Foto Referencial

Cumplir años y envejecer es algo inevitable, si Dios no da esa dicha, lo que si podemos evitar es el deterioro orgánico que el paso del tiempo significa. Mi objetivo, durante todos estos años ejerciendo el periodismo de salud ha sido, el aprender y hacer entender a todos mis seguidores que, adoptando hábitos de vida saludables podemos llegar a longevos vitales e independientes, es decir, en buenas condiciones físicas y mentales.

Diversas investigaciones han encontrado conductas que, asumidas desde la juventud, o lo antes posible, son claves para vivir con salud llegados a la vejez. Estos hábitos son: no fumar, beber con moderación, hacer ejercicio regularmente, incluir en su dieta diaria vegetales y frutas, o lo que es lo mismo mucho color, porque todo ello reduce el riesgo de desarrollar alguna discapacidad, enfermedad crónica o problema de salud mental.

Cada una de estas costumbres per se aporta beneficios pues incrementan nuestras posibilidades de bienestar en un 50%, pero implementadas todas juntas aumentan dichas posibilidades de llegar a viejitos como dicen los españoles “a tope”, hasta 3 veces.

Si te penen a elegir entre vivir haciendo “de todo” a lo loco; y llegar a tus «años dorados» con vigor para disfrutar más de la vida ¿Qué elegirías? ¿Te cuidarías más?

Si quieres vivir más y mejor entonces repito, no fumes, consume bebidas alcohólicas con moderación, haz ejercicio de forma regular, por lo menos 3 horas a la semana de actividad moderada o 1 hora de actividad vigorosa; y come frutas y verduras a diario. Todo en conjunto te permitirá gozar de un buen funcionamiento cognitivo, mental, físico, respiratorio y cardiovascular.

Foto Referencial

Lea también: Ansiedad… Un gran demoledor de nuestra calidad de vida

Ahora bien, ¿Quieres seguir sumando a tu bienestar?

Los expertos aseguran que entre más hábitos saludables adoptes, mayores serán tus puntos a favor para envejecer saludablemente por ello, también toma nota de estas otras recomendaciones:

Evita el azúcar

Porque sus moléculas, dentro de las muchas que existen, son unas de las que mayor daño le causa al cuerpo. La fructosa es un agente proinflamatorio muy potente que genera productos finales súper tóxicos y que dan lugar a enfermedades degenerativas crónicas en la vejez. También promueve un crecimiento peligroso de células grasas alrededor de los órganos vitales que conducen a la diabetes y a enfermedades cardíacas.

Como ya deben haber leído, aumentan los niveles de insulina y leptina pero, además disminuye la sensibilidad del receptor para estas dos hormonas, lo que propicia el envejecimiento prematuro y el surgimiento de variadas enfermedades.

Foto Referencial

Por tanto, debemos evitar los alimentos procesados de baja calidad como las tortas, galletas, dulces y «carbohidratos complejos» almidonados.

Realiza ejercicio de alta intensidad

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad también crea un impulso natural en la producción de hormonas del crecimiento humano que resulta esencial para gozar de una buena salud, fuerza y vigor.

Mantén a raya el estrés

Tienes que controlar el estrés cotidiano y procura asumir una actitud positiva. Las emociones negativas desempeñan un papel muy importante en el surgimiento de casi todas las enfermedades físicas, como las cardíacas, la artritis y el cáncer, más en las mentales como la depresión.

Por tanto, es indispensable que cada día te digas: “Hoy es un buen día», un mantra que a mí no me falla. La meditación, la oración, las redes de apoyo social y la actividad física, como ya te he escrito en otras entregas, son opciones increíbles que pueden ayudarte a mantener el equilibrio emocional y mental.

estrés
Foto Referencial

También, el consumir ciertos alimentos te pueden servir de apoyo para bajar los niveles de estrés como, por ejemplo: las verduras de hoja verde, los vegetales fermentados, las moras, el salmón y el chocolate negro, así como ingerir bebidas ricas en antioxidantes, como el té verde y el café tostado oscuro.

Consumir grasas omega-3 de alta calidad y de origen animal más subir tus niveles de Vitamina D

El tener niveles más altos de vitamina D frena el que se den cambios acelerados y relacionados con el envejecimiento de nuestro ADN, con ello, hago referencia al acortamiento de los telomeros. Las personas con niveles bajos de vitamina D tienen más probabilidades de desarrollar diabetes, presión arterial alta y enfermedades cardiovasculares.

Una forma de obtener Vitamina D es a través de una exposición moderada a los rayos sol, preferiblemente a primera hora del día, todos los días.

Foto Referencial

También asegúrate de obtener suficiente vitamina K2 para equilibrar los niveles de vitamina D y lo puedes lograr a partir del consumo de vegetales fermentados.

Ayuno intermitente

Puede ser una buena alternativa si lo haces guiado por un médico, preferiblemente endocrino, pero solo por una cantidad específica de días al mes y cuidando tu alimentación en general. Además, entendiendo que su uso es favorable como HERRAMIENTA TERAPÉUTICA y NO como una dieta para bajar de peso o como una forma de vida.

Bien hecho o aplicado, repito, siguiendo unas normas, puede entre otras cosas: normalizar los niveles de grelina u «hormona del hambre»; promover la producción de la hormona de crecimiento, que desempeña un rol esencial en la salud y ralentiza el envejecimiento. El ayuno intermitente, también disminuye los niveles de triglicéridos, reduce la inflamación y disminuye el daño de los radicales libres.

Foto Referencial

Insisto, para hacerlo, debes consultar con un endocrino y especialista en medicina antivejez, de manera que puedas asumirlo de forma correcta y responsable, de lo contrario corres un gran riego de dañar tu salud. Me aterra ver en las redes como difunden esta práctica desde el desconocimiento sin medir las consecuencias.

Finalmente…

Envejecer de forma saludable es como un “ahorro” cuyos beneficios disfrutaremos a largo plazo. La mayoría de la gente vive, queriendo obtener los resultados de un día para otro y muchas veces, eso no es así. No hay una «solución rápida» o una varita mágica, porque en términos generales, cuanto mejor trates a tu cuerpo durante toda tu existencia, mejor será tu vejez.

Yo, a mis casi 50, tengo un mejor estado físico que cuando tenía 25. Nunca cambiaría mi fuerza muscular, flexibilidad y el conocimiento que tengo hoy con mi condición orgánica de aquella época.

Tú también puedes lograr un bienestar tanto físico como mental y hacerlo a cualquier edad. Así que, te invito a comenzar desde ya, porque muchos aspectos la vida mejoran con los años.

Lea también: La salud sus horarios…. Importancia de comer a la hora

Comenta y se parte de nuestra comunidad