obesidad atusaludenlinea

La nutricionista Adriana Aponte conversó con el equipo de A Tu Salud y detalló los riesgos de la obesidad y los malos hábitos alimenticios de las personas en plena pandemia por Covid-19, en donde el sedentarismo juega un papel fundamental en relación al sobrepeso.

Lea también:Postre para diabéticos

La obesidad es una de las principales causas de mortalidad en el mundo. Cada año, como mínimo, mueren hasta 2,8 millones de personas a causa del sobrepeso. De hecho, es más probable morir por una enfermedad derivada de la obesidad, que de un accidente de tránsito.

Aponte señala que la obesidad «es una enfermedad muy silenciosa, de la cual solo se ve la punta del iceberg, no se sabe qué hay por debajo». Indica que la mejor manera de combatirla es creando buenos hábitos alimenticios, una solución de la que los Gobiernos deben tomar parte.

«En EEUU se impulsó una idea bastante positiva, en la que las cadenas de comida rápida deben añadir en los menús comidas más sanas, como tomates cherry en vez de papas fritas, jugos de fruta en vez de refrescos y ensaladas. Eso es una medida principal para educar a nivel de consciencia a padres y niños», relató.

«Los niños crearán el hábito de su entorno. Si comenzamos a educarlos de manera adecuada en forma alimenticia, no tendrán consecuencias con la obesidad», puntualizó Aponte.

Por qué la obesidad, sin importar la edad, es un factor de alto riesgo  frente al COVID-19 - El Independiente

Mientras más come el niño, más sano está: el peor mito inventado por las abuelas

Aponte indicó que está científicamente comprobado que las abuelas nos mintieron: mientras más coma el niño, no estará más «repuesto». Todo lo contrario. Se está creando un mal hábito alimenticio; ese niño crecerá, se convertirá en adulto y sufrirá de obesidad. Tendrá problemas con la insulina, cardíacos, tensión alta y posiblemente diabetes.

«Lo primero que pienso es que a nivel estatal hay que crear campañas de nivel nutricional. Empezar con los niños. Transmitirles que comer sano debe ser algo habitual»

Sobre las personas que generalmente acuden a su consultorio, Aponte detalló que existe un concepto errado. Muy pocas personas acuden porque tienen familiares con antecedentes de tensión alta o diabetes; van al consultorio porque quieren perder peso rápidamente por una cuestión estética.

«Vienen por cuestiones estéticas, no de salud. Ese es el primer error. Tienen una boda en tres meses y quieren perder 5, 10 o 20 kilos, sin tomar en cuenta que esa no es la solución. Acá los hábitos siguen siendo fundamentales para mantener una vida sana».

Además Aponte tiene un concepto muy generalizado entre los nutricionistas; indica que todos los que se dedican a esta profesión deben adaptarse al estilo de vida de los pacientes. Además, le recomienda a quienes quieran perder peso que la motivación es fundamental.

La obesidad se transmite hasta los bisnietos | seco.org

La cuarentena y el sedentarismo, aliados de la obesidad

Desde finales del primer trimestre del año, prácticamente todo el planeta está en cuarentena por la pandemia del Covid-19. En redes sociales se mueven a diario memes burlándose de la panza que tendremos todos cuando recuperemos la normalidad. Sobre esto, Aponte detalla que el sedentarismo tiene mucho que ver.

«Cuando estabas trabajando normalmente tenías una rutina. Te levantabas, ibas al baño, te hacías tu desayuno y salías a trabajar; quemabas calorías. Ahora es todo lo contrario. Una vez que te despiertas, te quedas en casa. Trabajas desde casa. No vas al mercado, a comprar ropa y pasas la mayor parte del día pegado al computador. Eres sedentario. No quemas calorías», advierte.

«No te fijas qué comes, probablemente consumes más carbohidratos de lo normal. Automáticamente subes de peso. Además a esto se le suma la ansiedad, que sube los niveles de estrés en el cuerpo y te hace comer más. Es la fórmula del desastre».

Comenta y se parte de nuestra comunidad