Foto Referencial

¿Sabes qué son los triglicéridos?

Generalmente cuando tu le preguntas a alguien que son los triglicéridos, muchos te responden que ciertamente los han escuchado nombrar, hasta el cansancio, pero no tiene muy claro que son un tipo de grasa corporal; así como tampoco saben en qué se diferencian del colesterol, otro tipo de grasa y, mucho menos, cómo afectan negativamente nuestra salud orgánica. Entonces, mi tarea hoy va a ser, explicarles de una manera sencilla, todo lo anterior.

Foto Referencial

Los triglicéridos son un tipo grasa, que entran en tu flujo sanguíneo de tres formas diferentes: al consumir alimentos que contienen grasa, si comemos de más es decir un exceso de calorías, o nos atiborramos de carbohidratos y/o azúcares simples.

Diferencia entre triglicéridos y el colesterol…

Los triglicéridos y el colesterol son grasas que circulan en tu sangre y que se denominan, genéricamente, lípidos. Los triglicéridos nos proporcionan mucha de la energía que necesitan las células para funcionar mientras que el colesterol se aprovecha para la producción de las células y varias hormonas.

Con un examen de laboratorio se puede determinar tus niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre. La sangre se analiza y nos da el resultado de los niveles de triglicéridos, el nivel de colesterol total, el colesterol HDL o lipoproteína de alta densidad o colesterol «bueno»; y los niveles de LDL o lipoproteína de baja densidad o colesterol «malo». Las muestras de sangre para una prueba de triglicéridos deben de tomarse después de un período de 12 horas de no haber tomado o comido nada.

Los triglicéridos pasan a la sangre desde los órganos, es decir, el hígado e intestino. Luego de ingerir comida, el organismo convierte el exceso calórico que no se necesita en triglicéridos. Estos son almacenados en los adipocitos o células que forman el tejido adiposo, para ser usados posteriormente como fuente de energía. Por tanto, las grasas son depósitos de las calorías adicionales que el cuerpo obtiene al comer excesivamente.

¿Cuáles son los niveles adecuados?

Según la Asociación Americana del Corazón, los niveles normales de triglicéridos sanguíneos son aquellos menores a 150 mg/dL, mientras que los altos superan los 200 mg/dL. Las altas concentraciones en la sangre aumentan el riesgo de presentar patologías cardíacas. También puede incrementar la predisposición a sufrir sobrepeso, diabetes o problemas hepáticos o renales.

Foto Referencial

Si las cifras superan los 500 mg/dl, se estima que los niveles de triglicéridos son muy altos y pueden originar una pancreatitis aguda. De 200 a 499 mg/dl se trataría de cifras altas y sería un factor de riesgo cardiovascular, como ya escribí.

¿Cómo se elevan los triglicéridos?

Las principales causas: el sobrepeso u obesidad, la diabetes descontrolada, insuficiencia renal, desórdenes genéticos, sedentarismo, consumo frecuente y excesivo de alcohol, fumar cigarrillo, tomar estrógenos como las píldoras anticonceptivas, tener una dieta elevada en carbohidratos, alimentos procesados o azúcares refinados, la herencia, la edad y la menopausia.

Lo positivo es que, realizando cambios positivos en nuestro estilo de vida, más sosteniéndolos en el tiempo, se pueden normalizar estos valores.

¿Deseas saber cómo?

Te voy a compartir varias recomendaciones para que mantengas a raya sus niveles:

1. Baja de peso balanceando tu alimentación. Los expertos aseguran que la pérdida, incluso moderada, de un 5 a 10% del peso corporal y que dicho descenso sea expensas de la grasa, tiene un efecto duradero en la disminución de los triglicéridos en sangre.

2. Disminuye tu consumo de azúcar y productos refinados. Minimiza la ingesta de refrescos, bebidas azucaradas y postres. Inclínate por el uso de endulzantes no calóricos, como la estevia, y disfrutar del dulzor natural de las frutas.

3. Consume alimentos ricos en fibra: frutas, vegetales, granos, cereales integrales, semillas y frutos secos, para bajar la absorción de los ácidos grasos y la glucosa en tu intestino delgado.

4. Trata de comer pescados grasos, como como la sardina, la caballa, el atún, la trucha, el salmón, la anchoa, rodaballo y el arenque. Dos veces a la semana sería ideal; ya que su contenido de ácidos grasos omega-3, un tipo de grasa poliinsaturada esencial son maravillosos para la salud en general.

Foto Referencial

5. Como complemento del tip anterior, elige las grasas saludables. La ingesta de grasas mono y poliinsaturadas reduce los triglicéridos en sangre, especialmente cuando sustituyen las grasas saturadas. Puedes encontrarlas en las aceitunas, aceite de oliva, aguacate, nueces, semillas como la linaza, ajonjolí, girasol y auyama; más aceites vegetales y pescados azules grasos.

6. Limita la ingesta de alcohol, porque las bebidas alcohólicas suelen ser altas en azúcares y calorías, que enseguida se convierten en triglicéridos que serán almacenados en tus adipocitos. Consume un trago o máximo dos por ocasión.

7. Realiza ejercicios con regularidad. Incluye actividades aeróbicas de alta intensidad.

Como puedes observar, tu estilo de vida, tienen una influencia importante en tus triglicéridos sanguíneos. Así que, has cambios paulatinos y los tendrás en niveles óptimos.

María Laura Garcia

Lea: Autosaboteo: una forma de negarnos el éxito y la salud mental

Comenta y se parte de nuestra comunidad