Foto Referencial

Javier López tiene 41 años, es enfermero y farmacéutico, le diagnosticaron psoriasis siendo tan solo un joven de quince años, desde entonces su enfermedad ha ido evolucionando. Sin emabargo, esto no ha sido una limitante para que Javier pueda ayudar a otras personas que padecen esta misma condición, diseñó un plan conjunto con dermatólogos para que otros pacientes mejoren esta patología.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel, que ocasionalmente también afecta a las articulaciones, y que provoca enrojecimiento, descamación, dolor e hinchazón. Puede manifestarse con diferente intensidad a lo largo de la vida y no es contagiosa.

Se calcula que una de cada cuatro personas sufre de psoriasis, es decir afecta al 3% de la población mundial, y aparece principalmente entre los 15 y los 35 años, aunque también puede manifestarse en niños y personas mayores.

Esta patología comienza en el sistema inmunológico, concretamente en los linfocitos T. Estas células se activan de forma indebida y originan diferentes respuestas celulares, como la proliferación y dilatación de los vasos sanguíneos.

En el resto de las personas el cambio celular de la epidermis ocurre durante los primeros 30 días de la aparición de la enfermedad. Este hecho provoca que se acumulen en la superficie placas de piel gruesa, descamada y rojiza que producen picor o dolor.

Causas más comunes

Foto Referencial

Aunque se desconoce el origen concreto de esta enfermedad, sí se sabe que existe una predisposición genética. De hecho, se ha localizado el gen cuya alteración influye en la aparición de la patología.

Diversos estudios también señalan que es una enfermedad hereditaria. Si uno de los dos padres es psoriásico, uno de cada ocho hijos puede sufrirla; si son los dos progenitores los afectados, la probabilidad asciende a uno de cada cuatro. Sin embargo, no por el hecho de ser psoriásico, los hijos van a serlo, además puede ocurrir que se herede la alteración genética, pero no se desarrolle la enfermedad, porque también intervienen factores externos en su aparición.

Dentro de los factores externos que pueden desencadenarla destacan:

  • Infecciones crónicas.
  • Estrés nervioso.
  • Obesidad.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Enfermedades como la artritis reumatoide.
  • Cambios hormonales.
  • Traumatismos (heridas, golpes, quemaduras solares, etc).

Cuáles son los síntomas

Foto Referencial

María Pérez comenta que ha tenido episodios donde presentado psoriasis en casi  todo su cuerpo  incluso las uñas “hubo momentos donde me dada terror ponerme un vestido por miedo a que la gente viera las escamas en mis piernas, pero con la ayuda de mi psicólogo y dermatólogo, he ido superando estos miedos, es importante que la gente entienda que esta enfermdad no es contagiosa”, indica.

La psoriasis puede manifestarse de forma lenta o aparecer de forma repentina. Además, los síntomas pueden desaparecer durante un periodo de tiempo y volver a aparecer.

La dermatólogo  Marina Canseco, explica que “las manifestaciones más habituales son lesiones cutáneas en forma de placas cuyo tamaño puede variar y se caracterizan por estar enrojecidas y recubiertas por escamas blanquecinas de forma y tamaño diferentes, algunas pueden tener el tamaño de la uña del dedo meñique, pero otras pueden extenderse hasta cubrir grandes superficies del cuerpo, adoptando una forma de anillo o espiral”, dice.

Las ubicaciones más frecuentes son los codos, las rodillas, el cuero cabelludo, la espalda y los glúteos.

La descamación puede ser confundida con caspa grave, pero las placas características de la psoriasis, que mezclan áreas escamosas con otras completamente normales, se distinguen de la caspa.

La psoriasis también puede aparecer alrededor y debajo de las uñas, aumentando el grosor y deformandolas. Las cejas, las axilas, el ombligo y la ingle también pueden resultar afectados. Otros síntomas que pueden presentarse son:

  • Dolor.
  • Lesiones genitales en los hombres.
  • Modificaciones en las uñas que van desde el color (tonalidades entre el amarillo y el marrón), grosor (más gruesas y el desprendimiento y separación de la piel).
  • Caspa.
  • Inflamación en las articulaciones

Tipos de Psoriasis

Existen varios tipos de psoriasis, aunque los especialistas prefieren hablar de distintas formas de presentación de la enfermedad. Se puede clasificar según su gravedad, su forma y el patrón de las escamas. El doctor Iñigo de Felipe, especialista en problemas de la piel las clasifica de la siguinete forma:

Según gravedad

  • Psoriasis leve: cubre un 2 por ciento o menos de la piel del cuerpo. Suelen ser lesiones aisladas localizadas en rodillas, codos, cuero cabelludo, manos y pies. El tratamiento es de uso tópico , puede ser alergias por el uso de (cremas, lociones, champús), entre otros
     
  • Psoriasis moderada: cubre entre el 2 y el 10 por ciento de la superficie corporal. Puede aparecer en brazos, piernas, tronco, cuero cabelludo y otras áreas. El tratamiento que reciben los pacientes es de uso tópico y fototerapia. En algunos casos puede incluir también terapia farmacológica.
     
  • Psoriasis grave: cubre más del 10 por ciento de la piel del cuerpo. Suele tratarse con fototerapia y medicaciones orales.

Según la forma y patrón de las escamas

  • Psoriasis en placas: conocida como ‘psoriasis vulgaris’. Esta es la forma más típica de la enfermedad (un 80 por ciento de los casos se corresponden con este tipo). El paciente presenta descamación excesiva  en la piel debido a las células muertas. Otros síntomas también incluyen dolor y picor en la piel, así como resquebrajamientos.
     
  • Psoriasis en guttata o gotular: este tipo se manifiesta como pequeñas gotas rojizas en la piel que aparecen en el tronco y las extremidades y a veces en el cuero cabelludo. Sin embargo, estas lesiones no son tan gruesas como las de la psoriasis en placas. Puede estar causada por algún tipo de infección y suele aparecer durante la infancia.
     
  • Psoriasis inversa (en pliegues): aparece en axilas, ingles, bajo las mamas y en los pliegues de genitales o glúteos. Este suele manifestarse en pieles lisas y secas, en forma de enrojecimiento e inflamación, pero no en escamas. La psoriasis inversa es especialmente propensa a la irritación por el roce y el sudor, por eso las personas obesas tienen más problemas.
     
  • Psoriasis eritrodérmica: es un tipo inflamatorio de psoriasis poco frecuente que suele afectar a la mayor parte del cuerpo. Se caracteriza por un enrojecimiento de la piel muy acusado y agresivo. Dentro de este grupo se encuentra la forma seca y la húmeda o más grave.
     
  • Psoriasis pustular generalizada: también llamada psoriasis pustular de Von Zumbusch. Es muy poco común y se manifiesta con grandes áreas de la piel enrojecidas, que duelen y producen pústulas (hinchazón que se produce en la piel debido a la acumulación de pus, muy similar al acné). Cuando estas pústulas se secan vuelven a aparecer de forma cíclica.
     
  • Psoriasis localizada: en este tipo, las lesiones de la piel se localizan en las puntas de los dedos y a veces en los pies. Se caracterizan porque pueden ser dolorosas e incapacitantes, llegando a producir deformidad en las uñas y en los casos más graves, cambios en los huesos de la cara.

Artritis psoriásica

Foto Referencial

Según los especialistas la artritis psoriásica es una forma de inflamación crónica de las articulaciones que afecta entre al 10 y el 30 por ciento de los pacientes con psoriasis. Esta patología, caracterizada por un color rojo en el piel, además de dolor e hinchazón de las articulaciones, puede aparecer en cualquier momento, aunque suele desencadenarse entre los 30 y los 50 años.

Las zonas que se ven afectadas son principalmente los dedos de las manos y los pies, la columna lumbar y sacra, las rodillas y las muñecas.

En la artritis psoriásica juega un papel muy importante el diagnóstico precoz, ya que si no se trata con rapidez puede provocar daños irreversibles en las articulaciones.

Diagnóstico

Actualmente el diagnóstico de la enfermedad se hace mediante la observación del área donde aparecen las descamaciones y las lesiones cutáneas. A medida que la psoriasis avanza, los médicos pueden reconocer fácilmente su patrón de descamación característico, por lo queen general, no hace falta hacer pruebas diagnósticas.

En algunas ocasiones los especialistas realizan una biopsia de la piel para confirmar en qué grado está la enfermedad y descartar otras patologías que puedan compartir el aspecto similar y los síntomas.

Tratamientos

Foto Referencial

Cada paciente presenta un caso diferente, por lo que el tratamiento depende del tipo de la psoriasis. A pesar de que no existe cura para esta enfermedad, sí se puede mantener totalmente controlada y en algunos casos los síntomas (inflamación, enrojecimiento, descamación y picor) no tienen por qué volver a aparecer. Los diferentes tratamientos que se aplican son:

Sustancias de uso tópico

Este es el tratamiento inicial para la mayoría de los psoriásicos, el dermatólogo recomienda cremas, lociones, limpiadores y pomadas aplicadas en las zonas.

Fototerapia

Algunos pueden necesitar fototerapia con luz ultravioleta artificial (rayos UVB) o una combinación de luz ultravioleta y medicaciones, denominada PUVA (psoraleno junto con la exposición a luz ultravioleta UVA), también conocida como fotoquimioterapia. Se toma el medicamento por vía oral o inyectado para potenciar los efectos de los UVA.

Fármacos sistémicos:

Normalmente de tipo oral, aunque también pueden necesitar inyectables.

  • Esteroides: Entre los más comunes para la psoriasis leve y moderada. Son medicamentos que imitan la acción de ciertas hormonas que produce de forma natural el organismo.
     
  • Alquitranes: Las preparaciones basadas en alquitranes se han empleado durante siglos para tratar la psoriasis. Una de sus principales desventajas es el olor desagradable que desprenden.
     
  • Calcipotriol: es una forma sintética de la vitamina D, que se emplea en el tratamiento de la psoriasis leve o moderada. No actúa de forma rápida, pero a largo plazo es eficaz para controlar la psoriasis. No se recomienda aplicar en la zona de la cara, donde puede causar irritación.
     
  • Retinoides: Derivados de la vitamina A. Suelen emplearse combinados con esteroides.
     
  • Antralina: Es eficaz en la psoriasis leve o moderada y no plantea efectos secundarios a largo plazo, pero puede ser irritante para la piel.
     
  • Ácido salicílico: El ácido salicílico se utiliza como tratamiento complementario. Se emplea para eliminar las escamas de las placas de psoriasis y dejar preparada la piel para la aplicación de medicamentos de uso tópico.

Terapias psicológicas

Foto Referencial

Convivir con una enfermedad crónica suele ser muy duro, no solo para el paciente sino también para los familiares, así lo menciona la psicóloga clínico Marelys Duarte, quien  explica que “el diagnóstico de la psoriasis y la artritis psoriásica necesita de un tiempo de aceptación y adecuación a la nueva situación. Se debe contar con un círculo íntimo de familiares y amigos que apoyen y acompañen al paciente es muy importante para evitar caer en estados de desánimo, depresión y angustia asociados a estas dolencias en un alto porcentaje de quienes lo sufren”, detalla Duarte.

En algunas circunstancias los paciente de psoriasis suele sufrir episodios de soledad, depresión, auto rechazo, y estrés; ante esto, la persona puede acudir a grupos de apoyo, terapias psicológicas, y asociaciones para recibir ayuda, sentirse escuchado y protegido por personas que estén pasando por la misma situación que conviven con la enfermedad diariamente.

El objetivo es crear espacios de encuentro donde compartir experiencias, dudas e inquietudes y facilitar herramientas y aptitudes que ayuden a los pacientes a mejorar su salud y su calidad de vida.

¿Puede el sol mejorarme la psoriasis?

Si, sin embargo no es conveniente las exposiciones prolongadas ya que algunas veces la psoriasis puede empeorar. El sol forma parte del arsenal terapéutico que disponen muchos especialistas para el tratamiento de la psoriasis mediante las cámaras de rayos utravioleta.

Otro de los factores a tomar en cuenta al tratar un paciente con psoriasis es el emocional ya que es desencadenante de la enfermedad por lo que se debe bajar el nivel de estrés y ansiedad.

Higiene

Es fundamental que los pacientes con psoriasis mantengan una higiene adecuada en la piel para evitar que se produzcan infecciones que pueden originar lesiones y un nuevo brote de la enfermedad.

Cómo prevenirla

En la actualidad no se conoce ningún método que ayude a prevenir la aparición  de esta patología. La psoriasis es una enfermedad crónica que se mantiene durante toda la vida. Si el paciente recibe el tratamiento adecuado el impacto sobre su calidad de vida se puede controlar.

Los especialistas aconsejan mantener la piel humectada y limpia, así como evitar los desencadenantes específicos.  Siempre es aconsejable no medicarse y ante los primeros síntomas acudir al médico.

Una celebridad habla de esta enfermedad

Foto Referencial

La famosa celebrity Kim Kardashian reveló en febrero de 2019 que padece esta enfermdad. De hecho,  ha publicado algún selfie en sus redes sociales de su cara en el que vislumbra, las rojeces que cubren su cuerpo cuando la psoriasis hace acto de aparición.

Kardashian ha compartido su experiencia con la psoriasis y su relación con la enfermedad.  La famosa empresaria ha mencionado que conoce esta patología desde que era una niña, debido a que  su madre también la sufre. Sin embargo, no se dio cuenta de lo duro que es vivir con esta enfermedad autoinmune hasta que experimentó su primera crisis a los 25 años. También tuvo que aprender por sí misma lo que funcionaba y no con su piel: mientras a su madre le aliviaba tomar rayos uva, a ella le irritaban aún más.

En realidad, Kim Kardashian ha sufrido los ataques más agresivos de psoriasis en su treintena.  “Durante los últimos ocho años, no ha habido día en el que no haya sufrido el picor, el dolor y la irritación de la psoriasis en alguna parte de mi cuerpo, sobre todo en mi pierna derecha. En los peores momentos, cuando la psoriasis llega a mis manos, no puedo ni coger el teléfono”, indica.

De hecho, así fue como descubrió que sufría psoriasis reumática. El dolor que conlleva puede llegar a ser insoportable.

Afortunadamente, a estas alturas de su vida Kim Kardashian reconoce que «he llegado a un punto en el que convive a gusto con la psoriasis«. Y le envía mensajes a otras personas que sufran la misma enfermedad: «Si tienes psoriasis, no puedes dejar que arruine tu vida o te arrebate lo mejor de ti. Tienes que hacer lo que puedas para convivir lo más cómodamente con la enfermedad pero no dejar que se apropie de toda tu vida«, un excelente consejo para quienes pasan por esta misma enfermedad.

Comenta y se parte de nuestra comunidad