Foto Referencial

Uno de los debates eternos que podemos encontrar en cualquier discusión o entre gente que entrena en un gimnasio es: ¿Qué importa el peso o las repeticiones? ¿Cuánto peso debo levantar más peso? ¿Cuántas repeticiones? Sin embargo, la primera que realmente debemos responder es: ¿Cuál es tu objetivo?.

El trabajo de fuerza, la base de todo

Siempre que hagamos ejercicios de fuerza de forma correcta, vamos a mejorar el resto de nuestras capacidades físicas: si somos más fuertes, seremos más rápidossi somos más fuertes, seremos más resistentes; si somos más fuertes, seremos más ágiles. Por eso suele hacerse tanto hincapié en la necesidad de entrenar la fuerza desde edades tempranas.

Los rangos de repeticiones, en el punto de mira

Foto Referencial

Cuando se habla del rango de repeticiones, se tiende a generalizar que si queremos trabajar la fuerza éste debe estar entre una y tres (pudiendo llegar hasta las cinco repeticiones), mientras que si hablamos de hipertrofia se pueden realizar entre ocho y doce (pudiendo ampliarse el abanico a entre seis y doce) o si hablamos de resistencia nos referimos a series de más de quince repeticiones.

Pero, lo que va a marcar la diferencia es la dieta. Y ante eso no hay que darle más vueltas, podemos estar haciendo series de cien repeticiones, o levantar kilos de peso, pero lo que comemos incide en el 70% de nuestros resultados.

Mi objetivo es aumentar la fuerza: ¿Qué debo hacer?

En un principio, podríamos decir que para aumentar la fuerza deberíamos trabajar a bajas repeticiones (entre una y cinco) con altas cargas. Pero, ¿qué ocurriría si trabajamos siempre de esta forma? Que podríamos fatigar en exceso a nuestro sistema nervioso y generar unos niveles de fatiga y sobreentrenamiento peligrosos. Por tanto, debemos buscar una forma alternativa que maximice nuestro entrenamiento.

La fuerza la podemos ir ganando tanto si trabajamos a bajas repeticiones con cargas altas como si reducimos esos pesos y aumentamos de forma moderada las repeticiones.

Si quiero definir, ¿debo trabajar a altas repeticiones?

Sí y no. Ya hemos mencionado que lo realmente importante a la hora de definir va a ser estar en déficit calórico, por lo que si no conseguimos generar este déficit será imposible que nos definamos. Así pues, vamos a suponer que estamos en ese déficit que necesitamos y que ahora sólo nos queda afinar la parte del entrenamiento.

Para definir también debemos aumentar nuestra fuerza minimizando la pérdida de músculo que puede llevar asociada un déficit calórico. Y aquí, una buena estrategia podría ser la de trabajar a bajas repeticiones con cargas en los ejercicios básicos y combinarlos con el trabajo de repeticiones más elevadas (diez, doce o incluso por encima de quince).

Leer También: Cardio en casa sin material: una rutina que puedes hacer en pocos minutos

Con Información de: Vitonica.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad