Foto Referencial

Uno de los pilares con los que se construye un corredor, de distancias largas, son las corridas “largas” a las cuales, los que corremos, las llamamos “largos”. Ahora bien, cuidado, porque este concepto es relativo y es ajustable para cada quien, según la experiencia, el nivel y a la prueba para la cual se esté entrenando. Digamos que en promedio un “largo” sería esa distancia que supera en un 20 o 30% el kilometraje que habitualmente se recorre. Por ejemplo, si estoy corriendo 3 veces a la semana 10Kms por corrida, un largo sería correr entre 15Kms y 20Kms.

Este tipo de corridas largas, cobra mayor valor si nos estamos preparando para hacer una distancia larga, es decir, una media maratón o más, en estos casos es muy necesario meter un día a la semana de corrida de gran distancia para ir acostumbrándonos, poco a poco, a correr un tiempo similar al de compromiso deportivo. La velocidad o el ritmo es otro tema que hoy no tocaré.

Si bien en esta pandemia mi prioridad no es prepararme para un maratón o media maratón, sino mantenerme saludable en general y por su puesto libre de #Covid19, les voy a hablar en esta entrega para caraotadigital.net, de los beneficios que, a largo plazo, me ha reportado el correr, así como también, los efectos positivos que las corridas largas de los domingos pueden representar para los amantes del running. ¿Por qué? Para que se animen a correr mas y mejor como herramienta maravillosa para mantener y ganar bienestar.

Foto Referencial

Lea también: La salud sus horarios…. Importancia de comer a la hora

Beneficios de correr pasado el tiempo…

La verdad, me encanta #correr, y supongo que todos los que me siguen desde hace rato, lo han notado. Y los domingos, es mi día preferido para hacerlo, porque siempre corro largo en tiempo y distancia, por ello hoy, se me ocurrió compartirles, los beneficios que, a largo plazo, me ha brindado el correr. En noviembre, cumpliré 10 años haciéndolo.

Quizás leyéndome, te motives y comiences a hacerlo poco a poco, como lo hice yo. Toma nota de lo que he logrado:

1. Pierdes peso, si en paralelo, comienzas a balancear tu ingesta de alimentos en general y disminuyes las grasas. Si lo haces créeme que tu % de grasa puede bajar sustancialmente porque corriendo se queman muchas calorías.

2. Los que padecen de estreñimiento pueden mejorar su condición. Tus intestinos se ponen en marcha cuando corres.

3. Te sientes más feliz, increíble como tu ánimo cambia en la medida que lo haces y al terminar puedes llegar a sentir hasta euforia. Por eso, siempre les he dicho que es el mejor antidepresivo. Para mí es el terapeuta perfecto, porque en los trayectos suelo encontrar soluciones a muchos de mis problemas.

4. Ganas en fuerza y resistencia mental y física. Me atrevería a decir que las enfermedades se pasan más rápido y los problemas también.

5. Tu actividad aumenta, porque la energía que ganas corriendo hará que tengas más ganas de hacer cosas.

6. Te das cuenta que puedes recorrer trayectos que antes te parecían más largos, porque comienzas a ver una distancia de 2 o 3 kms. como una tontería (que en realidad lo son). Por ejemplo, de mi casa a la oficina son 3Kms. Y de mi casa a la radio son 3,5Kms; y que, si no fuera por la necesidad de llevar cosas como la computadora o colocarme zapatos de tacón alto, fuera corriendo y tardaría “nada” en llegar.

7. Puedes, al comer, darte gustos de vez en cuando, sin sentir remordimientos, porque sabes que esas calorías las quemarás corriendo un poco más al día siguiente.

8. Tu cuerpo cambiará para bien, lo sentirás más firme.

9. El comprometerte con un entrenamiento te hará más disciplinado, ya que te costará menos ponerse nuevos objetivos y cumplirlos, es decir, desarrollarás la voluntad.

10. Podrás conocer a más personas y tus posibilidades de socializar aumentarán.

Lea también: Si es posible… ¡Envejecer saludables!

Beneficios de las distancias largas para los corredores…

El ir aumentado las distancias genera muchos efectos positivos para los amamantes del running que vale la pena considerar, así que vean lo que aprendí de la mano de un experto:

Para comenzar, mejora la capacidad de almacenar glucógeno muscular, este es un estupendo combustible, fundamental para no perder la energía durante carrera. A su vez, el cuerpo en la medida que entrenamos usará de una manera más eficiente la grasa como combustible, pudiendo así ahorrar un valioso recurso, que ya les mencioné, el glucógeno. La grasa es una efectiva fuente de energía, sobre todo cuando pretendemos mantener una “velocidad constante” que es la usual en los “largos”.

Por otra parte, este tipo de entrenamiento aeróbico prolongado ayuda al músculo a reclutar fibras rápidas que normalmente no se utilizaran y con ello, se evita la fatiga prematura de las fibras lentas.

Foto Referencial

El tomar un día a la semana para correr más kilómetros nos enseña a correr relajados, porque se aprende a experimentar la fatiga de manera progresiva y con ello, también aprendemos a economizar la energía y moldear más moderar toda la gestualidad de nuestro cuerpo: hombros, brazos, manos, etc., es decir, vamos controlando y armonizando todo lo que movemos corriendo. Todo esto, porque tenemos el tiempo suficiente para autoevaluarnos.

Otro aspecto positivo es el psicológico, ya que vamos ganando resistencia y paciencia, ante el tiempo que transcurre y en el cual somos capaces de mantenernos en movimiento, puesto que entrenar la paciencia y la fatiga mental también es necesario y con los “largos” vamos acostumbrando a nuestra mente a soportar el esfuerzo.

Adicionalmente, nos hacemos conscientes de la velocidad a la que debemos correr para soportar o resistir la distancia que nos planteemos; y a su vez, podemos ir midiendo el cómo hidratarnos y qué comer (carbohidratos) para recargar energía. Se trata de entrenar nuestro sistema digestivo, qué toleramos y qué no. Resumiendo, el hacer “largos, no ayuda además a saber qué, cuándo, cuánto y cómo beber y comer durante una prueba.

Por último, correr largos, mejora mucho nuestra motivación porque en la medida que avanzamos en distancias nos sentimos más seguros, capaces, y aptos para cumplir nuestras metas. Por ejemplo, si te estuvieras preparando para una media maratón y realizas corridas de 16 o 18 kilómetros, estarás seguro que el día de la prueba llegarás.

Lea también: Ansiedad… Un gran demoledor de nuestra calidad de vida

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad