Foto Referencial

Su delicioso sabor, olor y frescura hacen de las frutas uno de los alimentos fundamentales en nuestra alimentación diaria. Sin embargo, muchas veces se ven envueltas en una maraña de dudas y mitos (generalmente falsos), y aquí te aclararemos esas dudas más frecuentes.

Mito 1: Comer frutas de noche o de postre engorda

Según María José Tapia, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), esto es muy falso. «En la alimentación, el orden de factores no altera el producto. Existen múltiples mitos que recomiendan comer la fruta al principio del almuerzo, pero el orden de su consumo no va a modificar que se gane más o menos peso; dependerá de la cantidad y tipo de alimento consumido«, indica.

Mito 2: Comer mucha fruta puede producir diabetes

Otra creencia negativa desmentida por el nutricionista Carlos Ríos tiene que ver con la incidencia de diabetes y la ingesta de frutas, «con ese tema llevamos años luchando, todavía hay personal sanitario que recomienda limitar la ingesta de fruta a una pieza al día en pacientes con diabetes. Cuando, al contrario, deberían potenciar su consumo por ser altas en fibra y vitaminas«, destaca.

Mito 3: Si estás a dieta, no comas ni plátano ni aguacate

Foto Referencial

La nutricionista Beatriz Robles, lo tiene claro: «Eso se dice porque, en proporción, tienen más kilocalorías que otras frutas. El plátano tiene más hidratos de carbono y el aguacate es una fruta grasa. Pero no deben eliminarse de las dietas. Lo que importa es el efecto metabólico; hay que valorar los alimentos en su conjunto y no mirar la cantidad de calorías, grasas e hidratos por separado. Por ejemplo: el aguacate tiene grasa, sí, pero es ácido oleico, el mismo que el aceite de oliva virgen extra. Y los plátanos contienen fibra, micronutrientes, flavonoides, no producen picos de glucemia, sus componentes se absorben más lentamente y tienen un efecto saciante«.

Mito 4: Es igual comer fruta que tomar zumo o batidos

En un zumo exprimido —ya sea hecho en casa o del supermercado—, los azúcares son libres (como en los refrescos), no son los intrínsecos a la matriz de la fruta«, explica Robles. Además, al tomar un zumo «pierdes la fibra de la fruta natural y la sensación de saciedad que produce al masticarla» —detalla—; «no es lo mismo comerte una naranja entera en cinco minutos que beberte en 15 segundos tres naranjas exprimidas«, asegura.

MITO 5: Es mejor no mezclar fruta

Una dieta variada, rica en frutas y verduras diferentes, aporta distintos nutrientes, se asocia con un mayor beneficio que consumir sólo un tipo de fruta o verdura. Por lo que no hay ninguna evidencia, así que no es ni rebatible.

Lea También: Beneficios de la leche de avellanas

Con Información de Huffingtonpost.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad