Foto Referencial

¿Qué es la fagofobia?

La fagofobia es el miedo irracional a ahogarse al ingerir alimentos, bebidas o pastillas. Las personas que sufren este problema sienten como si su garganta se hubiera estrechado, lo que les lleva a pensar que la comida no podrá pasar. Como resultado, la mayoría de los fagofóbicos mastican de manera excesiva los alimentos y, en los casos más extremos, se limitan a ingerir alimentos fáciles de tragar como las sopas, los purés o los zumos.

Perfil de los afectados por fagofobia

No existe un perfil definido de las personas que padecen fagofobia, aunque los expertos sí confirman que es más habitual en mujeres que en hombres, quizás porque las mujeres tienen entre dos y tres veces más ansiedad que los hombres. Por eso, en la práctica clínica vemos a más mujeres en la consulta afectadas por este trastorno. Por otra parte, la edad no está muy definida, ya que puede aparecer desde los seis años en adelante.

En cuanto a la personalidad característica de estos pacientes, la psicóloga advierte de que habitualmente se trata de personas fácilmente sugestionables, muy perfeccionistas y controladoras, lo que provoca por sí mismo una mayor ansiedad. Además, se ha encontrado una relación entre esta patología y el nivel elevado de estrés.

Las consecuencias del miedo a tragar

Foto Referencial

El miedo permanente a atragantarse provoca severas dificultades para alimentarse. En ocasiones el miedo llega a ser tan fuerte que la persona recurre solo a los líquidos o deja de alimentarse por completo. Obviamente, en este punto aparecen complicaciones médicas relacionadas con el déficit de proteínas, vitaminas o minerales.

Además, la persona que sufre fagofobia experimenta un gran malestar a nivel psicológico ya que existen muchas situaciones sociales que no puede compartir y experimenta una gran falta de control.

Lea también: La comida chatarra te acerca a la depresión.

Comenta y se parte de nuestra comunidad