vacunas atusaludenlinea

Las vacunas del futuro serán el sueño de todo niño: se van a consumir como un dulce, no tendrán agujas y no necesitan refrigeración alguna, siendo esta una invención que facilitará en gran medida el transporte y distribución.

Esta vacuna consiste en estabilizar virus vivos y otros medicamentos biológicos. MAria Croyle, profesora de Farmacia en la Universidad de Texas (EEUU), señala que consiguió crear este sistema para administrar vacunas sin agujas.

La doctora señala que esta idea comenzó a desarrollarse en 2007, cuando institutos sanitarios les pidieron que desarrollaran un nuevo método de vacunación.

Leer más: El tumor de Wilms, una enfermedad que solo afecta a los niños pequeños

La idea de Croyle está desarrollada en una película sobre cómo se puede preservar el ADN de los insectos y seres vivos en ámbar. Esto les dio la idea de “los caramelos”.

Entre las primeras pruebas para conseguir este novedoso sistema de vacunas, unieron ingredientes naturales, azúcares y sales. Muchas de las primeras preparaciones mataba al organismo a medida que se cristalizaba el medicamento, destruyendo el virus.

Tras 450 intentos, todos durante un año entero, encontraron la formulación que suspende el virus y bacterias en una partícula desplegable. A partir de ese momento, introdujeron una modificación para que se sequen más rápido, lo que permite “preparar un lote de vacunas de manera rápida”.

El objetivo final es que las vacunas puedan tomarse como un caramelo duro y estén a la venta en el mercado en un plazo de dos años, como máximo. Con información de: 20Minutos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad