Foto Referencial

Coloridas, vistosas y saludables, son lo último en tendencias culinarias; las ensaladas verticales, que como su propio nombre indica consiste en ir colocando los ingredientes por capas en un recipiente alto, en vez de en un plato.

La idea básica es esa, pero hay mucho más, ya que no todo vale a la hora de preparar una. Existe una técnica. hay que contar con el envase adecuado para ir montando la ensalada y ese es el ‘mason jar’, un recipiente de vidrio transparente con tapa que seguro ya ha llamado tu atención, ya que dentro de ellos se sirve casi de todo, desde un gazpacho a un smoothie.

Foto Referencial

Así se monta una ensalada vertical

En la base del tarro van los productos más húmedos o que estén mezclados con salsas: pescados en conserva, pasta, maíz.

Justo encima, los ingredientes sólidos que más pesen, que también harán de ‘barrera’ entre los húmedos de abajo y los más delicados de arriba: huevo duro, frutos secos, pollo.

A continuación, los vegetales: desde berros a champiñones, pasando por tiras de calabacín o dados de tomate. Es importante lavar previamente los ingredientes que lo precisen, así como cortarlos todos en trocitos pequeños para facilitarnos la tarea a la hora de comer la ensalada.

Por último, si hay algún elemento crujiente, como unos chips de queso, mejor coronando la ensalada, para que no pierdan la textura.

En cuanto al aliño hay dos opciones: hay quienes lo ponen en la base de la ensalada y quien prefiere llevar una vinagreta preparada en un recipiente aparte, lista para añadirla a la misma justo antes de tomarla.

Lea también: Magnum vegano casero almendrado

Con Información de www.efesalud.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad