Foto Referencial

El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020, que se celebra la primera semana de agosto,  es “Apoyar la lactancia materna contribuye a un planeta más saludable” y se basa en el impacto de la alimentación infantil en el medio ambiente y el cambio climático, destacando que es imperativo de proteger, promover y apoyar la lactancia materna para la salud del planeta y su gente.

La lactancia materna es única. Sus beneficios para la salud de la madre y el bebé, para el desarrollo nutricional, cognitivo y emocional de los niños, y para el medio ambiente y la economía no pueden ser reemplazados por ningún otro alimento.

Si ya eres mamá o estás embarazada, es natural que te hayas preguntado qué es lo más seguro para tu bebé durante el brote de la enfermedad pandémica causada por el coronavirus. Las pruebas están profundamente a favor de la lactancia materna. El contacto piel con piel y una lactancia materna, temprana y exclusiva, ayuda al bebé a desarrollarse, por lo que no hay razón para interrumpirla como consecuencia del virus. Hasta la fecha, no se ha detectado la transmisión de casos activos de la COVID-19 a través de la leche materna.

Estas son algunas respuestas a las preguntas habituales que se hacen las nuevas y las futuras madres.

Foto Referencial

Lea también: Infección vaginal ¿Cuántos hay y cómo se tratan?

¿Debería seguir la lactancia materna durante la pandemia?

Por supuesto. La leche materna contiene anticuerpos beneficiosos para mantener a los bebés sanos y protegidos de muchas infecciones. Los anticuerpos y los factores bioactivos de la leche materna pueden combatir la infección de la COVID-19, incluso si el bebé ha sido expuesto al virus.

Si tu bebé tiene 6 meses o es menor de esa edad, debes alimentarlo exclusivamente de leche materna. Cuando ya haya cumplido los seis meses, continúa con la leche materna y con alimentos complementarios saludables.

¿Pueden contraer la COVID-19 los bebés alimentados con leche materna?

Hasta la fecha, no se ha detectado la transmisión de casos activos de la COVID-19 a través de la lactancia, aunque los científicos siguen analizando la leche materna.

Practica con tu recién nacido el contacto piel con piel. Al colocarlo cerca de ti, facilitas la iniciación temprana a la lactancia materna, lo que también reduce la mortalidad neonatal. Se recomienda el inicio de la lactancia materna durante la primera hora tras el parto.

Foto Referencial

¿Debería mantener la lactancia materna si tengo, o sospecho tener, la COVID-19?

Sí, continúa la lactancia materna pero con las debidas precauciones. Estas incluyen: llevar mascarilla; lavarse las manos con agua y jabón, o con un desinfectante para manos con base de alcohol, antes y después de tocar a tu bebé; y, sistemáticamente, limpiar y desinfectar todas las superficies que hayas tocado. Solo necesitas lavarte el pecho en caso de que tengas tos sobre tu tórax. De no ser así, no es necesario que te lo laves cada vez que alimentes a tu bebé.

¿Debo continuar la lactancia si mi bebé si está enfermo?

Continúa dándole el pecho a tu niño o niña aunque esté enfermo. Tanto si tu pequeño contrae la COVID-19 como cualquier otra enfermedad, es importante seguir alimentándolo con leche materna. La lactancia refuerza el sistema inmunológico de tu bebé y a través de la leche materna tú le pasas a él tus anticuerpos, ayudándolo a combatir las infecciones. 

¿Qué precauciones debo tomar durante la lactancia materna?

Asegúrate de seguir las directrices del lavado de manos. Debes lavártelas con agua y jabón antes y después de tocar a tu bebé. También puedes utilizar un desinfectante para manos con base de alcohol. Es también importante que limpies y desinfectes todas las superficies que hayas tocado.

Además, debes lavar habitualmente los extractores de leche materna, los recipientes de almacenamiento de leche y los utensilios para la alimentación del bebé después de cada uso.

Foto Referencial

Tips sobre la lactancia materna

Es recomendable el contacto piel con piel, procurando que todo el cuerpo del bebé este en contacto con la madre, la ingesta de abundantes líquidos para la mamá y la alimentación balanceada. No existe ningún alimento que este comprobado que aumente la producción de leche materna. Lo más importante es que el bebé obtenga el mejor agarre, procurando que al abrir la boca introduzca la mayor parte de la areola, especialmente la parte inferior, y esto lo podemos corroborar cuando el mentón del bebé toca el pecho materno. Hay madres con pezones invertidos y pueden ayudarse con un ejercicio de succión con el aparato que saca la leche,  tratando que el pezón salga. La madre debe estar en una postura cómoda para ambos. Y finalmente lo más importante: la lactancia materna debe ser a libre demanda, es decir cada vez que  él quiera, esto es más o menos cada 2 horas, unas 8-12 veces al día y no retirarlo hasta que espontáneamente lo deje. Recuerda que en los primeros meses el bebé no necesita otros líquidos como el agua, solo la leche.

Lea también: ¿Qué es la microbiota vaginal y cómo mantener su equilibrio?

Por. Dra. Peggi Piñango
Comenta y se parte de nuestra comunidad