Foto Referencial

Lamentablemente llegados a este punto, es duro decir, que el mundo atraviesa una doble pandemia, la generada por el virus, más la cantidad de trastornos mentales y físicos que se han exacerbado a propósito de las situaciones que se han derivado de su aparición: la crisis sanitaria con su riego de muerte, la crisis económica, el aislamiento social y la ruptura de la rutina habitual de todos.

Las estadísticas globales, incluidas las compartidas por la Organización Mundial de la Salud, demuestran que las tasas de depresión, ansiedad y suicidio se encuentran en su nivel más alto a causa del nuevo coronavirus. La salud mental de muchos se ha trastocado debido a la preocupación y el estrés que sienten ante el Covid19. El 40 % de las personas manifiestan tener problemas para dormir y comer. Otros confiesan tener un mayor consumo de alcohol o de sustancias y así un largo etc.

Por otra parte, lastimosamente, los pacientes afectados por problemas de salud crónicos debido a la preocupación y el estrés, han empeorado sus dolencias e incluso por mantenerse aislado, han fallado en el tratamiento necesario para evitar que sus enfermedades empeoren. Sin duda, los más afectados son los que permanecen encerrados en casa. Adicionalmente, en el mundo, han aumentado las muertes por el abuso de drogas y el suicidio, lo cual es muy triste.

Según registran las estadísticas, las mujeres se han afectado más que los hombres. Mucha de esta ansiedad en los ciudadanos del mundo se deriva de las preocupaciones por la posibilidad real de perder el trabajo y por la merma de ingresos económicos. Y muchos que lo han perdido, están desesperados tratando por un lado de no enfermarse y por el otro, luchando por subsistir.

cuida tu salud mental del covid-19
Foto Referencial

En EEUU un país en el cual se hace un buen trabajo estadístico, uno de cada tres adultos ha informado sobre síntomas de ansiedad o de un trastorno depresivo durante la pandemia, lo que pone sobre la mesa que el estrés está perjudicando la salud de las mayorías. Como ya escribí, son comunes los problemas de ansiedad, depresión o síntomas de trastornos relacionados con el trauma y factores de estrés. También, hay efectos negativos para las personas con adicción y trastornos del comportamiento como TOC, TDAH y abuso de sustancias. De hecho, se están consumiendo más sustancias o medicamentos para controlar el estrés, entre estos, los antidepresivos y fármacos para paliar el insomnio.

Globalmente, las tasas de depresión y suicidio han aumentado, en especial, entre las personas más jóvenes. Esto, a pesar de las redes sociales, donde es posible permanecer en contacto con otros a través de la distancia, lo cual es una evidencia de que las redes sociales no pueden reemplazar las interacciones personales. Necesitamos contacto físico. Necesitamos poder interactuar en persona.

Con todo lo anterior, queda demostrado que el distanciamiento social y la soledad son malos para la salud, tanto física como mental. La falta de conexión social aumenta los riesgos para la salud tanto como fumar un paquete de cigarros al día, todos los días; y lastimosamente, ya los especialistas hablan de las “muertes por desesperación” debido a la pandemia de COVID-19.

Las personas con ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo, abuso de sustancias, trastornos alimenticios, TDAH, trastorno bipolar, esquizofrenia y trastorno de estrés postraumático, ahora más que nunca deben buscar ayuda en su entorno y en los profesionales de la salud mental.

Lea también: ¿Aprender a comer conociendo mejor los alimentos?

¿Cómo dejar de tener miedo y encontrar valentía?

Existen varias estrategias que puede usar para reducir el miedo y una es entender que nuestros pensamientos generan sentimientos y tratar de controlarlos es la meta ¿Lo esencial? Mejorando la calidad de los mismos, ya que las emociones no tienen vida propia, sino que dependen de estos pensamientos.

Foto Referencial

Entonces, consulten a especialistas sobre cuáles estrategias puede implementar para cambiar su forma de pensar sobre las cosas. Estamos lidiando con mucha incertidumbre, pero puede ser de gran ayuda enfocarnos en planear y prepararnos en lugar de enfocarnos en el pánico. Por ejemplo, limite las noticias para bajar la ansiedad. Trate de leer noticias positivas mientras que se mantiene informado de lo que sucede en el mundo. También busque desarrollar un pensamiento crítico. Realice suficiente ejercicio. Coma alimentos naturales. Limite el consumo de azúcar. Busque dormir más y mejor. Medite y practique la atención plena. Por, sobre todo, hable con los que le rodeen.

Lea también: Ansiedad… Un gran demoledor de nuestra calidad de vida

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad