Foto Referencial

“En mujeres adultas producen cáncer de mama, endometriosis, abortos espontáneos, mientras que en niñas desencadenan pubertad precoz, hiperactividad, problemas de aprendizaje, disminución del coeficiente intelectual. En hombres se puede ver mayormente, cáncer de testículos y de próstata, infertilidad y en niños criptorquidia, hipospadias, problemas en el desarrollo del sistema nervioso central, entre otros”, describe la Dra. Janet Rodríguez, Nutricionista y Dietista, especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo; miembro de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Central de Venezuela (UCV-Venezuela), sobre los disruptores endocrinos.

Y, ¿qué son los disruptores endocrinos?, la Dra. Rodríguez, explica que en primera instancia hay que entender que las hormonas son compuestos químicos capaces de efectuar o ejercer una función, en un lugar distante del que fue elaborada con la finalidad de mantener el equilibrio y desarrollo adecuado del organismo.

“Actualmente se conoce que los disruptores endocrinos (DE) son moléculas químicas capaces de interferir con estas funciones ya que alteran nuestro equilibrio hormonal, mimetizando o antagonizando los efectos de nuestras hormonas, modulando el patrón de síntesis de las hormonas o modulando o cambiando el receptor hormonal correspondiente, produciendo resultados adversos a la salud”, detalla la Dra. Rodríguez.

Foto Referencial

ORIGEN DE LOS “DE”

Entonces, ¿de dónde se originan exactamente los disruptores endocrinos?, la especialista en Endocrinología y Enfermedades Metabólicas, dice “la industrialización ha hecho que se produzcan un sinnúmero de sustancias químicas a las que estamos expuestos constantemente, es por ello que estamos siendo bombardeados día a día con estas sustancias, a través de empaques de alimentos, detergentes industriales, pesticidas, herbicidas, entre otros. Estas bajas dosis de manera continua son el verdadero problema”, afirma la Dra. Rodríguez.

Lea también: AUDIO: Bruxismo es la respuesta del estrés y ansiedad

Por su parte, la Dra. A. Susana Lanzuisi, Odontólogo General, con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, directora del Centro de Odontología Evolutiva (Caracas-Venezuela), explica que el ser humano ha adquirido los disruptores endocrinos o sus precursores, a través de la inhalación de partículas, ingesta de comida y agua contaminada, también mediante la piel por contacto (cosméticos y exposiciones laborales a pesticidas, entre otros).

“La cantidad con la que contactamos a diario varía mucho dependiendo de los hábitos individuales de comida y los lugares en que se vive o trabaja. Muchos de ellos (disruptores endocrinos) fueron usados entre los años 30-70 y hoy en día están prohibidos, pero a pesar de ello continúan estando presentes en el medio ambiente y en la cadena alimentaria, debido a que se degradan lentamente y se acumulan en la grasa de los animales terrestres y marinos”, precisa la Dra. Lanzuisi.

Mientras que la Dra. Florelis Toro, especialista en Endocrinología y Enfermedades Metabólicas, Educadora en Diabetes, miembro Titular de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo (SVEM) y miembro activo de “Fenadiabetes”, (Caracas-Venezuela), dice que los disruptores endocrinos, son químicos capaces de interferir en el sistema endocrino, bloqueando o neutralizando acciones hormonales y, por tanto, “alterar el correcto funcionamiento corporal y afectar negativamente a nuestra salud”.

Foto Referencial

“DE”, GENERAN ENFERMEDADES QUE SUELEN SER HEREDITARIAS

En un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el más completo sobre los disruptores endocrinos, se habla sobre algunas relaciones entre la exposición a los DE y diversos problemas de salud, en particular la posibilidad promueven la criptorquidia (ausencia de descenso de los testículos) en los jóvenes, cáncer de mama en la mujer, cáncer de próstata en el hombre, cáncer de tiroides, problemas de desarrollo del sistema nervioso y déficit de atención/hiperactividad en los niños.

“Lamentablemente estos DE afectan las gónadas (glándula genital) y sus hormonas por lo cual se relacionan ampliamente con el cáncer de mama y testicular, la infertilidad, así como otros trastornos asociados a la acumulación de estas sustancias en el organismo”, indica la Dra. Rodríguez.

Lea también: AUDIO: Insomnio también es causante de la hipertensión arterial

Con el avance de la medicina, se ha logrado identificar que los disruptores endocrinos tienen la capacidad de cruzar la placenta y en consecuencia llegar al feto, “estudios científicos han podido verificar que ciertos DE pueden atravesar la barrera placentaria y la leche materna, tal es el caso del BPA (bisfenol A, también conocido como BPA, producto químico utilizado para fabricar todo tipo de plásticos policarbonatos, entre otros”, dice la especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo.

De modo, que existen muchos disruptores endocrinos entre ellos: los Ftalatos, bisfenol A (BPA), Genistenía, Dietiletilbestrol (DES), Dicloro difenil tricloroetano (DDT), Dioxinas de los cuales existen más de 400 tipos, Bifenilos policlorados (PCB), metales pesados, disolventes de cadmio y muchos más, precisa la Dra. Rodríguez, al señalar que según el informe de Ginebra del año 2013, por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS),el cualrecomienda realizar una mayor investigación, en estos compuestos sintéticos, “que están afectando cada vez más la salud pública. También pide aumentar la colaboración entre los científicos de distintos países, que se mejoren los métodos analíticos para la investigación de estos compuestos sintéticos y sobre todo, que se notifique de manera oportuna los hallazgos en estas investigaciones”.

Foto Referencial

También se encuentran entre los DE, las dioxinas y los furanos que se generan en la producción de compuestos clorados como el cloruro de polivinilo, los pentaclorobencenos, actualmente prohibidos, numerosos plaguicidas como el DDT, el hexaclorobenceno, utilizado como preservador de maderas, ftalatos, parabenos, bisfenoles, triclosán, benzofenonas, retardantes de llama, detalla la Dra. Toro.

USO DEL BISFENOL A EN ODONTOLOGÍA

Justamente, la Dra. Lanzuisi, en su experiencia como Odontólogo General, con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, asegura que los compuestos asociados con el BPA, “son un ingrediente común de los materiales plásticos utilizados en odontología como resinas,  sellantes de fosas y fisuras, además de materiales de uso endodóntico,  que se colocan en los dientes para restaurar y controlar las consecuencias de las lesiones por caries”.

Explica que algunas sustancias químicas provenientes del plástico afectan directamente los dientes durante las etapas tempranas de su formación, “produciendo hipomineralizaciones conocidas como defectos del esmalte dentario”, describe la Dra. Lanzuisi.

Lea también: AUDIO: Radioterapia de intensidad modulada técnica de radiación 3D para cáncer de útero

Dice que este compuesto que se libera en botellas de agua y otros envases de alimentos a nivel industrial, “en dosis equivalentes a las que estaría expuesto un ser humano desde su nacimiento hasta los 30 días de vida”, alerta la especialista en Odontología General. Llegando inclusive a ser capaces de modificar, “la expresión de los genes involucrados en la mineralización del esmalte, capa externa y sorprendentemente resistente de las coronas los dientes”, indica la Dra. Lanzuisi.

Foto Referencial

Para ejemplificar aún más esto, la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva, detalla que para detectar disruptores endocrinos, un grupo de investigadores utilizaron para su experimento ratas de laboratorio, y les administraron dosis de fungicida común que a menudo se encuentra en frutas y verduras como el kiwi, frambuesas, lechugas o cebollas, con similares resultados: la hipomineralización, que descrito más arriba, es una de las consecuencias en el esmalte dentario y que guarda estrecha relación con el efectivo negativo de los DE.

ANSIEDAD Y “DE” EN SALUD BUCAL

Otro de los riesgos cuando se usan materiales con bisfenol A en la cavidad bucal, en los consultorios odontológicos, es que aparezcan procesos neurológicos de cierta relevancia, entre los que destaca la ansiedad, dice la Dra. Lanzuisi.

Aunque algunos investigadores, recomiendan evitar el uso de este tipo de materiales durante el embarazo y la lactancia, así como también en niños en edades tempranas,  no hay evidencia científica que afirme que los materiales dentales de reconocida calidad no estén libres de bisfenol A, indica la Odontóloga.

“Las resinas y composites han pasado a ser el material de elección para restaurar el tejido perdido por caries, son biocompatibles, resistentes, duraderos y estéticos. Por lo que es un compromiso y total responsabilidad del Odontólogo tratante seleccionar materiales restauradores certificados como seguros para la salud integral de los pacientes”, advierte la Dra. Lanzuisi.

No obstante, dice la Odontólogo, con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, otros aseguran que los métodos tradicionales de evaluación del riesgo, incluidos en la normativa vigente, no son adecuados para proteger a la población y al medio ambiente frente este tipo se compuestos.

Foto Referencial

Ante el riesgo que supone la exposición a estas sustancias y en favor de la protección de la salud y el medio ambiente, es necesario utilizar el principio de precaución, y adoptar medidas urgentes, recomienda la Dra. Lanzuisi, para:

• Eliminar o reducir en la medida de lo posible la exposición a los disruptores endocrinos

• Evitar la exposición de niños y mujeres en edad reproductiva, embarazadas y lactantes

• Establecer nuevos métodos de identificación y muestreo que incluyan todas las sustancias capaces de interferir con el sistema hormonal.

“Como Odontólogo dedicada a la práctica clínica, no aconsejo abandonar el uso de sellantes  de  fosas y fisuras en niños porque son importantes en el cuidado de la salud bucal, siempre y cuando sea escogido con minuciosidad un material libre de BPA,sugiere la Dra. Lanzuisi.

Aun así, la mejor recomendación durante el tratamiento odontológico, explica la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva, “sería  tomar medidas de precaución, como hacer enjuagues durante 30 segundos y escupir el agua inmediatamente después de la colocación de los sellantes o resinas para eliminar la mayoría de los restos químicos libres”.

PERMANENCIA DE LOS “DE” EN EL ORGANISMO

Algunos disruptores endocrinos, los llamados persistentes, como ciertos pesticidas, pueden permanecer en el organismo hasta diez años, esto es confirmado por la Dra. Rodríguez, “sí es cierto que algunos DE pueden mantenerse en nuestro organismo por muchos años y son conocidos como Contaminantes Orgánicos Persistentes (POP) ya que son lipofílicos y se acumulan en el tejido adiposo”, afirma la especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo.

Lea también: Alergia en la piel causa descamación como ir a la playa

Mientras que los DE no persistentes o pseudopersistentes (como los parabenos o bisfenoles), conocidos así, pueden ser excretados por nuestro organismo en cuestión de horas, sin embargo, aclara la Dra. Rodríguez, “son responsables de igual manera en la dosis diaria de exposición a estos compuestos que tienen efectos negativos sobre la salud.

Foto Referencial

Dependiendo de su estructura, los disruptores endocrinos, podrían tener efectos adversos, por ejemplo, en la salud respiratoria, cardiovascular, metabólica, cognitiva, reproductiva o incluso en el desarrollo, desde la etapa prenatal hasta la edad adulta, como se ha mencionado anteriormente, pero esto se debe a que los DE tienen gran poder para ejercer efectos sobre las hormonas (incluyendo las reproductivas), por eso vemos cómo intervienen en el desarrollo y reproducción humana, en el desarrollo de trastornos metabólicos como diabetes y obesidad y también en desarrollo de cánceres altamente agresivos”, señala la especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo.

La aparición del cáncer, infertilidad, obesidad, síndrome de ovario poliquístico (SOP), entre otros, asociados a DE, es debido a la forma en que estas estructuras químicas actúan sobre nuestro organismo, bien sea afectando la producción, síntesis, excreción o metabolismo de la hormona y su efecto en el órgano, ya sea mimetizando, antagonizando o modulando su expresión, agrega la Dra. Rodríguez.

BAJAS DOSIS PERO CONTINUAS GENERAN CONSECUENCIAS   

Sobre el grado de afección de acuerdo a la exposición de los disruptores endocrinos, asegura la Dra. Rodríguez, “elproblema no es solo la exposición a dosis bajas, sino la continua exposición a estos compuestos”, al tiempo que indica que los DE persistentes o no persistentes, tienen efectos aun a bajas dosis, “porque estamos expuestos continuamente a estos químicos sintéticos que afectan el sistema endocrino humano”.

Lo que también es confirmado por la Dra. Toro, la especialista en Endocrinología y Enfermedades Metabólicas, señala “las sustancias químicas disruptoras endocrinas pueden actuar juntas y aun en cantidades pequeñas pueden tener un importante efecto acumulativo”.

Foto Referencial

En cuanto a laspoblaciones más vulnerables a padecer disruptores endocrinos, la especialista en Endocrinología y Enfermedades Metabólicas, Dra. Toro, indica que loson “aquellas que trabajan en industrias químicas y poblaciones con factores genéticos predisponentes a la aparición de lesiones cancerígenas, alteraciones inmunológicas y alergénicas; edades extremas de la vida y mujeres embarazadas y/o en periodo de lactancia”.

Mientras que la Dra. Rodríguez, señala “desde antes del nacimiento estamos expuestos a estos DE”.

Lea también: AUDIO: Alergia a la lactosa aparece en el primer año de vida del niño

ELEMENTOS QUE CONTIENEN “DE”

Los tickets de compra o de los cajeros automáticos también contienen bisfenol A y este puede ser absorbido a través de la piel, además de otros elementos como:

•          Alimentos

•          Pesticidas

•          Productos de higiene personal y de limpieza

•          Materiales de construcción

•          Materiales plásticos

•          Ambientadores

•          Materiales de decoración

•          Insecticidas

•          Ropa

•          Juguetes

•          Electrodomésticos

•          Aparatos electrónicos

Foto Referencial

La lista es muy larga, al igual que la de las sustancias químicas que pueden alterar el sistema endocrino:

•          Dioxinas

•          Furanos

•          PCB

•          Bisfenoles, alquilfenoles o benzofenonas

•          Ftalatos o retardantes de llama bromados

•          Hormonas sintéticas que se utilizan para el engorde del ganado o para algunos     tratamientos médicos

•          Pesticidas y herbicidas

•          Metales pesados

•          Ciertos filtros UV utilizados en los protectores solares

•          Conservantes utilizados en productos cosméticos

“El problema con todos estos químicos es que son ampliamente utilizados en la industria para proveer `ayuda` a la población, a través de mejoras en la conservación de alimentos, en la horticultura, entre otros. Sin embargo, las consecuencias negativas que estamos viendo en la actualidad son mucho mayores que los beneficios, debido a sus efectos en nuestro sistema endocrino reproductor y genético”, explica la Dra. Rodríguez.

ODONTOLOGIA CONTAMINADA POR METALES PESADOS

La amalgama dental está hecha de una aleación  de metales que incluyen mercurio, plata, estaño y cobre. Las restauraciones de amalgama han sido utilizadas por los dentistas por más de 100 años, dado que “es muy duradera  y más accesible que otros materiales restauradores. Debido a esa durabilidad,  fue a menudo la mejor opción para caries grandes o las que se producían  en los dientes posteriores, donde se requiere un material resistente para la masticación, porque se endurece rápidamente y era de gran utilidad en áreas de difícil aislamiento durante la colocación, tal como por debajo de la línea de las encías”, explica la Dra. Lanzuisi.

Foto Referencial

Recuerda la Odontólogo General con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, que la amalgama fue un material eficaz para los niños y las personas con necesidades especiales, que tenían dificultad para permanecer inmóviles durante el tratamiento.

Sin embargo, afirma la Dra. Lanzuisi,que el mercurio forma más del 50% de la composición de la amalgama,que es un conocido como un disruptor endocrino. Explica la directora del Centro de Odontología Evolutiva, que el mercurio tiende a acumularse en la glándula tiroides, produciendo alteraciones en su funcionamiento.

“Actualmente la amalgama está en desuso por ser poco estética (es de color plateada) y, sobre todo, prohibida por la OMS debido a que en su composición se encuentran materiales metálicos de alta toxicidad”, asegura laDra. Lanzuisi.

Lea también: AUDIO: ¿Conoces las diferencias entre lactosa y alergia a la leche de vaca?

MERCURIO EN LA SALUD BUCAL

Dice la Odontólogo General con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, que las amalgamas deben ser eliminadas de forma segura. “En primer lugar, por la protección del paciente contra la exposición adicional al mercurio. Esto es especialmente importante en los pacientes con intoxicación por mercurio”, alerta la Dra. Lanzuisi.

Afirma la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva, que el paciente intoxicado por mercurio pudo haber sido expuesto a cantidades variables de mercurio en su alimentación, ambiente, puesto de trabajo o por las aleaciones de amalgama.

Foto Referencial

Por otra parte, indica la Dra. Lanzuisi que es posible que pacientes susceptibles presenten algún tipo de alteración endocrina debido a la exposición crónica de los metales contenidos en sus restauraciones dentales, por lo que recomienda la eliminación de estas restauraciones con las siguientes medidas preventivas:

  • Aislamiento absoluto con dique de goma para su eliminación
  • Aspiración con alta succión
  • Uso de mascarilla

CONTAMINACION“DE” POR RADIACIÓN

Otra de las reacciones negativas de los disruptores endocrinos en el organismo, son los notorios efectos de los Rx en la glándula tiroides, explica la Dra. Lanzuisi, “a lo largo de nuestra existencia recibimos  radiación artificial ionizante por fuentes generadoras de rayos X, que es necesaria para el diagnóstico médico y dental por imagen”.

En el área odontológica, detalla la Odontólogo General con enfoque en Medicina Funcional o Evolutiva, que esta radiación ha permitido la visibilidad de estructuras anatómicas densas, y su empleo ha beneficiado al conocimiento y entendimiento de tejidos no visibles por inspección simple.

Foto Referencial

Sin embargo, “este tipo de radiación puede causar alteraciones orgánicas en diferentes grados, por lo que es imprescindible tomar las medidas preventivas necesarias para optimizar la protección radiológica, preservando el valor diagnóstico de las radiografías y minimizando al mismo tiempo los efectos para el paciente, el operador y el público”, precisa la Dra. Lanzuisi.

En este sentido, dice la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva que las guías internacionales  y entidades que regulan los problemas con esta glándula, no recomiendan usar protección en el cuello para hacerse una radiografía porque la exposición a la radiación no es amenazante.

Lea también: AUDIO: “Baby Led Weaning”, permite al bebé autorregular su alimentación

PACIENTES DEBEN SER PROTEGIDOS

No obstante, resalta la Dra. Lanzuisi que los pacientes con disfunción tiroidea, deben ser protegidos en estos procedimientos, al igual que las personas que trabajan en el área de rayos X, ya que sí necesitan protección obligatoriamente.

“Por diversos factores la mujer es más propensa a tener problemas en la glándula tiroides, por cada ocho mujeres con disfunción tiroidea hay un hombre”, precisa la Odontólogo General.

Foto Referencial

Afirma que el hecho que las mujeres sean más vulnerables a este problema, se debe a la relación que hay con las hormonas reproductoras que vienen dirigidas desde la hipófisis (glándula que regula toda la actividad vital de un ser humano). “No se sabe a ciencia cierta por qué hay más incidencia en el sexo femenino, pero se cree que tiene que ver con la autoinmunidad, porque las enfermedades autoinmunes son más frecuentes en las mujeres”, resalta la Dra. Lanzuisi.

TIPOS DE TRASTORNOS Y SÍNTOMAS

Para comprender esto, la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva, señala que la tiroides depende de una hormona llamada TSH,  “la deficiencia causa cansancio, sueño, tristeza, agotamiento físico, enlentecimiento mental, estreñimiento. Los latidos del corazón son más lentos aunque el paciente no los percibe, intolerancia al frío, aumento de peso, disminución de la concentración, uñas quebradizas, alteración del colesterol, menstruación y fertilidad”, indica la Dra. Lanzuisi.

Mientras que el hipertiroidismo, detalla la directora del Centro de Odontología Evolutiva (Caracas-Venezuela), hace sentir al paciente con taquicardia, palpitaciones, nerviosismo, irritabilidad, pérdida de peso, intolerancia al calor, la piel se humedece, se alteran las uñas y cambio de humor.

“Ambas alteraciones de la tiroides se pueden tratar con medicamentos”, indica Dra. Lanzuisi.

RECOMENDACIONES EN CONSULTA ODONTOLÓGICA

En el caso de las mujeres embarazadas, dice la especialista en Medicina Funcional o Evolutiva, deben someterse a un diagnóstico por imágenes únicamente cuando la prueba se precise específicamente para posibilitar un adecuado manejo de su atención odontológica. 

“En los niños es necesario extremar precauciones en cuanto a la justificación de la exposición radiológica puesto que su sensibilidad a la radiación es 32 veces mayor”, asegura la Dra. Lanzuisi.

Foto Leyenda

Destaca que es necesaria la protección del operador, “deben mantenerse alejados del haz primario, como mínimo a 2 metros de distancia y colocarse detrás de una barrera protectora siempre que sea posible”, recomienda la Odontólogo General.

Y agrega que el blindaje del paciente, debe utilizarse delantales plomados, “provistos con collarines de protección tiroidea siempre que sea posible”, sugiere la Dra. Lanzuisi.

Lea también: AUDIO: “95% de casos por crisis de pánico se deben a situaciones estresantes”

AFECCIÓN POR ALTA EXPOSIÓN A “DE”

En nuestro día a día estamos expuestos no solo a un solo disruptor endocrino, sino a un gran número de contaminantes. Aún no hay conocimiento suficiente de cómo estas múltiples exposiciones interaccionan dentro del cuerpo y pueden conjuntamente afectar la salud.

“Todavía queda mucho por conocer en cuanto a estos DE, sin embargo lo que sí sabemos es que afectan de diversas maneras la salud humana entre ellos podemos mencionar que: en mujeres adultas producen cáncer de mama, endometriosis, abortos espontáneos, en niñas se produce pubertad precoz, hiperactividad, problemas de aprendizaje, disminución del coeficiente intelectual, en hombres se puede ver mayor cáncer de testículos y de próstata, infertilidad y en niños criptorquidia, hipospadia, problemas en el desarrollo del sistema nervioso central, entre otros”, detalla la Dra. Rodríguez.

La especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo, destaca la necesidad que la población sepa qué son los DE y cuáles son los que están más asociados con la salud femenina y masculina.

Foto Referencial

CONCIENTIZAR A LA POBLACIÓN

Estos, dice la Dra. Rodríguez,no son temas que maneja la gente común, por lo cual educar en este aspecto se hace cada vez más necesario, pues, si conocemos que ciertos DE como los parabenos que tienen efectos negativos sobre nuestra salud simplemente no los compraremos o utilizaremos. Un estilo de vida saludable no es una moda, es precisamente un estilo que se cumple por convicción y porque se sabe, se siente o se cree, que es salud a largo plazo”, afirma la Nutricionista y Dietista.

Ciertamente, la salud no solo depende de la exposición a disruptores endocrinos, pero hay que mantener un estilo de vida saludable, “debemos echar mano de la prevención a la exposición, ante estos disruptores endocrinos disminuyendo el uso de tales sustancias”, destaca la Dra. Toro.

¿Y CÓMO HACERLO?

  • Evitar artículos fabricados de policarbonato o cloruro de polivinilo, en particular si se utilizan para envasar alimentos o productos dirigidos a niños (juguetes, ropa)
  • Utilizar botellas o envases de vidrio y evitar los de materiales plásticos, ya que liberan ftalatos (BPA)
  • Asegurarse que los chupetes y las tetinas del biberón no se han fabricado con bisfenol A
  • Las latas de conservas están recubiertas en su interior por una película plástica que libera bisfenol A, por lo que recomienda reducir al máximo el consumo de alimentos enlatados
  • También hay que evitar los alimentos que se venden en bandejas de poliuretano y están recubiertos con un film de PVC
  • Los tickets de compra o de los cajeros automáticos también contienen bisfenol A, el cualpuede ser absorbido a través de la piel
Foto Referencial

Insiste la especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo, que ciertamente se requiere de una legislación que “nos ayude a identificar plenamente cuales son los DE que deben ser eliminados, cambiados, modificados o desechados en el uso o para uso humano. Que se abogue para que las industrias elaboren y utilicen sustancias que no afecten la salud humana y que no piensen únicamente en la factibilidad económica sobre la factibilidad de vida y salud de la población”, enfatiza la Dra. Rodríguez.

Insiste la especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo, “creo sí podemos hacer pequeños cambios con grandes efectos, ya que, si no utilizamos productos cosméticos, ropa, envases, alimentos o cualquier cosa que sepamos que contienen DE estaremos disminuyendo nuestra carga y exposición diaria a estas sustancias. Leer las etiquetas de productos comestibles, favorecer la horticultura orgánica o una menor utilización de pesticidas o herbicidas, preferir los envases de vidrio en lugar de plásticos haría una gran diferencia. Concientizar en este tema es de mucha importancia”, enfatiza la Dra. Rodríguez.

Lea también: Alergias “raras” son normales porque se llevan en los genes

“MATERIALES DEBEN SER SALUDABLES”

Para la Nutricionista y Dietista, la intención de divulgar esta información es que sea de interés público, toda vez que cada día, “vemos cómo crecen las estadísticas de muertes por cáncer en hombre y mujeres. El aumento de niños diagnosticados con autismo o espectro autista, TDHA, entre otros. Favorecer la investigación para que se desarrollen productos más saludables y sean sustituidos los DE por compuestos adecuados y amigables con el ambiente, es necesario”, destaca la Dra. Rodríguez.

“Se hace cada vez más obligatorio tener pensamientos y compromisos éticos de justicia, equidad, no maleficencia y beneficencia en las empresas y científicos que desarrollan compuestos orgánicos sintéticos, para que no saquen a la luz elementos que saben que pueden tener efectos negativos para la salud (ambiental humana, animal y vegetal) esto es primordial”, agrega la especialista en Nutrición Clínica, Endocrinología y Metabolismo.

Foto Leyenda

Por su parte, la Dra. Toro, asegura que las poblaciones pueden hacer pequeños cambios en el día a día, para reducir nuestra exposición a los disruptores endocrinos como, por ejemplo, “evitar calentar la comida en fiambreras de plástico, sustituyéndolos por los de vidrio o cerámica; utilizando botellas de acero inoxidable o de vidrio; evitar los cosméticos que contienen estos químicos; reducir la ingesta de comida procesada y enlatada; o comprar fruta y verdura ecológica y de proximidad. Se debe tomar consciencia que la presencia de algún disruptor endocrino en cualquier ámbito de nuestras vidas, representa un riesgo de contaminación y por tanto no es aceptable cualquier límite de exposición”, afirma la Especialista en Endocrinología y Enfermedades Metabólicas.

Lea también: AUDIO: Niños reviven en cuarentena duelo de la diáspora de sus padres

Comenta y se parte de nuestra comunidad