Foto Referencial

El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas que muchas mujeres tienen una semana o dos antes de su período menstrual, como hinchazón, dolores de cabeza y mal humor. Para algunas mujeres estos síntomas pueden ser tan severos que faltan al trabajo o a la escuela.

No se conoce la causa exacta del SPM. Parece estar relacionado en parte con los cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual. Las mujeres con SPM también pueden responder de manera diferente a estas hormonas. Los cambios en los niveles de hormonas del cerebro pueden jugar un papel. Las variaciones de serotonina, un químico del cerebro (neurotransmisor) que se cree que cumple una función esencial en los cambios de humor, pueden desencadenar los síntomas del síndrome premenstrual. Las cantidades insuficientes de serotonina pueden contribuir con la depresión premenstrual, así como con la fatiga, los antojos de comida y los problemas del sueño. El SPM puede estar relacionado con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.

Es más frecuente en  mujeres  entre 20 y 30 años. Tres de cada cuatro mujeres dicen que tienen síntomas de SPM en algún momento de su vida. En la mayoría de los casos, los síntomas son leves. Menos del 5 % de las mujeres en edad reproductiva sufren un tipo de SPM más grave llamado trastorno disfórico premenstrual. El SPM suele ser más frecuente entre mujeres que  tienen antecedentes familiares de depresión o  tienen  antecedentes personales de depresión o depresión postparto.

Foto cortesía

Lea también: ¿Es normal tener dolor menstrual?

¿Cuáles son los síntomas de este síndrome?

Los síntomas de SPM son diferentes para cada mujer. Puedes tener síntomas físicos como hinchazón o gases, o síntomas emocionales como tristeza, o ambos. Tus síntomas también pueden ir cambiando a lo largo de tu vida.

Los síntomas físicos de SPM pueden incluir: inflamación o sensibilidad en los senos, acné, constipación o diarrea, hinchazón o gases, calambres, dolor de cabeza o de espalda, menor tolerancia a los ruidos o a la luz.  Los síntomas emocionales o mentales del SPM incluyen: irritabilidad o comportamiento hostil, cansancio, problemas para dormir (dormir demasiado o demasiado poco), cambios en el apetito, problemas para concentrarse, tensión o ansiedad, depresión, sensación de tristeza o ciclotimia, cambios de humor, disminución de la libido.

Los síntomas de SPM pueden empeorar después de los 30 o 40 años, a medida que te acercas a la menopausia y estás en la etapa de transición hacia la menopausia, llamada perimenopausia.

Esto es especialmente válido en mujeres cuyos estados de ánimo cambian con los niveles hormonales durante el ciclo menstrual. En los años previos a la menopausia, tus niveles de hormona también suben y bajan de maneras impredecibles, a medida que tu organismo atraviesa lentamente la transición. Puedes tener los mismos cambios de estado de ánimo, o pueden empeorar.  El SPM desaparece con la menopausia, que es cuando ya no tienes tu período menstrual.

Foto Referencial

¿Cómo puedes mejorar los síntomas?

  • Practica actividad física aeróbica regular durante el mes. Los ejercicios pueden mejorar  síntomas como depresión, dificultad para concentrarte y fatiga.
  • Alimentación saludable. Evitar alimentos y bebidas con cafeína, carnes rojas, sal y azúcar durante las dos semanas previas al período menstrual puede reducir muchos síntomas del SPM. Ingiera carbohidratos complejos (como granos integrales y panes integrales, pasta y cereales), fibra y proteínas.
  • Evita el estreñimiento. Consume alimentos con fibra y aumenta la ingesta de agua.
  • Duerme lo suficiente. Trata de dormir al menos ocho horas cada noche. La falta de sueño está vinculada con la depresión y la ansiedad, y puede empeorar los síntomas del SPM, como los cambios de humor.
  • Mejora los niveles de estrés. Conversar con amigos, escuchar música, practicar algún hobbie. También es recomendable la práctica de yoga, relajación y la meditación.
  • No fumes. En un estudio de grandes dimensiones, las mujeres que fumaban informaron más síntomas del SPM y de peores características que las mujeres que no fumaban.
  • Algunos estudios demuestran mejoría de síntomas con algunos suplementos: calcio, vitamina B6, Omega 3, magnesio.
  • Los síntomas como el dolor de cabeza, el dolor de espalda, los cólicos menstruales y la sensibilidad en las mamas se pueden tratar con ácido acetilsalicílico o ibuprofeno.

En ocasiones puede ser necesario indicar en estos pacientes medicamentos como anticonceptivos, aunque la respuesta de mejoría en estos casos es variable, pueden disminuir o incrementar los síntomas del SPM; también se pueden utilizar antidepresivos, diuréticos  y ansiolíticos.  

Lea también: Anticoncepción en tiempos de pandemia

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad