El teléfono se ha vuelto parte de nuestro día a día, y es uno de los objetos indispensables que no podemos dejar en casa. Y como consecuencia, nos hemos vuelto adictos.

Un estudio de la agencia internacional Furry afirma que en promedio, tanto hombres como mujeres, pasan cinco horas diarias viendo sus smartphones. Y, la verdad es que esta cifra representa un riesgo directo para las relaciones sociales.

Con esta acción es sencillo sentirse ignorado, molesto, o incluso apartado por un pequeño artefacto.

El psicólogo David Sbarra (Universidad de Arizona, Estados Unidos) llamó a este comportamiento «tecnoferencia», explica por qué los humanos se sienten tan atraídos hacia sus teléfonos inteligentes, y cómo éstos dispositivos afectan de manera negativa las relaciones cercanas.

Imagen referencial

Hoy día el uso de los teléfonos inteligentes y el fácil acceso constante a redes sociales, hacen más difícil que nunca que las personas hablen largas horas cara a cara, o bien, incluso se vuelve dudosa la seguridad al intercambiar mensajes por teléfono.

Sbarra no cataloga a los celulares como objetos malos, ya que es claro que tienen varios beneficios actuales.

Al contrario, invita a entender el impacto de las conexiones virtuales y cómo pueden afectar las relaciones del «mundo real».

Dejar el celular de lado un momento no cambiará nada, y en cambio, podrías entablar relaciones directas más sanas.

Con información de: https://www.vix.com

Lea también: Señales de que tu pareja y tú están listos para vivir juntos

Comenta y se parte de nuestra comunidad