Foto Referencial

Moradas, marrones, hundidas o hinchadas… las ojeras marcadas suponen un problema estético que apenas se puede esconder detrás de unas gafas de sol o de un buen corrector de maquillaje. Si  tienes los ojos como un panda, quizás ha llegado el momento de intentar mejorar su aspecto. Lo primero que hay que saber para poder tratar de forma efectiva las ojeras es su causa, por eso es recomendable que asistas a un dermatólogo para evalúe tu caso, también existen muchos tratamientos naturales que ayudan a disminuirlas como por ejemplo: compresas de manzanilla fría, aplicar bloqueador solar, colocar rodajas de pepino, aceite de almendras entre otros.

Por qué aparecen las ojeras

Las ojeras pueden aparecer por diversas causas, aunque la más prevalente es la genética o hereditaria. Con el paso del tiempo la piel va perdiendo elasticidad, pero también grosor, haciendo que la finísima epidermis de las ojeras se pegue más al hueso, marcándolas mucho. Las principales causas de la aparición de esta afección son: factores hormonales, no desmaquillarse en la noche, anemia, alergias, cansancio o estrés, fármacos, alimentación desbalanceada y abuso del tabaco o alcohol.

Tipos de ojeras

Existen diferentes tipos de ojeras, tal y como nos ha contado la Dr. Carla Barber, de la clínica de medicina estética que lleva su nombre, son las siguientes:

Ojeras marrones

Foto Referencial

Aparecen por una hiperpigmentación de la piel debido a la mayor producción de melanina en la zona de debajo de los ojos; en la mayoría de los casos se deben a una sobreexposición solar sin la protección adecuada, aunque también pueden estar causadas por una alteración hormonal. Son más comunes en personas con la piel morena.

Ojeras rojo-azuladas o vasculares

Ocurren cuando la piel es más fina y clara, lo que provoca que los vasos sanguíneos se hagan más visibles, de ahí que tengan este color azulado. Son propias de personas con una tez clara y se intensifican por un drenaje linfático y vascular irregular, así como con el cansancio, la falta de sueño, el insomnio, o el consumo de tabaco, alcohol, o algunos medicamentos.

Ojeras hundidas

Se caracterizan por la presencia de surcos profundos que marcan la cuenca del hueso orbital de los ojos. Esto tiene lugar por el descenso de la grasa facial por el paso de los años, o por el bajo peso.

Bolsas en las ojeras

Se forman por la acumulación de líquidos en la zona inferior de los ojos, o por el descolgamiento de la piel a edades avanzadas.

Lea También: Fangoterapia: beneficios de aplicar barro en la piel

Con Información de: Webconsultas.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad