Foto Referencial
07/10/2016 Todo lo que debes saber antes de salir de correr: el running. SOCIEDAD ISTOCK

Dejar de fumar es fundamental para prevenir enfermedades respiratoriascardiovasculares y algunos tipos de cáncer, entre otras patologías; además, abandonar el tabaco es una oportunidad para adoptar nuevos hábitos saludables.

Rosa Fernández Olmo, representante de la Fundación Española del Corazón en el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo y miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), explica que “dejar de fumar es fundamental para mejorar la salud cardiovascular debido a que el tabaco más tarde o más temprano provocará una enfermedad evidente porque desde el momento que comenzamos a fumar el cuerpo empieza a perder salud”, asegura la experta.

Pero…¿ cómo debe ser la actividad física cuando una persona deja de fumar, en especial cuando se parte de un sobrepeso ?, Fernández comenta que aquellas personas que nunca antes habían hecho ningún tipo de ejercicio, deben comenzar con caminatas y una actividad física más moderada, aumentando de forma progresiva.

Foto Referencial
Foto Referencial

En este sentido, Carlos A. Jiménez Ruiz, neumólogo recalca la necesidad de practicar deporte cuando se abandona el tabaco porque, entre otros beneficios, ayuda a controlar la ganancia de peso habitual durante este proceso. “Cuando una persona deja de fumar engorda una media de 3 a 6 kilos y, aunque la alimentación es lo más importante para controlar el peso, el deporte es el segundo factor que debemos contemplar”, explica Jiménez.

Ambos especialistas consideran que una rutina adecuada sería caminar 45 minutos con una intensidad moderada de al menos cinco días a la semana en el caso de aquellas personas que deciden dejar de fumar y habitualmente no realizan ningún tipo de actividad física.

El ejercicio es clave para dejar de fumar

Además, el deporte es un aliado para abandonar el tabaco porque ayuda a controlar la ansiedad y los síntomas derivados del síndrome de abstinencia; tal y como asegura Jiménez. “Se han hecho estudios sobre si el ejercicio físico ayuda a controlar esas ganas de fumar y se ha demostrado que sí”, afirma Jiménez, quien destaca que no hay actividades concretas que sean mejores que otras para reducir la ansiedad. “Lo importante es estar activos: caminar, correr, deportes de equipo como el fútbol o el baloncesto, clases dirigidas en gimnasios… lo que más nos guste, es una decisión personal”, añade.

Lea También: Los cigarrillos electrónicos y sus peligros para la salud

Con Información de: Cuidateplus.marca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad