Foto Referencial

Marlene Guerrero tiene 50 años y ha sufrido de vitíligo desde que estaba en plena adolescencia, sus primeras manchas en la piel aparecieron cuando tenia 16 años, una etapa donde sufría de bullying “cuando estudiaba en el liceo mis compañeros de clases me decían un montón de sobre nombres, desde dálmata, mortadela, hasta blanco y negro, llegó un momento en que no quería ni salir de casa”, dice.

Al observar las manchas su madre la llevó al dermatólogo y fue diagnosticada con vitíligo, un trastorno de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas blancas (sin coloración) de menor o mayor extensión y en diferentes partes del cuerpo, como consecuencia de la destrucción de melanocitos, que son las células epiteliales responsables de dar color a la piel, mediante la producción de melanina.

Estas manchas pueden afectar los ojos, manos, pies, brazos, codos, piernas, espalda, rostro y las membranas mucosas (interior de la nariz y la boca). Suele desarrollarse antes de cumplir los 40 años, indistintamente de cuál sea el sexo o la raza.

No se conocen cuáles son las causas del vitíligo, aunque los dermatólogos aseguran que puede ser una enfermedad autoinmune condicionada por algún tipo de alteración genética. Asimismo, existe un componente hereditario, pues la existencia de antecedentes familiares (los dos padres) de esta enfermedad se relaciona con una mayor probabilidad de padecerla.

Aunque en ocasiones no sucede así, es frecuente que las manchas aparezcan sucesivamente en diferentes áreas del cuerpo, en unos casos de forma muy lenta y en otros muy rápida, sin que se conozca la razón de que esto ocurra de una forma o de la otra, si bien cabe la posibilidad de que el estrés físico y/o emocional pueda contribuir a acelerar el proceso, también el factor genético como lo explicamos anteriormente suelte tener bastante peso.

Otra característica frecuente del vitíligo es la aparición temprana de canas, especialmente en las zonas donde hay manchas.

Se conoce que esta enfermedad afecta al 1% de la población mundial, siendo más frecuente en aquellas razas que tienen mayor cantidad de pigmentación en la piel. Igualmente, se cree que hay una mayor prevalencia en mujeres y la edad de aparición se encuentra comprendida entre los 10 y 30 años, aunque puede aparecer en cualquier momento de la vida.

En los casos indicados, el tratamiento quirúrgico tiene una eficacia en el 90%, siendo una alternativa muy recomendable.

¿Cuáles son los síntomas habituales del vitíligo?

Foto Referencial

Muchas personas temen estar cerca de alguien que padezca esta enfermedad por creer que es dolorosa o contagiosa, sin embargo, no hay nada de cierto en esto.

Los síntomas más habituales del vitíligo son manchas blancas despigmentadas de la piel ya que en esas zonas no existen melanocitos. Estas manchas son más sensibles a las quemaduras por el sol, por lo que se aconseja utilizar protección solar diaria.

El contraste con las zonas pigmentadas de la piel crea un problema estético importante para el paciente.

La dermatóloga Ester Moreno de la Clínica de la Universidad de Navarra, España, asegura que a pesar que esta enfermedad es silenciosa, tiene un fuerte impacto a nivel emocional “a la mayoría de mis pacientes no solo le doy el apoyo necesario con el tratamiento para minimizar las manchas, sino también mucho apoyo emocional, porque la persona que padece de vitíligo suele sufrir de baja autoestima, miedo a ser rechazado por la sociedad, depresión, episodios de estrés entre otros”, explica.

Causas del vitíligo

Foto Referencial

Aunque aún no se conoce a ciencia cierta la causa por la que desaparecen los melanocitos o dejan de sintetizar melanina, se han formulado diferentes teorías destacando principalmente la que considera a esta enfermedad de origen autoinmune.

Se ha observado que situaciones como el estrés o los traumatismos pueden precipitar la aparición de estas lesiones en pacientes predispuestos genéticamente. A veces se asocia a otro tipo de enfermedades como la diabetes, la anemia perniciosa, la enfermedad de Addison o enfermedades tiroideas.

Tipos de vitíligo

  • El vitíligo focalizado es aquella mancha que aparece aislada y reducida en tamaño y número en cualquier localización.
  • El vitíligo segmentario se caracteriza porque las manchas son unilaterales y suelen seguir una distribución determinada.
  • El generalizado es el tipo más común y se caracteriza por múltiples manchas hipopigmentadas dispersas por toda la superficie corporal, de disposición simétrica.
  • El vitíligo acrofacial afecta partes distales y a la región facial. La forma universal es aquella en la que quedan pocas áreas corporales pigmentadas.

¿Cómo se diagnostica?

La especialista Ester Moreno, asegura que el diagnóstico se establece en la mayoría de los casos mediante el examen clínico de la piel del paciente, se hacen también análisis del páncreas e hígado, para verificar sus niveles de insulina y tener un panorama más exacto.

Algunas veces, puede usar la lámpara de hendidura o de Wood. Se trata de una luz ultravioleta que hace que las áreas sin melanocitos aparezcan de un color blanco brillante.

 En ocasiones debe realizarse una biopsia cutánea para descartar otras enfermedades autoinmunes, así como analítica de sangre con determinación de hormonas tiroideas o de vitamina B12.

Algunos Tratamientos

Foto Referencial

Generalmente, los tratamientos para el vitíligo suelen ser de larga duración tratando las nuevas manchas que vayan apareciendo y recuperando así la melanina que le da el color a la piel. La elección de uno u otro tratamiento dependerá del número de manchas, su ubicación y su tamaño y forma. Además de esto, se ha detectado que algunos pacientes responden mejor que otros a un tratamiento determinado, por lo tanto, no existe un tratamiento aplicable como única solución.

Los diferentes tratamientos para el vitíligo se pueden administrar en forma de medicamentos tópicos, fototerapia, cirugía o terapias complementarias que se administran junto con los tratamientos médicos o quirúrgicos.

En áreas limitadas se pueden emplear corticosteroides potentes, pero evitando siempre la aplicación crónica continua.

Cuando se trata de vitíligos más extensos se suele emplear lo que se conoce como fotoquimioterapia oral que consiste en la administración de un fármaco por vía oral (psoraleno) acompañado de la exposición a rayos UVA (PUVA), para lograr la repigmentación en ocasiones de un 50% de los casos.

Otro tipo de tratamiento empleado en vitíligos de extensión moderada es la aplicación de Kelina por vía tópica más exposición solar. La kelina (o kellina) es un componente de la planta Ammi visnaga que se utiliza en el tratamiento del vitíligo.

Este tipo de terapia también recibe el nombre de KUVA donde la K hace referencia a la Kelina y UVA a la radiación ultravioleta de tipo A. Generalmente se administra la kelina de manera tópica aunque también existe la posibilidad de suministrarla por vía oral (mucho menos empleado ya que produce efectos secundarios como nauseas, mareos o dolor de cabeza). La gran ventaja de este tratamiento es que la kelina no reacciona tan agresivamente como otros componentes (por ejemplo, el psoraleno) a la radiación solar.

Otros tratamientos que actualmente son muy eficaces son:

  • Fototerapia: emplea una luz modulada a una frecuencia concreta para tratar algunas enfermedades. En el tratamiento del vitíligo se emplean la radiación UVB y el láser.
  • Fotoquimioterapia: es muy similar a la fototerapia con la diferencia de que utiliza rayos ultravioletas (UVA) junto con algún fármaco que, combinados, sirven para tratar enfermedades como el vitíligo.
  • Tratamientos quirúrgicos: son algo más agresivos que los tratamientos médicos, por ese motivo los médicos suelen recurrir a ellos sólo si estos fallan. En general suelen ser tratamientos costosos y de larga duración que se aplican a pacientes que se han mantenido estables durante al menos tres años.
  • Micropigmentación: suele dar mejores resultados en la zona de los labios y en personas de piel más oscura. Básicamente consiste en implantar el pigmento en la zona afectada por el vitíligo con un instrumental quirúrgico especializado para ello como si de un tatuaje se tratara.

Una modelo con vitíligo triunfa en las pasarelas

Foto Referencial

Alguna gente tiene la piel blanca, otra tiene la piel negra, yo tengo las dos”, fueron las palabras que Chantelle-Brown Young, más conocida como Winnie Harlow, pronunció en un vídeo grabado en 2011 que más tarde verían todos los seguidores de America’s Next Top Model, el concurso en el que la modelo de la importantes marcas de ropa como Desigual y Diesel.

Winnie Harlow es una modelo que a pesar de padecer esta particular enfermedad no ha sido un obstáculo para darse a conocer en el mundo de las pasarelas, esta chica afroamericana reivindicó el vitíligo, la enfermedad de la piel que ha logrado convertir en negocio.

Nacida en Toronto, Canadá, en julio de 1994 y bajo el nombre de Chantelle Brown-Young, la joven modelo empezó a notar los síntomas de su enfermedad a los cuatro años de edad, cuando apareció una mancha blanca en su vientre. A partir de ahí, la enfermedad fue a más y tiene el cuerpo cubierto de manchas, incluido el rostro, donde por cierto, son simétricas.

El vitiligo la hizo ser víctima del acoso escolar, de pequeña sus compañeros de clase la llamaban de forma despectiva por su aspecto. «A medida que fui creciendo, se fue complicando. Cuanto más grandes son los chicos, se hacen más crueles, y sufrí intimidaciones de gente que me llamaba cebra o vaca«, confesó la modelo, que sufrió depresión e intentos de suicidio.

Pero con el tiempo y la ayuda de su familia comenzó a aceptarse y ver su enfermedad como algo que le podía jugar a favor. Así decidió lanzarse al mundo fashion en su país natal.

Luego se traslada a California, donde Winnie hizo de su enfermedad un rasgo distintivo y se presentó al concurso America’s Next Top Model, allí fue su trampolín a la fama, su momento de gloria.

Pero esta joven canadiense de 26 años no se conforma y sigue conquistando el mundo de la moda con su belleza. Además de su trabajo como modelo, Winnie también es portavoz de su enfermedad, se centra en crear campañas para crear conciencia e informar que no es contagiosa ni tiene otra consecuencia que las manchas, más sensibles a la luz solar.

Comenta y se parte de nuestra comunidad