, una quinta parte de los cuales pueden ser provocados por varios tipos de coronavirus.

Y muy probablemente han entrenado nuestro organismo a lo largo del tiempo para enfrentarse al SARS-CoV-2.

«Nuestros datos plantean la posibilidad de que las células T preexistentes hayan sido adquiridos probablemente en infecciones previas con el endémico HCoVs, responsable de aproximadamente el 20% de los resfriados comunes», explican los científicos en el paper publicado en la revista Nature.

De ser cierto este estudio, este acontecimiento tendría una gran relevancia a la hora de establecer las estrategias de inmunización de la población.

Lo que facilitaría enormemente alcanzar la ansiada inmunidad de grupo una vez que las vacunas sean desarrolladas.

Información 20minutos

Comenta y se parte de nuestra comunidad