La meditación, práctica espiritual y curativa milenaria, ha demostrado que es positiva para el bienestar del ser humano, sin embargo, investigaciones señalan que algunas personas reciben algún efecto negativo de esta práctica.

Lea también: Usa la mascarilla durante el sexo»: la recomendación de doctora canadiense

Estudios de la Universitat de Valencia, señala 20 Minutos, han demostrado que las personas que meditan regularmente han presentado ansiedad, despersonalizacaión o desrealización.

Expertos advierten que iniciarse en las prácticas de la meditación sin un soporte profesional adecuado, con el fin único de evitar la ansiedad, puede llevar a los principiantes a sentir miedo y angustia.

«No es que meditar no sea positivo, es que no es positivo utilizar algo que no sabes lo que es, ni cómo funciona, y menos si además sufres problemas de ansiedad», señala el estudio.

La explicación a estos síntomas adversos es que los niveles de estrés, angustia o no sentirte «dentro de tu cuerpo» libera emociones dolorosas, que desencadenan preocupaciones. El estudio indica que cuando actuamos de esta manera y la propia sensación de ansiedad nos da miedo, estamos huyendo de ella y caemos en el mecanismo del backdraft”.

Meditar correctamente

Para iniciarse en esta práctica milenaria, el estudio reitera que hay que recurrir a profesionales que conozcan cómo funciona la meditación a nivel del subconsciente y las reacciones que pueden surgir.

“No estamos nada acostumbrados a estar con nosotros mismos, lo que siempre hacemos es evadirnos, huir, entretenernos y funcionar en piloto automático justamente para evitar estar con nosotros, para no darnos cuenta de lo que estamos sintiendo”, detalla la investigación.

Comenta y se parte de nuestra comunidad