Close up on hand and ear listening for a quiet sound or paying attention

El ruido puede provocar una pérdida auditiva irreversible, advierte María José Lavilla Martín de Valmaseda, presidenta de la Comisión de Audiología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y cuello de España.

Lea: Autosaboteo: una forma de negarnos el éxito y la salud mental

Las enfermedades cardiovasculares como la hipercolestorolemia, hipertensión, obesidad y diabetes mellitus pueden afectar la audición; es necesario tener una buena salud, además de buenos hábitos, para reducir la pérdida auditiva en un futuro.

“También se deben evitar, en la medida de lo posible, la ingesta de medicamentos de uso cotidiano, que, tomados de manera prolongada, dañan la audición, como son algún tipo de antiinflamatorios (antiinflamatorios no esteroideos), el paracetamol y el ácido acetilsalicílico”, advierte la doctora a CuídatePlus.

Con prevención Colombia conmemora el mes internacional de la sordera |  Publimetro Colombia

Consejos para evitar la pérdida de audición

  1. Alejarse de las fuentes de ruido. Alejarnos de los altavoces en los conciertos y de los bafles en fiestas, bailes y discotecas. Cada metro que nos alejamos disminuye 6 decibelios la intensidad del ruido.
     
  2. Utilizar protectores auditivos en estas situaciones: un simple algodón puede amortiguar el ruido. En ruidos de ambiente laboral o por deporte, como la caza, se pueden usar protectores profesionales especialmente diseñados para ese fin. 
     
  3. Disminuir el volumen de los dispositivos. No escuchar música con auriculares más de una hora a más del 60% del volumen máximo. Oír música a más de 110 decibelios puede provocar pérdida auditiva precoz.
     
  4. No introducir objetos o sustancias extrañas. Se deben utilizar solo productos indicados para el oído y siempre bajo consejo médico, por lo que hay que evitar el uso de aceites, soluciones salinas, gotas, agua oxigenada, bastoncillos u otros objetos, ya que estos últimos, pueden empujar la cera hacia adentro y dañar el tímpano.  
     
  5. Evitar los golpes. Hay que prestar especial cuidado a los deportes de contacto, que pueden provocar traumatismos en la zona del oído y ocasionar problemas. En caso de golpe o traumatismo directo en la zona del oído, se recomienda consultar al especialista.
     
  6. Tratar de manera adecuada las otitis en los niños. En caso de sospecha de pérdida auditiva en un niño por parte de padres y profesores, se recomienda acudir al especialista, ya que aun en ausencia de dolor, fiebre o secreción, puede existir una otitis recurrente, que de no ser bien tratada puede cronificarse y derivar en hipoacusia
     
  7. Recomendaciones durante el baño. El agua de baños públicos, ya sea de mar, pantanos o piscinas, puede estar contaminada. Por esa razón es importante para prevenir infecciones cumplir unas normas de higiene y limpieza básicas antes y durante el baño (ducha y el uso de aseos). Será el especialista, valorando cada caso de forma individual, el que recomiende el uso o no de tapones durante el baño. 
     
  8. Acudir al especialista. Los otorrinolaringólogos recomiendan consultar en caso de inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos, secreción de oído, ya que pueden derivar en problemas de la audición. Por otra parte, es recomendable consultar en cuanto se note pérdida auditiva, aunque mínima, como dificultad de seguir una conversación o la necesidad de subir el volumen de la televisión, ya que pueden ser tratados y en algunos casos prevenir su progresión.
     
  9. Revisiones periódicas. Es recomendable acudir a revisión de manera periódica, al menos una vez al año, si existen factores de riesgo (antecedentes familiares, exposición a ambiente ruidoso…) y a partir de los 50 años, para realizar una prueba de audición.
Comenta y se parte de nuestra comunidad