La felicidad no debe buscar en otra persona. Ser feliz es una decisión y la puedes obtener amándote a ti mismo primero y siento tu prioridad.

El mito de la media naranja viene de la antigua Grecia. Todo comenzó en la obra de Platón, llamada «El Banquete», en donde manifiesta que la raza humanara era perfecta, los hombres tenían las costillas y espaldas colocadas en círculos,

Asimismo, disponen cuatros brazos y piernas, dos rostros unidas al cuello y parece una sola cabeza. También tenían dos orejas, un par de órganos sexuales y dos pares de ojos.

Dichos seres eran conformados por: hombre y hombre, mujer y mujer o un hombre y mujer llamados ‘andrógino’.

Ellos eran considerados fuertes y vigorosos, decidieron escalar el cielo para enfrentar a los dioses.

Zeus no quiso exterminarlo, sino que decidió como castigo separar estos seres para disminuir sus fuerzas.

Imagen referencial

¿Buscamos a nuestra persona ideal?

Cuando conocemos a una persona, esta comienza a gustarnos, y se inicia una relación amorosa creemos que hemos encontrado a nuestra mitad y el mito de la media naranja se hace realidad.

Vivir en pareja es un aprendizaje de cada día y se debe basar en el respeto mutuo y en la tolerancia ya que no hay dos personas iguales.

Por lo general, hay diferencias y si estas no son resueltas, acaban en problemas y conflictos.

En el momento en que se idealiza a una persona, ya se esta en búsqueda de una perfección ficticia, ya que solo vemos las cualidades que queremos que tengan, esto ciega y se pasa por alto los rasgos negativos.

Lo que eventualmente lleva a crear una imagen que no está acorde con la realidad y que resulta perjudicial para la relación de pareja.

Lea también: El buen humor, ayuda al buen amor

Con información de: https://estilonext.com/

Comenta y se parte de nuestra comunidad