Foto Referencial

Llevar una dieta flexitariana o lo que es igual, una dieta vegetariana flexible, implica no renuncia a la carne sino reducir su frecuencia de consumo y por ello, incrementar la ingesta de algunos alimentos mucho más sanos como frutas, verduras, legumbres y pescados.

Cuatro características de este tipo de alimentación:

  • Tiene grandes beneficios a nivel de la salud, debido a que el exceso de productos cárnicos está directamente relacionado con el aumento de colesterol, obesidad, hipertensión, aumento de enfermedades cardiovasculares y cáncer.
  • La alimentación se basa en el consumo de legumbres, cereales integrales, verduras y frutas. Esto aporta una gran cantidad de fibra, que tiene muchos beneficios, ya que genera saciedad y ayuda a mantener controlados los niveles de glucemia.
Foto Referencial
  • No es una dieta más cara, ya que el hecho de no comprar carnes de manera frecuente reduce el costo.
  • Es atractivo pensar que este tipo de alimentación no prohíbe nada. Lo prohibido genera deseo, y como consecuencia aparece un aumento en la ansiedad. Las prohibiciones la decide la persona por su propia convicción.

Beneficios para la salud

La dieta flexitariana aporta muchos beneficios para la salud, tales como:

Foto Referencial
  • Tiene efecto cardioprotector porque es pobre en grasas saturadas y rica en ácidos grasos omega 3.
  • Su aporte en fibra, antioxidantes, hidratos de carbono complejos preferiblemente integrales, vitaminas y minerales, ayuda a prevenir diferentes patologías crónicas y reduce el riesgo de tumores como el de colon.

Y tiene una gran ventaja frente a la dieta vegana: la ingesta esporádica de pescados y carnes aporta vitaminas que siendo vegano es muy posible tener una carencia.

Lea también: Dieta nórdica, ¿tan buena como la mediterránea?

Comenta y se parte de nuestra comunidad