Un estudio publicado por la Northwestern Medicine en EEUU, que evaluó durante diez años a personas con alto riesgo de artrosis de rodilla, reveló que ejercicios como el ciclismo, tenis, o esquí no aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad e incluso puede protegerlos de ella.

Lea también: ¿Qué es la cura de sueño? ¿Para qué funciona?

«Los hallazgos de nuestro estudio transmiten un mensaje tranquilizador de que los adultos en alto riesgo de artrosis de rodilla pueden realizar con seguridad actividad física vigorosa a largo plazo a un nivel moderado para mejorar su salud y bienestar general», explica Alison Chang, líder del trabajo, que se ha publicado en la revista ‘Journal of the American Medical Association Network’.

En el estudio observaron a 1.194 personas con alto riesgo de padecer artrosis de rodilla, señaló 20Minutos, haciendo un seguimiento de hasta 10 años. La participación de actividades físicas extenuantes no se asoció con el riesgo de sufrir artrosis en las rodillas.

Sin embargo, los antecedentes de lesiones, peso corporal excesivo o cirugías en articulaciones ponen a un individuo en riesgo de padecer esta patología.

Tratamientos para el dolor de rodilla - DeporteDoc.

«Las personas que sufren lesiones de rodilla o que se han sometido a una reparación quirúrgica artroscópica del ligamento cruzado anterior (LCA) o del menisco suelen ser advertidas de que están en el buen camino para desarrollar artrosis de rodilla. Puede que les preocupe que participar en actividades o ejercicios vigorosos pueda causar dolor y más daño a los tejidos. Para mitigar este riesgo percibido, algunos han reducido o suspendido las actividades físicas vigorosas, aunque estas actividades son beneficiosas para la salud física y mental», detalla Chang.

Aunque la actividad física y el ejercicio regular proporcionan múltiples beneficios, la incertidumbre sobre si la participación en una actividad física vigorosa podría causar dolor y más daños a los tejidos es de preocupación común.

Análisis de investigadores revelaron que casi el 50% de los adultos con alto riesgo de padecer esta patología no realizaron alguna actividad física durante ocho años o más.

Comenta y se parte de nuestra comunidad