Foto Referencial

La pérdida de orina involuntaria es uno de los síntomas más frecuentes en la mujer, especialmente en la etapa de la menopausia. Además se convierte en motivo de aislamiento social, contribuyendo al desarrollo de estados depresivos.

La incontinencia urinaria puede tener diversos orígenes, y podemos agruparlos en tres grupos:


Incontinencia urinaria de esfuerzo

ocurre durante ciertas actividades como toser, estornudar, reirse o hacer ejercicio. Este tipo de incontinencia es el que se presenta en mujeres que han tenido múltiples partos y puede estar asociado o no a prolapso genital.

Foto Referencial

Urgencia miccional

ocurre como resultado de una necesidad urgente y repentina de orinar. Luego la vejiga se contrae y la orina se escapa. La paciente no tiene suficiente tiempo después de sentir la necesidad de orinar para llegar hasta el baño antes de orinarse.


Incontinencia por rebosamiento

Incontinencia Urinaria
Foto Cortesía

ocurre cuando la vejiga no puede vaciar completamente generalmente por problemas neurológicos, y la orina se pierde por rebosamiento de la capacidad vesical y no por la contractura de sus músculos.

Las causas de incontinencia urinaria incluyen:
– Uso de ciertos medicamentos (como diuréticos, antidepresivos, tranquilizantes, algunos remedios para la tos y los resfriados, y antihistamínicos)
– Embarazo
– Infección o inflamación de próstata
– Estreñimiento grave
– Inflamación o infección de las vías urinarias
– Aumento de peso
– Afecciones neurológicas, como esclerosis múltiple, Alzheimer o accidente cerebrovascular.
– Daño nervioso o muscular después de un tratamiento de radiación pélvica.
– Prolapso pélvico

Descripción: image

Siguiendo una serie de estrategias en el estilo de vida diario podemos evitar este padecimiento y disminuir los síntomas:


1. No fumes. El cigarrillo irrita la mucosa vesical, además favorece la tos que incrementa los síntomas como la perdida de orina.
2. Evita la cafeína y alcohol, que actúan estimulando la vejiga. También se recomienda evitar los alimentos condimentados y bebidas carbonatadas.
3. Control peso. El aumento de peso favorece la relajación de los musculos asociados al mecanismo de continencia urinaria y favorece la aparición de prolapso genital.
4. Evita el estreñimiento. La presión intrabdominal acentuada por el estreñimiento crónico facilita la aparición de incontinencia urinaria.
5. Mantente activo. El ejercicio fortalece la musculatura pélvica y de esta forma contribuye a disminuir y prevenir los síntomas de incontinencia. Se recomiendan los ejercicios de Kegel, cuyo propósito es fortalecer los músculos del esfínter uretral. Adicionalmente se recomienda la practica del pilates y el yoga.

Lea también: El sedentarismo es causante de la incontinencia urinaria femenina

La incontinencia urinaria es un problema frecuente en la menopausia. Aunque existen alternativas quirúrgicas y médicas  para el tratamiento, según el tipo de incontinencia, lo mejor es actuar para prevenir este problema, ya que el índice de recidiva incluso después de la cirugía es frecuente y por otro lado, incluso las técnicas de cirugía no siempre ofrecen la panacea; estuvo como primera opción el uso de mallas correctoras de la incontinencia y actualmente no se recomiendan en la mayoría de los casos.

incontinencia urinaria
Foto Referencial

Si padeces este síntoma comienza a modificar los hábitos en el estilo de vida señalados y visita al médico para establecer qué tipo de incontinencia presentas y que opciones de tratamiento son aconsejables para ti.

Por. Dra. Peggi Piñango

Lea también: ¿Por qué las menstruaciones son abundantes y prolongadas?

Comenta y se parte de nuestra comunidad