Foto Referencial

Lucy Gahan psicóloga clínica de Shrewsbury, Reino Unido, contrajo el covid-19 desde hace cinco meses y luego de salir del hospital su vida no ha vuelto a la normalidad.

Gahan asegura que el virus causa lo que ella llama «tormentas», períodos incapacitantes en los que siente dificultad para respirar, entumecimiento sus manos y pies, además su frecuencia cardíaca se dispara con tareas simples. Incluso tomar una ducha solo es posible durante un respiro ocasional de los síntomas.

Antes de contraer el Covid-19 a principios de abril, la madre de dos niños corría tres veces por semana y tenía una rutina de yoga regular. Ella es una de las miles de personas para quienes el covid-19 se ha convertido en una enfermedad crónica.

Hospitalizados por covid-19 corren el riesgo de convertirse en ‘largos portadores’

Foto Referencial

Investigadores de la Unidad Respiratoria Académica de North Bristol NHS Trust en el Reino Unido analizaron a 110 pacientes con covid-19, cuyas enfermedades fueron analizadas en el hospital durante una media de cinco días entre el 30 de marzo y el 3 de junio.

Doce semanas después de que los pacientes fueran dados de alta del hospital, el 74% de ellos presentaron síntomas, como disnea (dificultad para respirar) y fatiga excesiva. Sin embargo, a pesar de estos síntomas, 104 de los 110 pacientes en el estudio tuvieron resultados de análisis de sangre básicos normales, con solo el 12% mostrando una radiografía de tórax anormal y 10% mostrando una función pulmonar restrictiva a través de pruebas de espirometría.

Gahan y otras personas con síntomas prolongados de covid-19 se enfrentan a una afección llamada síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS, por sus siglas en inglés), que se refiere a un aumento brusco de la frecuencia cardíaca que se produce al pasar de una posición reclinada a una posición de pie. La fuerza de la gravedad hace que la sangre se acumule en las piernas. Esta condición puede causar mareos, aturdimiento y desmayos

Resultados como estos van en contra de una narrativa que se afianzó al principio de la pandemia, en la que muchos profesionales médicos creían que el paciente promedio de covid-19 estaría enfermo durante un par de semanas, eliminaría el virus y estaría bien después.

Lea También:Brasil es considerado el «laboratorio perfecto» para probar vacunas contra Covid-19

Con Información: Cnnespanol.cnn.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad