Foto Referencial

Seguramente más de una vez has pasado la noche entera desvelado dando mil vueltas por la cama, contando ovejitas, o viendo tv para lograr conciliar el sueño, y cuando esto te sucede ya sabes cómo te sentirás al día siguiente: cansado, irritable y de bastante mal humor. 

Son muchos los estudios que evidencian que la falta de sueño, genera enfermedades graves en la salud de los seres humanos, la ciencia nos ha demostrado que no descansar durante 7-9 horas de sueño nocturno provoca muchas más consecuencias que hacerte sentir aturdido y malhumorado: el impacto en nuestra salud por no poder descansar puede ser devastador.

La falta continua de sueño se ha asociado estrechamente al padecimiento de problemas como: hipertensión, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, obesidad, diabetes, depresión, ansiedad, disminución de la función cerebral, pérdida de la memoria, un sistema inmunitario más debilitado, infertilidad y trastornos psiquiátricos.

Pero… ¿qué sucede cuando dormir demasiado se convierte en un trastorno crónico del sueño?, En este artículo te explicamos todo sobre una patología que pocos conocen que se llama narcolpesia.

Inés Palacios tiene 33 años es publicista y explica que desde los 18 años fue diagnóstica de narcolepsia, “al comienzo no entendía por qué me quedaba dormida en todas partes, en el autobús, durante las clases en la universidad, en el metro, y hasta hablando con mis amigas, constantemente me sentía cansada, mi madre me reclamaba que dormía demasiado, hasta que cada vez se  hicieron más recurrentes mis episodios de sueño y tuve que acudir a un neurólogo que me diagnosticó la enfermedad”, explica Inés.

La narcolepsia es un trastorno que se caracteriza por tendencias del sueño anormales en las que se incluye una excesiva somnolencia durante el día, la alteración del sueño nocturno y manifestaciones alteradas de la fase REM del sueño. La narcolepsia también se caracteriza por las alucinaciones durante el periodo de sueño-vigilia.

Esta patología es la segunda causa más frecuente de somnolencia diurna, después del Síndrome de apnea del sueño. Se estima que en España hay al menos unos 25.000 afectados y hay que tener en cuenta, que es una enfermedad donde solo un 40% de las personas que la padecen son diagnosticados y reciben tratamiento.

Su inicio es más frecuente en la adolescencia, aunque también hay casos en niños, desde los 5 años y en personas adultas por encima de los 40 años. Es igual de frecuente en mujeres que en hombres.

Causas

En las últimos dos décadas se ha producido un gran avance en el conocimiento de la causa de la narcolepsia, sin embargo, se desconocen las causas específicas de esta enfermedad. Las personas con este tipo de patología tienen niveles bajos de hipocretina, que es una sustancia neuroquímica del cerebro que ayuda a regular la vigilia y el sueño, pero los especialistas suponen que se debe a una reacción autoinmune.

Los niveles de hipocretina son particularmente bajos en aquellas personas que han experimentado cataplejía. Además, es probable que la genética sea un factor de desarrollo de la narcolepsia. No obstante, el riesgo de que este trastorno se transmita de padres a hijos es muy bajo: solo representa el 1 %.

Patrón del sueño en la narcolepsia

La neuróloga Celia García, del Instituto del Sueño en Madrid, explica que el proceso normal para quedarse dormido comienza con una fase llamada sueño sin movimientos oculares rápidos (NMOR). “Durante esta fase, tus ondas cerebrales disminuyen de manera considerable. Después de aproximadamente una hora de sueño NMOR, la actividad cerebral cambia y comienza el sueño MOR (movimientos oculares rápidos). La mayoría de los sueños se producen durante el sueño MOR”, asegura la especialista.

Sin embargo, en la narcolepsia, la persona puede entrar repentinamente en el sueño MOR sin experimentar primero el sueño NMOR, tanto de noche como de día. Algunas de las características de la narcolepsia, son: la cataplejía, la parálisis del sueño y las alucinaciones, son similares a los cambios que ocurren en el sueño MOR, pero ocurren durante la vigilia o la somnolencia.

Síntomas

sueño atusaludenlinea
Foto Referencial

Lo primeros síntomas suelen aparecer en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta, sin que exista enfermedad previa, y persisten durante toda la vida. La narcolepsia es tan frecuente en hombres como en mujeres. 

Una persona con narcolepsia puede tener una crisis de sueño en cualquier momento y el deseo de dormir sólo podrá resistirlo temporalmente. Otros síntomas son:

  • Pueden producirse una o varias crisis al día y es habitual que cada una de ellas se prolongue durante una hora o menos.
  • Es más probable que las crisis se presenten en situaciones monótonas como las reuniones aburridas o la conducción prolongada por autopistas, viendo una película o leyendo un libro. El paciente puede sentirse bien al despertarse y volver a dormirse a los pocos minutos.
  • El narcoléptico puede manifestar una parálisis momentánea sin pérdida de la consciencia.
  • La persona puede experimentar una debilidad en las extremidades: Puede soltar lo que esté sosteniendo en las manos o puede caerse.
  • También pueden producirse episodios esporádicos de parálisis del sueño en los que, al quedarse dormida, o inmediatamente después de despertarse, la persona quiere moverse pero es incapaz de hacerlo. Estos episodios suelen asociarse a un gran sentimiento de terror.
  • Pueden producirse alucinaciones vívidas en los que la persona tiene ilusiones visuales o auditivas al inicio del sueño o, con menor frecuencia, al despertar. Las alucinaciones son semejantes a las de los sueños normales, pero más intensas. Sólo un 10 por ciento de los afectados de narcolepsia manifiesta todos estos síntomas; la mayoría experimenta tan sólo algunos.

¿Cuáles son los tipos de narcolepsia ?

Como tal, la narcolepsia no cuenta con una clasificación en tipos, pero si existe una distinción entre diferentes clases de hipersomnia o exceso de sueño.

  • Hipersomnia recurrente: Es muy poco frecuente y se caracteriza por producirse en los pacientes de entre 1 y 10 veces al año.
  • Hipersomnia idiopática con sueño prolongado: En este caso, el paciente se despierta con una gran dificultad, todo lo contrario que en la narcolepsia.
  • Hipersomnia idiopática con sueño reducido: Aquella en la que la alteración del sueño no va acompañada de cataplejia pero si de dificultad para despertarse.

Narcolepsia y Cataplejía

Foto Referencial

Juan José Rodríguez tiene 53 años y fue diagnosticado con narcolepsia y cataplejía desde los 5 años, “en mi caso me cuesta mucho hacer vida social porque he quedado en reuniones con amigos  o familiares y me he  quedado dormido, además, ante emociones graves, es decir, ante alegrías, o enfados, pierdo el tono muscular pero no la conciencia, puedo perder la movilidad estando consciente, los narcolepticos, que además sufrimos de cataplejía padecemos de trastornos de sueño muy grave y esto no tiene cura”, indica Juan.

La cataplejía son episodios súbitos y transitorios, de segundos de duración, la persona presenta pérdida de tono muscular desencadenados por las emociones bien sea de mucha alegría o de rabia. La pérdida de fuerza suele ser rápida, pero progresiva, por lo que los pacientes no suelen presentar traumatismos.

No existe un método preventivo para esta enfermedad. Los especialistas sólo podrán recomendar que el paciente evite situaciones que puedan desencadenar la afección si es propenso a sufrir ataques de esta enfermedad. 

Diagnóstico

Aunque el diagnóstico por lo general está basado en los síntomas, no significa necesariamente que manifestaciones similares indiquen un trastorno narcoléptico.

Los fenómenos de cataplejía, parálisis del sueño y alucinaciones se presentan con frecuencia en niños pequeños y a veces en adultos sanos que no manifiestan otros trastornos del sueño. Si existen dudas acerca del diagnóstico por parte del médico, la persona podrá ser remitida a una unidad de estudio del sueño.

El registro de la actividad eléctrica del cerebro mediante un electroencefalograma (EEG) puede mostrar los patrones desordenados del sueño REM que se producen cuando la persona concilia el sueño, lo cual es típico de la narcolepsia.

En este sentido, no se han observado cambios estructurales en el cerebro ni se han detectado alteraciones en los análisis de sangre.

Tratamientos

Foto Referencial

Los tratamientos básicos para combatir la narcolepsia se basan en antidepresivos y estimulantes.

Asimismo, es aconsejable que las personas que sufren narcolepsia tengan descansos de 15 minutos durante el día y eviten consumir comidas pesadas. El descanso nocturno debe ser suficiente para evitar la descompensación en el ciclo del sueño.

Por otro lado, se recomienda al paciente que realice cambios en su estilo de vida, como intentar mantener una rutina horaria de sueño, evitar la cafeína, el alcohol y las comidas pesadas y hacer ejercicio regular todos los días.

Otros consejos pueden ser no fumar y planear horarios de siesta para evitar los ataques de sueño imprevistos. 

Otros datos

Foto Referencial

Estos ataques pueden aparecer en cualquier momento y en cualquier lugar. Por ello, a las personas que sufren narcolepsia no se les recomienda que realicen viajes largos, que desempeñen trabajos en los que utilicen máquinas peligrosas y que procuren descansar durante cortos periodos de tiempo al día, así como dormir la siesta.

Los estadios de sueño pueden durar minutos o, incluso, una hora, dependiendo de si la postura es cómoda o no.

La risa prolongada también puede provocar un nuevo episodio de sueño. Otro de los componentes de la narcolepsia es la parálisis del sueño, que consiste en episodios transitorios en los que la persona pierde la capacidad para moverse o hablar, y generalmente ocurren durante el periodo de transición entre la vigilia y el sueño.

Como el paciente no puede mover las extremidades ni abrir los ojos, le provoca mucha ansiedad y miedo. Sin embargo, aunque estos episodios pueden durar hasta diez minutos, terminan espontáneamente. No obstante, no todas las personas que sufren parálisis del sueño tienen narcolepsia. Muchas personas que padecen narcolepsia experimentan algunos episodios de parálisis del sueño.

Si además, a la parálisis del sueño se unen alucinaciones hipnagógicas, que son experiencias perceptivas vívidas y que suelen ocurrir al inicio del sueño, la sensación de miedo y ansiedad se intensifica. Durante estas alucinaciones se tiene la impresión real de que algo o alguien están presentes y pueden ser de tipo visual, táctil, motor o auditivo.

Complicaciones

  • Mal entendimiento público de la enfermedad. La narcolepsia puede provocar problemas graves en lo profesional y lo personal. Otros podrían percibirte como perezoso o dormilón. Puede que tu desempeño escolar o laboral decaiga.
  • Interferencia en las relaciones íntimas. Los sentimientos intensos, como la ira o la felicidad, pueden desencadenar signos de narcolepsia como la cataplexia, lo que hace que los afectados eviten las interacciones emocionales.
  • Daños físicos. Los ataques de sueño pueden provocarles daños físicos a las personas con narcolepsia. El paciente puede sufrir un ataque mientras conduce, por lo que tiene un mayor riesgo de sufrir un accidente automovilístico. Si se duermes mientras estás preparando la comida, tiene un mayor riesgo de cortarse o quemarse.
  • Obesidad. Las personas con narcolepsia tienen una mayor tendencia al sobrepeso. El aumento de peso puede relacionarse con tener un metabolismo lento.

Algunas Recomendaciones

La doctora Celia García, especialista del sueño, recomienda evitar el alcohol, cafeína, tabaco y comidas abundantes en la noche. “En la actualidad la industria farmacéutica está desarrollando estudios sobre moléculas que se unen de manera selectiva a los receptores de hipocretina que podrían revolucionar en un futuro no muy lejano el tratamiento de la Narcolepsia”, dice García.

Lo importante es acudir al médico y cumplir con el tratamiento de esta enfermedad que exige un abordaje integral del paciente, esto incluye un diagnóstico correcto, apoyo de los familiares, un tratamiento farmacológico y ajustes en el entorno.

Estas medidas pueden mejorar la autoestima y la capacidad del paciente para desarrollar una vida normal.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad