Foto Referencial

El proceso biológico de la depresión mayor es el mismo en hombres que en mujeres, pero los estudios indican una frecuentación claramente superior en las mujeres, acusando sentimientos de culpa y la incapacidad de disfrutar.

Lea también: Cómo reconocer a una persona que padece Síndrome de Diógenes

Sacar tiempo para el ocio y el ejercicio físico resulta clave en la prevención y en la curación; buscar colaboración para las tareas cotidianas, seguir unos horarios regulares y ponerse pequeñas metas cada día.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mujeres son más propensas que los hombres a la depresión y a la ansiedad; con casi el doble de posibilidades de sufrir un episodio depresivo a lo largo de su vida.

Las hormonas son clave

Una de las conclusiones que se infieren en el análisis de las cifras son el componente hormonal ligado a la asociación que existe entre el aumento de los estrógenos y hormonas sexuales femeninas, un neuro transmisor relacionado con el control del estado de ánimo y emociones.

Cristina Mae Wood, doctora Europea en Psicología, especialista en ansiedad, estrés y depresión de la clínica Área Humana de Madrid: “Los datos demuestran que hasta los 11-12 años, antes de que aparezca la menstruación, las tasas de depresión son iguales. A partir de esa edad, empiezan a duplicarse y triplicarse en niñas. Desde la menopausia, cuando se estabilizan las hormonas, no hay diferencias”.

“Uno de los modelos de depresión se asocia a la sobrecarga de obligaciones y responsabilidades con pocas gratificaciones, lo que a la larga puede llevar a la ansiedad y a la depresión”, comenta al respecto Mae Wood.

“Muchas veces se siente culpable porque trabaja y no dedica tiempo a los hijos. Un hombre no, maneja mejor lo que quiere y debe hacer”.

Para Mae Wood “otra consecuencia de que la medicina haya estado descrita en hombres es que estos síntomas se denominaron atípicos”.


Comenta y se parte de nuestra comunidad